Publicado el en Nº 91.

“Hablar de la Universidad me hace pensar rápidamente en todo lo que se ha hecho en los años anteriores. Han sido más de 50 años porque la UDEP se empezó a gestar mucho antes de 1969. La vida cambia terriblemente. No es lo mismo la Piura de hace 50 años y la de ahora; tampoco la UDEP, pero lo que sigue igual en ella es el espíritu, aquel que empuja para que sigamos avanzando con fuerza y claridad de pensamiento por el bien del Perú. Si hay algún problema se debe superar. Con este espíritu se empezó y con él se continúa, haciendo la voluntad de Dios”.