Por el Día de la Secretaria, hubo un reconocimiento a nuestras colaboradoras. En el agasajo participó la secretaria del primer Consejo Superior, Beatriz Podestá.

Publicado el en Nº 91.

Beatriz departió con sus colegas en amena tertulia, durante un desayuno. También estuvieron la vicerrectora académica, Susana Vegas; la directora de estudios, Patricia Soto; y las docentes pioneras, Carmela Aspíllaga e Isabel Gálvez.

Susana Vegas agradeció a las secretarias la dedicada labor que ejercen, y por estar siempre al servicio de los demás y de esta casa de estudios. “Su trabajo ayuda a seguir adelante con los proyectos de la Universidad”, acotó.

Beatriz, por su parte, relató que en su tiempo solo había una secretaria (ella) y ahora, hay muchas más en distintas áreas. “Ha sido muy grato regresar y poder encontrarme con mis amigas secretarias. Es la misma gente acogedora de hace 50 años”, señaló tras compartir anécdotas y recuerdos de los inicios de la UDEP: cuando todo era un desierto lleno de montes y espinos.

Carmela Aspíllaga, exdecana de Comunicación y Educación, afirmó que la profesión de las secretarias es invalorable. “Sin ellas es difícil que las cosas marchen. Su vocación es extraordinaria, de una gran ayuda; es la que pone en marcha todo, de modo silencioso”, anotó.