El papa Francisco estuvo en el Perú y la comunidad UDEP siguió muy de cerca su visita. La alegría vivida en esos días fue contagiosa. Ni las distancias ni el cansancio ni las dificultades impidieron que 3 millones y medio de personas cumplieran con su anhelo de ver al representante de Jesucristo en la tierra.

Publicado el en Nº 86.