Se cumplieron cinco décadas del inicio de actividades académicas de la Universidad. La comunidad udepina lo celebró a lo grande y continuará haciéndolo durante el año.

Publicado el en Nº 91.

En un solemne y majestuoso acto, la Universidad de Piura vio egresar a sus nuevos profesionales. Autoridades académicas, profesores, familiares de los graduados, titulados e invitados especiales estuvieron ahí.

También, profesores pioneros: los doctores Víctor Morales, Luz González, Mons. Juan Antonio Ugarte; Pablo Ferreiro; y de las primeras décadas, Luis Eguiguren, Ignacio Benavent, Ernesto Mavila; egresados de las primeras promociones; y benefactores. También asistieron autoridades diplomáticas de Italia, China, Francia y España; autoridades políticas y religiosas, entre otras.


La lección inaugural

Alfonso Sánchez-Tabernero, rector de la Universidad de Navarra (España), pronunció la lección inaugural: “La universidad de inspiración cristiana”. Destacó las ventajas competitivas de una institución educativa de este tipo, a pesar de las nuevas corrientes que apuestan por un perfil laico y alejado de una filiación religiosa; y cómo esta vocación cristiana reafirma el prestigio global de nuestras universidades respetadas por la comunidad académica de España y Perú.

“La doble identidad –universidad y católica– establece una relación entre los dos términos (…). La relación de integración potencia a la vez la cultura institucional y los aspectos académicos, porque las dos identidades conducen al mismo fin: la búsqueda de la verdad”, señaló.


“Todo está hecho y todo está por hacer”

Antes de declarar inaugurado el Año Académico 2019, el rector Antonio Abruña dejó claro que el éxito no es el fin último de esta institución, sino el afán de servir. “Este mueve a toda la comunidad universitaria, incluidos los egresados”, sostuvo.

También se refirió a los tres puntos fundamentales que deben presidir el trabajo universitario y que “marcan una ruta” que lleva a la excelencia académica: exigente labor de investigación, buena docencia y generoso acompañamiento a los alumnos en la asesoría.

Aludiendo a una frase que solía decir san Josemaría, anotó: “Todo está hecho y todo está por hacer”. Refiriéndose así a los logros de estos 50 años y a lo que aún resta por hacer: “Lo importante es saber cómo afrontaremos los siguientes años”. Como respuesta a esta interrogante, mencionó que Mons. Javier Echevarría, también Gran Canciller de la UDEP, recordaba que la “Universidad” debe reorientarse constantemente hacia la búsqueda de la verdad, camino que va acompañado por el amor al bien y por el gozo de la belleza. Esta afirmación, dijo, nos señala los pilares que deben presidir nuestro trabajo.


Algunas cifras

  • 465 titulados: 133 en Lima y 332 en Piura.
  • 63 magísteres: 28 en Lima y 35 en Piura.
  • 16 cadetes de la Marina se titularon de ingenieros en Lima.
  • Unas 4000 personas, en total, participaron en ambas ceremonias.
  • 4 países estuvieron representados en los actos solemnes: Italia, Francia, España y China.