El Edificio E de la Universidad de Piura, diseñado por el estudio de arquitectos Barclay & Crousse, y el proyecto Módulo de Vivienda sostenible – Niño Costero, del arquitecto Carlos Pastor, se exhiben en uno de los eventos especializados más importantes del mundo.

Publicado el en Nº 87.

La elección del Edificio E para esta importante exposición europea “supone el reconocimiento no solo de la apreciable calidad de su diseño y construcción, sino, fundamentalmente, de la creación de ámbitos de encuentro en el bosque seco ecuatorial”, señala David Resano, director del Departamento de Arquitectura.

Esta obra, inaugurada en Campus Piura en abril del 2016, diseñada por los arquitectos Sandra Barclay y Jean-Pierre Crousse, ya ha obtenido otros importantes reconocimientos y ha sido objeto de publicaciones en revistas del Perú y del mundo.

“Los arquitectos Barclay & Young Architects in Latin America Crousse configuran el programa del edificio respetando el contexto natural, abrazando al desierto y transformándolo en un lugar pensado para la docencia y la vida universitaria”, dice Resano.

La Bienal de Arquitectura en Venecia inició el 26 de mayo y durará hasta el 25 de noviembre. Al culminar, habrá recibido alrededor de 800 000 visitantes.

Módulo de vivienda

Por su proyecto, “Módulo de Vivienda sostenible – Niño Costero”, el arquitecto Pastor fue designado ‘destacado’, entre más de 200 postulantes del concurso e invitado a los “Collateral events” de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

Su propuesta se fundamenta en el desarrollo de un prototipo de vivienda sostenible, con crecimiento progresivo, optimizando el uso de los sistemas tradicionales del desierto de Piura a escala real, como la quincha, bambú y barro, para una situación posniño costero. Debido a que no están industrializados, son de muy bajo costo y de procedencia artesanal.

El proyecto consta de un manual de procesos y pocas piezas, con un sencillo montaje. Está pensado para una unidad convencional de familia de la periferia (6 x 15 metros). En su construcción y diseño participaron alumnos de Arquitectura, procurando ayudar así a los damnificados de la catástrofe ocurrida en el verano del 2017.