María José Martínez Zerga. Administración de Servicios, cuarto año.

Publicado el en Nº 87.

Todo comenzó en el 2015, cuando yo era “cachimba” y participé en algunas actividades de ADS y me llamaron para ser parte de la Sociedad de Alumnos de Administración de Servicios (SAAS). En la primera reunión, no sólo me sentía como una “criatura” entre los convocados, sino también parte de un equipo con una misión espectacular, centrada en apoyar a los alumnos en el ámbito académico y planear todas las actividades del año como el Full Day de ADS, las Olimpiadas Ramón Mugica y la fiesta de integración.

Luego de tres años, puedo decir que hemos cambiado bastante. Hemos ido creciendo en número y hoy buscamos empoderar e integrar a los alumnos de nuestra carrera. Así, cuando vemos que todo lo que hacemos genera una sonrisa en la cara de cada alumno, la satisfacción es enorme. Eso no tiene precio para nosotros, sumado también a la identificación que llegamos a sentir de todos los alumnos de la carrera y al impacto que logramos en las personas, porque todo lo que nos enseñan del servicio al cliente en clase, lo aplicamos de tal manera que las experiencias adquiridas son una fuente básica de información con la que podemos satisfacer sus necesidades.

Nunca pensé que estaría tan orgullosa del equipo que lidero, conformado por 19 alumnos de distintos ciclos, y de la unión que compartimos. Adicionalmente, cada uno ha crecido no solo en el ámbito académico, sino que hemos adquirido algunas habilidades que surgen del trabajo en equipo, la organización y el liderazgo, y son aplicadas en los distintos ámbitos, en nuestro día a día.

Como en todo equipo, tenemos nuestras debilidades, pero me encanta decir que estas mismas son las que nos hacen querer mejorar, cambiar los viejos hábitos y dejar atrás el pasado. Hoy, solo vemos al futuro, basándonos en la experiencia adquirida, con el deseo de ser cada vez mejores personas, mejores estudiantes y más amigos. Pertenecer a la SAAS no solo es algo que queremos compartir, también es una responsabilidad y un trabajo serio que asumimos, pero que nos divierten y emocionan tanto que el miedo queda de lado.

Gracias por todo SAAS. Mi pasión por el servicio crece cada día más gracias a ustedes.