Alumnos de la Universidad de Piura y de Towson University aprendieron a implementar soluciones innovadoras para la conservación del medio ambiente.

Publicado el en Nº 84.

Elmer López, Francisco Morante, Diego Bazalar, Ángela Cajo, Joseph La Madrid, César Valladolid, Edin Dávila, Pool Nolasco, Patricia Yarlequé y Elmer Vara viajaron a Maryland gracias al programa “No es fácil ser verde”. Los acompañaron los profesores Rodolfo Rodríguez y Raúl La Madrid.

Durante dos semanas, siguieron cursos intensivos de inglés, conocieron los problemas de contaminación en la bahía de Baltimore, aprendieron cómo se genera energía eléctrica a partir de la basura y participaron en proyectos de sostenibilidad ambiental en la zona.

“Si nos inculcan una conciencia ambiental desde jóvenes, en un futuro, nuestras leyes estarán enfocadas a cuidar el medio ambiente. A fin de cuentas, el planeta es la casa que compartimos todos”

— comentó Edin Dávila.
DGw2S6YXkAECkPb

Desde Towson University

Una semana después, Ruby Cruz-Reyes, Nicole DiMarino, Anagelica Gonzalez, Christopher Mata, Luis Muniz, Valerie Pasion, Nandi Roberson, Rachel Schmitz, Emilee Torres y Santiago Villarreal, de Towson University llegaron a Piura y conocieron la biodiversidad de nuestra región.

Además de visitar los manglares de San Pedro y El Ñuro, enseñaron a un grupo de escolares en Locuto, sobre el ciclo del agua, el efecto invernadero y la importancia de los algarrobos en la economía peruana. Juntos sembraron 100 plantones de algarrobo para contribuir a la producción de oxígeno.

Anagelica confiesa que antes del programa ignoraba el verdadero impacto del calentamiento global. “Ahora siento que es realmente necesario concientizar a los niños y jóvenes para fortalecer su conexión y responsabilidad con la naturaleza”. Valerie coincide con ella: “Considerando el contexto global en el que vivimos, es cada vez más necesario involucrarnos todos y enfocarnos en hacer, juntos, un cambio positivo en el mundo”.

“No es fácil ser verde” es un proyecto auspiciado por el Gobierno de los Estados Unidos, a través del fondo 100K Strong in the Americas, que busca incrementar la movilidad estudiantil hacia y desde América Latina, el Caribe y Estados Unidos.