Adolescencia: Identidad, moda y narcisismo

María Elena Larraín
Directora Escuela de Psicología Universidad de los Andes.
Lima, 22/04/2010
Piura, 24/04/2010

La moda pasa  a ser un tema digno de estudio por disciplinas como la psicología, la psiquiatría o la antropología. No se trata por lo tanto de un tema exclusivo de las pasarelas, los diseñadores de alta costura, las modelos y la estética. Vestirse y aparecer de un determinado modo y con un cierto estilo es algo más que un problema de gusto personal.

Excelentísimo Vice Gran Canciller de la Universidad de Piura, Don. José Luis López Jurado; Sr. Rector, Dr. Antonio Abruña Puyol; Autoridades académicas de la Universidad de Piura que hoy presiden este acto; Dignas autoridades civiles y militares; Claustro de profesores; Alumnos, graduandos, padres de familia; Señoras y Señores:

Al preparar esta presentación pensaba en que seguramente muchos de Uds. se habrán preguntado acerca de la relación entre adolescencia e identidad. Todos hemos oído alguna vez frases como: la “adolescencia es un período de crisis” o “la tarea principal de la adolescencia es la de definir una identidad” o incluso “los adolescentes padecen de una identidad en crisis”. Pero ¿cómo se asocia la moda a estos dos conceptos? ¿Y al de narcisismo?

Que nuestra cultura y sociedad en general, estén cargadas de elementos narcisistas es algo que a nadie le sorprende. Las personas y especialmente los jóvenes están muy pendientes de sí mismos, de sus éxitos y placeres egocéntricos, de su aspecto y logros.

A todos les interesa destacarse visiblemente, ser reconocidos y en alguna medida ser admirados. El valor desmesurado del amor al cuerpo bello, la sobrestimulación de los sentidos que conduce a una excitación sensual, las desenfrenadas y desquiciadas actividades por evitar el envejecimiento y el anhelo de una eterna juventud se han convertido en objetivos vitales para muchos. Las acciones sorprendentes en las que se involucran las personas para conseguir estas metas son llamativas. Pasar horas en los gimnasios, sufriendo molestias y aceptando sacrificios que por otras razones más sublimes pocos estarían dispuestos a padecer, gastar tiempo y grandes cantidades de dinero en producir una cierta imagen, muchas veces más parecida a una máscara, que a una genuina identidad, son algunos de los fenómenos cotidianos de la actualidad, vinculados a los rasgos narcisistas de nuestra cultura.

El fenómeno de la moda asume en este escenario social un significado nada despreciable. La moda pasa a ser un tema digno de estudio por disciplinas como la psicología, la psiquiatría o la antropología. No se trata por lo tanto de un tema exclusivo de las pasarelas, los diseñadores de alta costura, las modelos y la estética. Vestirse y aparecer de un determinado modo y con un cierto estilo es algo más que un problema de gusto personal.

Que la imagen y apariencia personal dicen algo acerca de la persona es un lugar común. Sin embargo nuestro interés es profundizar en la relación de todos estos conceptos. ¿Qué tipo de comunicación se realiza a través de la moda? ¿Qué “cosas” dicen nuestras ropas acerca de nosotros mismos? Hay apariencias que atraen por su belleza, finura, armonía y elegancia. Otras chocan, producen rechazo e incluso temor.

Considerando que el ser humano expresa su intimidad y su identidad, a través de su cuerpo, del lenguaje corporal y de la acción, podemos afirmar que todos los aspectos vinculados con el modo en que nos relacionamos con él, son relevantes y manifiestan quiénes somos verdaderamente. De hecho, el hombre desde muy temprano en la historia ha manifestado inquietud por la moda y la vestimenta que cubre su cuerpo. Este afán ha sido permanente e inmutable, a pesar de que la moda en sí misma es efímera y siempre cambiante.

Las diversas épocas históricas han puesto de relieve valores estéticos e ideales de belleza corporal muy diferentes. Baste recordar y comparar, los cuerpos redondeados y curvilíneos de antaño con los actuales cuerpos de líneas rectas y de una delgadez inaugurada hace ya años por Twiggy .

Hoy somos testigos y algunos esclavos de la dictadura de la delgadez y de la tiranía de la línea recta. Los regímenes alimentarios restrictivos están a la orden del día y los productos light y de belleza que ofrecen conseguir estos anhelados ideales también lo están. Asimismo, los trastornos de la alimentación por todos conocidos, cuya prevalencia ha ido en aumento.

La moda del vestir en cada época y sociedad corresponde al consenso establecido acerca de la presentación social de los cuerpos. El vestido trasluce, manifiesta, subraya, disimula, relega u oculta aquellas zonas corporales que la sociedad en cuestión ha acordado de manera más o menos explícita. El tipo de cuerpo aceptado y valorado positivamente es el que ha determinado mayoritariamente las características del vestido, especialmente del vestido femenino. La tendencia contemporánea avanza hacia una modificación extrema del cuerpo a favor del vestido con la asociación de ideas como felicidad, éxito, eterna juventud y aceptación social.

La identidad se forma y desarrolla desde afuera hacia adentro. El material primero a partir del cual se construye la identidad, son las figuras de amor primarias de un niño, por lo tanto la percepción de ser amado y aceptado, es central y bastante permanente en la mente de una persona.

Hasta hace pocos años, la moda era un patrimonio casi exclusivo de las mujeres adultas, sin embargo en el presente el mercado ha descubierto las ganancias potenciales de capturar el mundo de los adolescentes y también de los hombres. Las modelos actualmente son escogidas a edades cada vez más tempranas, antes eran mujeres que habían conseguido la plenitud de las formas femeninas del cuerpo. Esto que podría parecer algo anecdótico, tiene sin embargo profundas repercusiones psicológicas debido a que ofrece un determinado ideal de belleza en el que la feminidad y masculinidad adulta están anuladas. Esto afecta el desarrollo y la formación de la identidad adulta.

Una cuestión interesante es la de si los adolescentes son igualmente afectados por las tendencias de la moda, que los adultos. Nuestra respuesta inicial es negativa. Los adolescentes no son tan afectados por las tendencias de la moda, incluso parecen progresivamente despreocupados de su modo de aparecer, se visten cada vez menos y se exhiben más. Sin embargo, por otra parte sabemos que durante este período del desarrollo los jóvenes están en proceso de definir su identidad y su proyecto vital. Existe por lo tanto el riesgo de no lograr cumplir exitosamente esta tarea central del desarrollo normal. El narcisismo, es decir el quedarse atrapado en el amor de sí mismo, ha sido descrito como uno de los riesgos de esta etapa.

Además, sabemos que la fragilidad de los adolescentes puede transformarlos consecuentemente en sujetos pasivos de los influjos de las tendencias en boga y ser presa fácil para la adquisición de una identidad ambigua y superflua. Podemos por tanto, basándonos en los conocimientos de la psicología evolutiva, afirmar que los adolescentes son incluso más vulnerables a los dictámenes de la moda que los adultos, aunque estos también pueden serlo si su identidad no ha llegado a la madurez. Ejemplo de esto tenemos todos cuando nos toca ver a señoras o a caballeros de una cierta edad, vestidos como si tuviesen muchísimos años menos. La apariencia, además de patética, nos hace inmediatamente pensar que algo les está pasando a esas personas.

Siguiendo estas consideraciones, revisaremos brevemente algunas nociones cruciales de este período del desarrollo humano y de la formación de la identidad, relacionándolos con el riesgo del narcisismo adolescente y el influjo de la moda.

E. Erikson afirmó que la formación de la identidad es una tarea continua a lo largo de toda la vida, sin embargo reconoció que sus raíces se encontraban en los primeros y tempranos auto reconocimientos o reconocimientos del sí mismo.

Para el logro de la identidad, cada individuo debe integrar varios aspectos de su propia existencia. La integración de los conocimientos que tenemos de nosotros mismos, del mundo propio en un continuo estable de conocimiento pasado, de experiencias presentes y de metas futuras, es lo que conseguirá el establecimiento de un sentido cohesionado de sí mismo. Esta es la tarea central de la adolescencia y la falla en la consecución de la misma, conlleva un sentimiento caótico de sí mismo tanto en los sentidos subjetivos como sociales.

La identidad se forma y desarrolla desde afuera hacia adentro. El material primero a partir del cual se construye la identidad, son las figuras de amor primarias de un niño, por lo tanto la percepción de ser amado y aceptado, es central y bastante permanente en la mente de una persona.

Estas relaciones de amor y aceptación sin condiciones, al interior de la familia y con los padres, son los cimientos sobre los que después influirán otras relaciones como amigos íntimos, profesores, todos modelos de identificación que se transforman en los espejos en los que los adolescentes se miran y reflejan. Ellos se ven a sí mismos en los otros. Las opiniones, críticas y el ser aceptado por estas diversas figuras de amor es de tan central importancia que, la aceptación o falta de ella, le comunica al adolescente quien es. Todos estos reflejos que recibe, tal como lo haría al observarse a sí mismo en un espejo, se constituyen en la materia prima con que construye su identidad personal.

Ambas formas, la hipotecada y la identidad difusa,  pueden evolucionar hacia una identidad en moratoria, en la cual no se ha logrado definir compromisos y  el adolescente o el adulto permanece en un estado de suspensión y de indecisión.

En el período de definición de la identidad adolescente, hay algunos que viven este momento simplemente como un continuo de fases previas, otros lo experimentan como una fase emergente y nueva, y hay algunos que tienen la experiencia de un período tumultuoso. Estos dos últimos grupos padecen de sentimientos de angustia, inseguridad, vergüenza y confusión. También pueden experimentar una autoestima grandiosa y exhibicionismo. La apariencia física, la auto imagen, la imagen corporal y los sentimientos asociados a ellas, afectan significativamente el sentido de sí mismo que cada adolescente desarrolle. Algunos jóvenes bellos y dotados pueden estar muy contentos y orgullosos de sí mismos y pasar por la vida sintiéndose ganadores. Muchos de ellos habrán basado parte importante de su identidad en estos dones recibidos. Otros disconformes consigo mismos, acomplejados y avergonzados de sus cuerpos y apariencia, transitarán tristes y muchas veces deprimidos. Acarrearán internamente sentimientos de desprecio hacia sí mismos, de incapacidad y desesperanza. Tendrán una relación conflictiva y tormentosa con sus cuerpos, sus formas, su peso y su estilo personal que no llega a identificarlos.

Los adolescentes normales pertenecen a grupos de amistades que tienen gran influencia sobre ellos. Lo que el grupo establece como adecuado y de moda, es lo que es valorado. Desarrollan un sentido de pertenencia que les brinda seguridad y se apoyan mutuamente. Por el contrario, los adolescentes que son en sí mismos inestables y desarrollan conflictos en la tarea de definir su identidad, están en un continuo proceso de compararse a sí mismos con los otros miembros del grupo y tienen intensos pero frustrados deseos de pertenencia.

La falta de aceptación básica y de amor primordial, puede generar una confusión aguda en el adolescente, más aun si se ve expuesto a presiones intensas y simultáneas, como por ejemplo el compromiso físico en la intimidad, la demanda y decisión ocupacional, la competencia social, y la definición psicosocial. Cuando están expuestos a esas presiones, y ha faltado la seguridad y la confianza básicas otorgadas por el amor en la primera infancia, se produce una identidad confusa.

De acuerdo a Marcia, una identidad madura, es una cuestión de compromisos fuertes, elegidos libre y personalmente, de manera consciente, en materias como vocación, sexualidad, religión e ideología política. Distingue entre identidades hipotecadas, es decir clausuradas en sí mismas y el estado de difusión de identidad. Ambas formas, la hipotecada y la identidad difusa, pueden evolucionar hacia una identidad en moratoria, en la cual no se ha logrado definir compromisos y el adolescente o el adulto permanece en un estado de suspensión y de indecisión. Estos dos estados de la identidad, implican falta de una identidad madura y hacen al adolescente más proclive a una crisis de identidad.

Los adolescentes que presentan dificultades para adquirir una identidad madura, son claramente vulnerables a todo lo que viene del mundo exterior. La presión del grupo, los medios de comunicación y los modelos que ofrecen. También se ven fuertemente afectados por las evaluaciones que provienen del mundo adulto.

Los sentimientos propios de este período como son la ambivalencia y la ambigüedad los exponen a quedarse atrapados en el amor de sí mismos y a no lograr consolidar su identidad. El riesgo de enamorarse de uno mismo y de la propia imagen puede ser parte de este período. El mito de Narciso representa, como lo señala la autora francesa Doltó, un extremo, es decir la patología en la que el individuo niega la elección de la sexualidad. La cito: “Los adolescentes afirma, quieren tener la identidad de ambos sexos, no quieren cambiar y tener la necesidad de una mitad complementaria. Un adolescente que se queda atrapado en este tipo de relación consigo mismo no será capaz de amar a nadie y su identidad estará en riesgo”.

El logro de una identidad sólida se constituye en la vía por excelencia, por la cual un adolescente podrá salir exitosamente de este período de su vida. Esta identidad implica varios elementos o características, las que de acuerdo a Akhtar y Samuel, incluyen las siguientes: un sostenido sentimiento de automismidad desplegado en rasgos del carácter similares frente a otros variados; un sentimiento de continuidad temporal respecto a la propia experiencia; un sentimiento de ser genuino y auténtico; una imagen corporal realista; un sentimiento de solidaridad interna y la capacidad asociada de permanecer en pacífica soledad; claridad subjetiva respecto del propio sexo y por último solidaridad interna con los ideales del grupo étnico al cual se pertenece. Perturbaciones en cualquiera de estas áreas de funcionamiento constituyen el síndrome de difusión de identidad, que hacen del adolescente o de la persona, alguien que usando una metáfora, no tiene eje personal, que puede adoptar actitudes y comportamientos camaleónicos.

Hay estudios (…) que señalan que hay entre un 28 y un 55% de mujeres que quieren tener cuerpos más delgados, otros que concluyen que entre los 10 y los 11 años, un 80% de las niñas está convencida de que deberían ser más delgadas.

Un adolescente que se sabe y reconoce como parte de un determinado sexo, viste y aparece en concordancia con el sexo al cual pertenece. Las mujeres y los hombres que presentan armonía entre su identidad de género, nuclear y de rol, no presentan conflictos en su modo de vestir. Visten de acuerdo a su sexo. Problemas en estas áreas pueden verse reflejados en los modos de arreglo personal, por ejemplo estilos y apariencias masculinizantes en el caso de mujeres o afeminados en el caso de los hombres.

Por su parte, una imagen realista del propio cuerpo involucra una percepción objetiva y estable de los diferentes aspectos asociados como peso y formas. Implica también una preocupación normal por sus dimensiones y talla, con un sentimiento prevalente de satisfacción.

Dada la magnitud de los cambios corporales que ocurren durante la adolescencia, los jóvenes generalmente están seriamente preocupados por ellos. Diferentes autores han estudiado la relación entre satisfacción o insatisfacción estable con el propio cuerpo, la tendencia a la comparación de la apariencia física, la internalización de un ideal de delgadez, la autoestima, depresión, confusión de identidad y la masa corporal. Estos estudios mencionan que habría una relación entre las imágenes femeninas idealizadas y un bajo sentimiento de satisfacción corporal. Además establecen otra relación interesante a saber: un significativo aumento de estados depresivos que es posible atribuir al hecho de ver estas imágenes en los medios de comunicación.

Las comparaciones en cuanto a la apariencia social aumentan con la edad y revelan el nivel de satisfacción y conformidad con el propio cuerpo y su apariencia. Las adolescentes mujeres tienden a comparar sus cuerpos con sus pares y con las modelos que los medios de comunicación promueven. Varios estudios en esta área, revelan que las mujeres están menos satisfechas con sus cuerpos que los hombres y que el peso corporal aparece como la primera fuente de disconformidad.

Muchos autores han discutido la importancia del efecto de los medios de comunicación sobre la satisfacción corporal de los adolescentes, especialmente las mujeres, y concluyen que las revistas de moda, las imágenes femeninas idealizadas tales como la muñeca Barbie, tienen una influencia poderosa sobre la imagen corporal y la auto percepción.

Las adolescentes mujeres tienden a responder de manera distinta que las mujeres adultas. Su reacción a estos estímulos de imágenes de moda, las hacen presentar creciente insatisfacción con sus cuerpos. Es prácticamente imposible para las niñas crecer en sociedades occidentales como la nuestra, sin sentirse presionadas a adherirse a normas sobre la apariencia que, están determinadas principalmente por los medios. Por citar algunas cifras, hay estudios (Ricciardelli y McCabe, 2001 en Akos y Levitt, 2002) que señalan que hay entre un 28 y un 55% de mujeres que quieren tener cuerpos más delgados, otros que concluyen que entre los 10 y los 11 años, un 80% de las niñas está convencida de que deberían ser más delgadas. Lo claro es que la disconformidad y la distorsión de la imagen corporal están relacionadas con los trastornos alimenticios y son dos dimensiones incluidas en los criterios diagnósticos tanto de la anorexia nerviosa como de la bulimia.

La claridad subjetiva con el propio sexo y la percepción realista de la imagen corporal, son dos de la características de una identidad sana que como se ha dicho están relacionadas con la apariencia y estilo personal. También lo está la solidaridad interna con los ideales y valores del grupo al que se pertenece. Durante la adolescencia es especialmente fuerte el sentimiento de querer pertenecer y de sentirse parte de un grupo. Es lo que algunos autores han denominado “dependencia social” durante la adolescencia. Los adolescentes son por lo tanto muy vulnerables a la presión grupal y en especial al estilo y las apariencias. Algunos adolescentes con una identidad frágil, pueden por esa misma razón integrarse a grupos con estilos e ideologías muy definidos. Al ser parte de estos grupos, su identidad subjetiva se fortalece entre comillas, adquieren ideas, modos de expresarse verbalmente, apariencias, gustos por determinado tipo de música, ropajes, atuendos, maquillajes, etc. que el grupo define.

En el narcisismo patológico, los jóvenes cristalizan su confianza en una sentido de sí mismo omnipotente, se niegan a reconocer sus limitaciones y vulnerabilidades, proyectan en otros las experiencias propias que reniegan y no aceptan y demandan pública afirmación de su ilusorio poder.

¿Cómo se compatibilizan durante este período de la vida, el afán de ser diferente y único con la urgencia y la fuerza por pertenecer a un grupo y sentirse miembro? Simmel señala en relación a la moda y lo cito a continuación “que las personas parecen necesitar ser individuos sociales e individuales a la vez y que la moda y el vestuario son vías en las que estos complejos conjuntos de deseos y demandas pueden ser negociadas”.

El problema con los adolescentes es que de hecho ellos tienen ambos deseos, pero son muy vulnerables y están muy necesitados de pertenecer a un grupo del mismo sexo que puede influir fuertemente sobre ellos y no ayudarlos a definirse a sí mismos. Algunos adolescentes pierden su identidad personal incipiente al pertenecer a estos grupos con ideas y valores muy fuertes. Las subculturas pasan a ser muy importantes a esta edad y lo que estas subculturas comunican puede no ser el resultado de un deseo consciente. Por ejemplo la cultura de lo feo… puede comunicar una imagen de oposición, de rebeldía frente a lo establecido, sin embargo frecuentemente refleja un sentimiento de vacío interior. Los adolescentes con personalidades frágiles o escindidas pueden representar a un cierto tipo de persona durante el día y a otra totalmente distinta durante la noche, sin sentimientos asociados de culpabilidad… al menos conscientes.

Así como para un adolescente la pertenencia a un grupo es vital, la marca de la vulnerabilidad narcisista es clara. Con esto nos estamos refiriendo a la facilidad para sentirse avergonzado, humillado y turbado. También a la aguda autoconsciencia y timidez y a la dolorosa pregunta acerca de la autoestima y al propio valor. La vulnerabilidad narcisista es una característica central tanto de la adolescencia normal como de la patológica. Los adolescentes normales adquieren un distanciamiento parcial de sus padres internalizados sin por ellos sentirse incapaces de mantener buenas relaciones tanto con sus padres reales como con los intra psíquicos. Estos adolescentes pueden construir un ideal que los guía durante la transición hacia la adultez.

En cambio en el narcisismo patológico, los jóvenes cristalizan su confianza en una sentido de sí mismo omnipotente, se niegan a reconocer sus limitaciones y vulnerabilidades, proyectan en otros las experiencias propias que reniegan y no aceptan y demandan pública afirmación de su ilusorio poder.

Freud introdujo el término narcisismo en la literatura psiquiátrica en 1905 y más tarde Jones en 1913 describió el “complejo de dios” como el retrato de esta personalidad cuyas características esenciales eran la grandiosidad, la exagerada necesidad de admiración, la búsqueda de gloria, y el amor por el lenguaje. Este autor también describió que parte de estos rasgos pueden algunas veces estar enmascarados por sus opuestos; es decir una excesiva o falsa humildad, una actitud de reserva social, un pretendido desinterés por el status, el dinero y los bienes materiales en la vida real.

Otros autores han descrito un segundo tipo de personalidad narcisista: el así llamado narcisista tímido quien presenta lo que se ha denominado: deficiencia narcisista y que incluye una baja autoestima, falta de iniciativa, una marcada propensión a la vergüenza, intensa desazón frente a la necesidad de mostrarse ante otros y frecuentemente pánico de escena severo.

Las manifestaciones externas de la personalidad narcisista pueden ser el encanto, la ambición, el logro o estas pueden incluir la depresión, las invitaciones a la humillación y sentimientos de fracaso. El desorden de la personalidad narcisista enfatiza el patrón de grandiosidad (sea en fantasía o en comportamiento), la necesidad de ser admirado, la exageración de logros y talentos, la expectativa de ser reconocido como superior, la preocupación con fantasías de éxito, poder, brillo, belleza o amor ideal, la creencia de ser único y especial, la necesidad de recibir excesiva admiración, la creencia de que los otros lo envidian y la arrogancia en comportamientos y actitudes.

El narcisista abierto y franco aparece como la típica personalidad que está excesivamente interesada en su apariencia y en el deseo de ser admirado, con una constante y cuasi obsesiva preocupación por el cuerpo, la salud y la belleza y con intensa angustia asociada al envejecimiento y a la muerte.

La tendencia actual a des-cubrir el cuerpo está vinculada a la creciente ola de narcisismo y hedonismo. Mostrar todo, tal como decirlo todo con la excusa de ser auténtico y espontáneo es realmente una falta de interioridad de la persona y denota una falta de identidad madura. (…) Sólo puede tener exterioridad, en sentido propio, el que tiene interioridad, un espíritu.

Lipovetsky, a quien citamos al inicio, menciona el narcisismo mental y corporal. Distingue entre narcisismo masculino y femenino diciendo que los hombres, usualmente tienen un imagen global y completa de sí mismos, una imagen que deben mantener sana y en forma, con poco interés por los detalles y con escasas preocupaciones por regiones parciales de sus cuerpos, con excepción de los puntos críticos de: las arrugas en la cara, el tamaño del abdomen y la calvicie. Los varones, sin embargo están adquiriendo una creciente preocupación por su apariencia, su cuerpo y su estilo. Prueba de esto son los gimnasios, los productos cosméticos y las colecciones de moda masculina como sus modelos.

Por el contrario en la opinión de Lipovetsky, las mujeres raramente tienen una imagen global de sus cuerpos: ellas usualmente tienen una visión analítica y fragmentada de él. En las mujeres, tanto en la jóvenes como en las maduras, se daría en cambio, un narcisismo analítico a través del cual ellas mantienen un autoconcepto y una apreciación por ciertas partes del cuerpo como más valiosas que otras. Este narcisismo analítico está estrechamente vinculado al código femenino de belleza. La belleza aquí sería entendida como una fobia a la gordura y como una pasión compartida por las mujeres.

Para terminar y a modo de síntesis, los adolescentes que están definiendo su identidad y los adultos inmaduros con problemas narcisistas serán quienes estén constantemente preocupados de su apariencia. Narciso, de acuerdo a Lipovetsky va tras la intimidad psicológica y la autenticidad, pero por otro lado busca rehabilitar un exhibicionismo lúdico y la fiesta de las apariencias. Con la moda las personas podemos sentirnos y vernos más jóvenes, diferentes y semejantes a la imagen ideal de nosotros mismos. Es cuestión de jugar con la imagen que creamos de nosotros mismos y de renovarla a voluntad.

Se suma a este escenario el hecho de que los signos externos de la muerte han desaparecido del espacio público, la fantasía de omnipotencia o el “complejo de dios”, descrito por Jones, ha sido estimulado. Nos enfrentamos al placer y al sentimiento de poder asociado a la metamorfosis y mutación, descritas como características especialmente centrales en la adolescencia. De un modo lúdico, los adolescentes pueden llegar a establecer sus modos únicos y originales, acordes a su identidad lograda. Este es el objetivo armónico y sano. Sin embargo pueden caer en juegos exhibicionistas en que el cuerpo no es parte esencial de la persona sino un mero objeto de seducción que la moda exhibe, viste y desviste.

La tendencia actual a des-cubrir el cuerpo está vinculada a la creciente ola de narcisismo y hedonismo. Mostrar todo, tal como decirlo todo con la excusa de ser auténtico y espontáneo es realmente una falta de interioridad de la persona y denota una falta de identidad madura. Los animales como dice R. Alvira, no se visten porque no tienen nada que expresar, porque no esconden nada. Sólo puede tener exterioridad, en sentido propio, el que tiene interioridad, un espíritu. Así pues, el vestido nos sirve para que cada uno exteriorice, del modo que le parezca pertinente, lo que es por dentro, sin olvidar que esa exteriorización va referida necesariamente a los otros.

Muchas gracias.

Secured By miniOrange