ARTÍCULO DE OPINIÓN

¿Deberían regresar a sus centros de trabajo las personas con obesidad?

¿sobre qué base científica se ha tomado como referencia un IMC ≥ 40? Las autoridades del Ministerio de Salud deberían considerar la información que ellos mismos han difundido, en la que consideran que el riesgo

Por Milagros Merino, el en Diario El Tiempo.
Fuente: RPP

En la RM-283-2020-Minsa, que modifica el documento técnico “Lineamientos para la vigilancia de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19”, el inciso 7.3.4 (Consideraciones para el regreso o reincorporación al trabajo de trabajadores con factores de riesgo para COVID-19) merece particular atención.

En este, se enumeran los factores de riesgo que impedirían el retorno al trabajo de miles de peruanos, entre los cuales se incluye obesidad con Índice de Masa Corporal (IMC) mayor a 40.

Según el mismo Minsa, los criterios de clasificación de los problemas de exceso de peso se agrupan en 4 categorías: sobrepeso (IMC ≥25-29), obesidad I (IMC ≥30-34,9), obesidad II (IMC ≥35-39,9), obesidad III (IMC ≥40).

Ahora bien, ¿qué significan la clasificación de obesidad III o mórbida? Esta se refiere a una persona que tiene tanto exceso de peso que su salud realmente están en peligro. Si llevamos a números esta clasificación, quiere decir que la persona tiene más de 45 kilos por encima de su peso deseado; muchas veces, el único tratamiento posible es la cirugía de pérdida de peso.

La obesidad como tal es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como factor de riesgo en caso de infección por el coronavirus. El paciente con obesidad presenta un estado crónico de inflamación caracterizado por una serie de factores que conllevan a complicaciones en la salud, como una mayor liberación de grasa visceral hacia el torrente sanguíneo. Esto contribuye a generar un hígado graso inflamatorio, una alta producción de radicales libres, resistencia a la insulina, la que se exacerba a consecuencia de la inflamación que produce la infección.

Se ha visto que los pacientes con hígado graso inflamatorio y obesidad tienen mayor riesgo de presentar una infección mucho más severa por la COVID-19 que aquellos que no presentan esta condición.

En este contexto, cabe preguntarse ¿sobre qué base científica se ha tomado como referencia un IMC ≥ 40? Las autoridades del Ministerio de Salud deberían considerar la información que ellos mismos han difundido, en la que consideran que el riesgo relativo de muerte es 8,8 veces mayor en las personas con obesidad.

Avalar como factor de riesgo un IMC ≥ 40 es un desacierto absoluto que puede poner en riesgo la vida de miles de ciudadanos del país, pudiendo esto llegar a convertirse en una catástrofe.

Por lo expuesto, los que viven en condición de obesidad no deberían volver a sus centros laborales porque estarían poniendo en riesgo su vida.

(Este es un artículo de opinión. Las ideas y opiniones expresadas aquí son de responsabilidad del autor).

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.