Don Esteban Campodonico Figallo

estebancampodonico

Nació en Chiavari, (región de Liguria, Italia) el 2 de agosto de 1866, durante la etapa de la unificación italiana, que dio lugar a oleadas migratorias hacia países lejanos de familias enteras que huían de la guerra. En este entorno, sus padres, don Michele Campodónico Zignago y doña Angela Figallo, zarparon hacia América, con sus seis menores hijos.

Stefano Campodónico -castellanizado luego a Esteban- llegó al Perú cuando tenía 13 años. Estudió en la Facultad de Medicina de Lima (hoy San Fernando) de la Universidad Mayor de San Marcos, la universidad más antigua de América.

Se graduó en 1895, siendo sus primeras distinciones las dos contentas, de Bachiller y Doctor, los lauros universitarios más importantes en el Perú de entonces. Al poco tiempo de graduarse como médico, fue nombrado con otros colegas contemporáneos para practicar la autopsia de su gran compatriota, el sabio Antonio Raimondi.

Su tesis de bachillerato se titula “Breves consideraciones sobre algunos casos de traumatismo medular” (1894); y la de doctorado “Consideraciones sobre algunos casos de embarazo extra-uterino” (1896). Ambos trabajos se conservan en el museo de la Biblioteca de la Facultad de Medicina de San Fernando.

Viajó a Europa para perfeccionarse. Se inclinó por la Oftalmología, especialidad que estudió en la Universidad de Bologna, donde se graduó con una tesis sobre la Verruga Andina (1908). Luego viajó a Viena, para perfeccionarse.

De retorno a Lima, dedicó mucho de su tiempo al Hospital Italiano Vittorio Emanuelle II, siendo su director desde 1907.

En la Facultad de Medicina de Lima, fue nombrado como catedrático en 1916 y tras ganar un concurso, fue promovido en 1923 como primer titular de la flamante cátedra de Radiología Clínica, que tuvo a cargo hasta 1930. Tuvo particular interés por la Radiología y su solvencia le permitió importar para su consultorio modernos aparatos.

Según versión de sus parientes, el doctor Campodonico tuvo completa dedicación a la Medicina y la Cultura, llegando a conocer latín, griego, alemán, inglés, francés y quechua, además del castellano, italiano y el genovés (dialecto de su natal Liguria). Alternó con personalidades de su tiempo. Fue amigo personal del presidente José Pardo, de los doctores Víctor Andrés Belaúnde y José de la Riva-Agüero, entonces jóvenes y prometedores profesionales.

Fue el tercer director, y el de mayor vigencia, en la Sociedad de Beneficencia Italiana (1906 a 1937), miembro destacado del Círculo Médico Peruano y de la Beneficencia Pública de Lima; de la Sociedad Geográfica de Lima; y en dos ocasiones formó parte del Concejo Provincial de Lima, que en su momento le otorgó una medalla de oro por su labor filantrópica a favor de los menesterosos en el Hospital Italiano.

En 1921 fue nombrado Caballero de la Orden de San Mauricio y San Lázaro; y poco después el Papa lo invistió con el título de Comendador de la Orden de San Gregorio Magno.

Cuando permanecía en Estados Unidos, adonde recibía tratamiento médico por un problema cardíaco, se casó con Ethel C. Graff, a quien decidió traer al Perú para presentarla con sus familiares. Durante el viaje de retorno, falleció el 23 de octubre de 1938 en el Hospital Gorgas, de Panamá, adonde fue internado por una bronconeumonía. Tenía 72 años de edad. Sus restos mortales llegaron al puerto del Callao y recibieron cristiana sepultura en el mausoleo familiar del cementerio Presbítero Maestro, junto a los restos de su madre.