Trascendencia, entrega, sueños. Esos y muchos otros adjetivos describen la labor que realiza: Universitarios Voluntarios Para la Ayuda Social, Univas.

Publicado el en Nº 86.

Desde su creación en Campus Lima, hace diez años, muchos alumnos han encontrado en Univas el espacio perfecto para desplegar sus habilidades en favor de quienes más lo necesitan e, incluso, descubrir su verdadera vocación profesional.

Su actual presidenta, Maricarmen Robles (Empresas), resalta la labor de los voluntarios y señala que dejan una huella en la sociedad “que permite creer en la bondad de las personas”.

En Univas, los estudiantes desarrollan proyectos profesionales y asistenciales; también en Piura, desde el 2014. En los primeros, ponen en práctica los conocimientos de la carrera; y, en los segundos, realizan una labor social de acompañamiento en albergues, hospitales, asilos, etc.

Además, cada diciembre se motiva a los estudiantes y trabajadores para que ‘apadrinen’ a niños de zonas de extrema pobreza y compartan con ellos el verdadero sentido de la Navidad.

¡Siempre dispuestos a ayudar!

Los chicos de Univas también apoyan otras campañas cuando hace falta, como hicieron el año pasado. Con “Piura en Acción” y “El Perú se da la mano”, los voluntarios lideraron las primeras acciones de ayuda para los damnificados del fenómeno del Niño Costero (recolección de víveres, agua, ropa y medicina) y organizaron brigadas.

Asimismo, pusieron todo su empeño  en la convocatoria de la Guardia del Papa, logrando la participación de más de 250 jóvenes de Campus Lima.

Vuelve a casa

La primera presidenta de Univas, Alexandra Infante (Economía), ofrecerá este año un coaching a quienes van adquiriendo lo que ella llama “el ADN social”.

“Fundar y ser presidenta de Univas fue una experiencia transformadora para mí. Marcó mi vida, ya que me ayudó a tomar la decisión de dedicarme a diseñar proyectos sociales de alto impacto”

— Alexandra Infante, primera presidenta de Univas

Luego de ser coordinadora del Programa de Voluntariado Corporativo del BCP, hoy dirige su empresa, Ikigai Laboratorio Social, con la que busca “construir una sociedad más consciente y activa”, dice emocionada.