La hidratación también es salud, ¡refréscate!

Con la llegada del verano, es frecuente que pasemos más tiempo al aire libre, lo que unido a las altas temperaturas, hace que el organismo necesite, en general, estar más hidratado para seguir funcionando correctamente.

Por Milagros Merino.

¿Sabías que el 60% del cuerpo humano y más del 70% de nuestro cerebro es agua? Beber la cantidad adecuada de ella es vital para nuestra salud.

Una persona adulta, en un día templado, pierde unos dos litros de agua a través de la respiración, la orina y el sudor, pero en el verano esta cantidad llega a duplicarse, por lo que la hidratación se vuelve clave.

Por este motivo, en verano presta más atención a la hidratación y sigue estos consejos para recuperar el agua y las sales minerales que necesita tu organismo:

  1. Bebe agua. No hay una cantidad estricta de consumo; sin embargo, trata de mantenerte todo el día hidratado, tu organismo te dirá cuánto necesita de agua.
  2. Hidrátate con alimentos. De los dos litros diarios que debemos consumir, casi la mitad debe venir de alimentos. Los zumos, sopas, leche, frutas y verduras ayudan a llegar a la cantidad diaria recomendada.  Sobre todo, has de consumir fruta y verdura.
  3. Prefiere frutas ricas en agua como sandía, melón, piña o naranja o haz ricos zumos con ellas.
  4. Limita la ingesta de bebidas con contenido alcohólico porque el alcohol tiene un efecto deshidratante.
  5. Evita las bebidas azucaradas y gaseosas que provocan más sensación de sed.

Debes estar hidratado durante todo el día, aunque en algunas situaciones hay que prestar especial atención: cuando trabajas o estudias, al realizar ejercicio físico y cuando conduces. En estas situaciones, hidratarse ayudará a obtener el máximo rendimiento.

Beneficios
Beber agua ayuda a reducir futuras enfermedades cardiovasculares, los dolores de cabeza, los riesgos de cáncer; a mejora la digestión, entre otros. Ayuda a limpiar el organismo, eliminar toxinas y producir una buena filtración del riñón, También favorece la motilidad intestinal, previniendo el estreñimiento.

Con una buena hidratación, la sangre se encuentra más diluida, y los nutrientes se distribuyen mejor por el organismo; y, la piel mejora su aspecto y lozanía.

Bebe agua y no te creas el mito de que te provocará retención de líquidos.  Por el contrario, si tu cuerpo notara que le falta hidratación, almacenará más agua. Es importante beber lo suficiente para ir renovando el agua del organismo.

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.