Publicado el en Nº 91.

“Estoy muy contento por haber visto, en el transcurso de los años, todos los frutos que se buscaba conseguir. Al mismo tiempo, me doy cuenta de que falta mucho por hacer porque la Universidad de Piura, con ese carácter cristiano, tiene mucha responsabilidad frente al mundo actual. Debe seguir siendo un centro intelectual teniendo, como hoy, la verdad como meta y la razón como herramienta de su trabajo. Esta es una verdadera universidad y debe seguir así, porque aún hay mucho camino por recorrer”.