Si alguien cree que al graduarse o titularse acabaron los grandes retos, está equivocado. Cada etapa marca un comienzo y plantea nuevas metas. Esto lo sabe bien James Atkins Lerggios, actual presidente de Petroperú y egresado –hace 40 años– de la Facultad de Ingeniería.

Publicado el en Nº 88.

Desde que egresó, desempeñó cargos directivos en diversas empresas. En la primera (Hughes Tool Company) estuvo 23 años, y en la última, Catco SAC, un poco más de cinco, hasta el 26 de abril, cuando fue designado presidente del directorio de Petroperú. Largos años con un puesto de alto rango, y sin embargo, James conserva intactas las anécdotas
y experiencias forjadas en su alma mater: “Mi primera clase fue de Geometría. Dictaba nada menos que el rector. Estábamos ‘aterrados’ con la idea. Cuando llegó, llevaba varios libros bajo el brazo, los puso en la mesa y saludó. Comenzó a explicar cosas muy difíciles de entender. A los diez minutos nos miró asombrado y dijo: “alumnos, parece que no han entendido nada”. Contestamos en coro: “no”. “¿Qué les parece si empezamos de nuevo?”, dijo. “Sí”, contestamos. Ante nuestro asombro, recogió sus libros, salió y dos minutos
más tarde retornó: “Mi nombre es Ricardo Rey Polis y soy su profesor de Geometría”. Nos hizo reír mucho. En adelante, asistir a clases fue mucho más sencillo y motivador”.

Como ingeniero, conoce el valor de esta carrera para la sociedad: “Brinda un gran aporte a su desarrollo en la industria petrolera y en otros sectores importantes para el  crecimiento económico de Piura y el Perú. Desde mi visión del sector hidrocarburos, tenemos un importante reto y la responsabilidad de ayudar a impulsar la industria nacional. Creemos que los conocimientos y experiencias profesionales en nuestra región latinoamericana deben replicarse para optimizar nuestros procesos”.

Su gran experiencia no olvida a quienes lo forjaron: “La formación en la UDEP y en mi hogar han sido fundamentales para mi desempeño profesional, personal y, posteriormente, como padre de familia. Guardo muy gratos recuerdos y un profundo agradecimiento a todos los que hicieron posible que contemos con las herramientas necesarias para lograr nuestros objetivos profesionales y personales”.

“Un objetivo importante es seguir desplegando esfuerzos para fortalecer nuestros vínculos con las comunidades aledañas a las operaciones de
Petroperú; y gestionar la empresa de la manera más eficiente posible y con una sólida política de transparencia”.

Retos profesionales

James señala que, como presidente de Petroperú, ha recibido el encargo de modernizar la empresa gestionando sus activos y proyectos de la manera más eficiente posible y, sobre todo, con una sólida política de transparencia. “Se trata de una empresa de todos los peruanos y debe aportar beneficios al país. Para ello tenemos tres objetivos principales: concluir la construcción de la nueva Refinería Talara, modernizar el Oleoducto Norperuano, superando las brechas tecnológicas que presenta para optimizar su operación; y, retornar de manera exitosa a la exploración y explotación de campos petroleros, como los lotes 64 y 192”.