Publicado el en Nº 91.

“Estar en la Universidad en estos 50 años es un privilegio, porque hemos hecho lo que se debía. Se nota que la presencia de su fundador, san Josemaría, es permanente. Él dijo que la Universidad debía basarse en un planteamiento moral, lo cual es lo que más fortaleza le puede dar a este edificio. La Universidad de Piura debe seguir siempre con su ideario; y seguir haciendo que esta sea una casa donde quien venga se sienta en familia y que se forme con la verdad, pero con mucho cariño y afecto. Agradezco a Dios por haberme permitido llegar hasta acá”.