Dr. Norvil Mera

“Contaminación del aire por partículas puede ocasionar múltiples problemas de salud”

El aire de Piura está contaminado con partículas, según el muestreo realizado por el Laboratorio de Ingeniería Sanitaria. El doctor Mera explica cuáles son los riesgos de esta contaminación y qué medidas debemos adoptar.

Por Elena Belletich.
Calidad del aire en Piura (5)

El polvo que invade la ciudad de Piura, después de las lluvias y desbordes, que incluye el de aguas servidas, “puede ocasionar problemas de reactividad o alergia en las vías respiratorias y la piel; también problemas infecciosos por microorganismos en el aparato respiratorio, la piel y los ojos;  y, a mediano y largo plazo, problemas de deterioro de la función pulmonar”, señala el médico Norvil Mera, del Policlínico Universitario de la UDEP.

El especialista en salud ocupacional de la Universidad de Piura refiere que el polvo que hay en la ciudad, y que según los estudios realizados por el Laboratorio de Ingeniería Sanitaria de la UDEP supera los límites permisibles en concentración, podría representar un mayor riesgo de contraer enfermedades. “Además, debe tomarse en cuenta que no solamente contiene partículas de polvo común, sino que –además– en gran parte de la ciudad los desagües colapsaron; y también hay contaminación con aguas del río, lo cual suma la presencia de microorganismos en dicho polvo”, anota.

Indica que, de hecho, en estos últimos meses se ha notado una mayor frecuencia de casos de rinitis, sinusitis, faringoamigdalitis, laringitis y bronquitis. “Además, reitera, esta contaminación puede ocasionar problemas en el mediano y largo plazo por el daño acumulativo en los alveolos, con el deterioro progresivo de la función pulmonar”. Y, el contacto directo del polvo con la piel y en los ojos, puede causar dermatitis y conjuntivitis.

¿Qué hacer?
Norvil Mera señala que si bien la prevención implicaría actuar contra la raíz del problema, en este caso, contra la exposición a estos agentes ambientales para eliminar totalmente el riesgo. Esta medida (en este caso) no depende de los ciudadanos en particular sino de las autoridades, que deberían implementar las medidas requeridas para la eliminación del polvo en la ciudad.

Mientras tanto, sugiere tomar las medidas para disminuir la propagación del polvo  y su entrada hacia nuestras vías respiratorias. “Por ejemplo, regar las calles disminuiría en algo la dispersión e inhalación del polvo, aunque no al 100%”.

Adicionalmente, es importante usar Elementos de Protección Personal, conocidos como EPP, especialmente los respiradores para polvo, los cuales son desechables y tienen una fecha de caducidad, pero tienen un costo significativo, pues no son elementos de protección comunes.

Otra medida, es la que vienen adoptando algunos ciudadanos: “el uso de mascarillas, que aunque no son lo más adecuado, sí son una barrera que impide el ingreso de las partículas. Pero, es importante recordar que la fracción Respirable de Polvo (la de menos de 10 um de diámetro, la de mayor riesgo para la salud) no es filtrada por la mascarilla común, por lo que, en lo posible, debe usarse un respirador para polvo”, recomienda el médico.

Mera indica, asimismo, que hay que tener especial cuidado con los niños y adultos mayores, que conforman un grupo vulnerable de la población, debido a sus sistemas Inmunológicos (de defensas contra las Infecciones). “Además, en los niños hay que considerar que por estar en contacto con otros niños en los colegios, o jugar en parques, tienen una mayor exposición a los agentes ambientales como el polvo y a la transmisión de Infecciones por microorganismos de niño a niño”.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.