“A mayor rechazo, mayor angustia”

Ima Sanchís – La Vanguardia

– Tengo 48 años. Nací y vivo en México DF. Estoy casado, tengo nueve hijos y vengo de una familia de 14 hermanos. Estoy licenciado en Arquitectura. Mi postura filosófica y política se basa en lo que yo hago: una arquitectura en función del ser humano. Soy católico. He dado una conferencia en la UIC sobre la historia de mi secuestro.

¿Cómo se sentía?

– Me tuvieron desnudo cuatro meses. Los secuestradores iban con capucha y jamás oí sus voces, se comunicaban por escrito. Después de tenerme tres días a oscuras me pasaron un interrogatorio: “Hasta que conteste no comenzarán las negociaciones”.

Contestó, claro…

– Les conté detalles de la vida cotidiana de mi familia y me sentí un traidor, me abandoné y me dejé morir. Trece días tirado en el suelo, haciéndome las necesidades encima.

¿Salió de ese estado?

– Uno de los guardianes me mostró un papel: “¡Viva México! (era el día de la independencia), puede tomar lo que quiera”.

¿Qué pidió?

– Un gran vaso de Chivas. Me lo trajo, yo me arrastré para cogerlo porque estaba totalmente entumecido y me fui al rincón como un animal con su presa. “Esto sí lo voy a gozar”, me dije. Entonces, el otro Bosco que hay dentro de mí comenzó a hablarme: “¡A ver si eres tan hombrecito!, ofrece el whisky”.

¿Y?

– “Yo ofrezco estar secuestrado”, dije. “Eso no depende de ti”, contestó mi voz interior, y tiré el whisky por el váter. Me quedé pensando que había hecho una estupidez y me dormí. Cuando desperté, cogí el papel sobrante del interrogatorio y escribí: “Hoy gané mi primera batalla, no todo lo deciden ellos”. Así empecé a recuperar la autoestima.

¿Cómo consiguió que creciera?

– Pensé que no sería muy diferente lo que yo le diría a uno de mis hermanos si estuviera en mi lugar y decidí escribir una carta como si el secuestrado fuera otro. Me puse en pie por primera vez en 19 días y recé.

¿Olvidó la carta?

– Sí, pero cuando acabé el rosario la vi dobladita junto a la puerta y me puse a llorar como un idiota: “¡Recibí una carta de mis hermanos, qué maravilla!”, grité. El Bosco realista me decía: “Ya te volviste loco”.

¿Qué ponía en la carta?

– “Éste no es un problema personal, es un problema familiar, y lo vamos a resolver en equipo, pero tú eres el trabajo más importante: cuidar de ti mismo”.

¿Abandonó el papel de víctima?

– Sí, entendí que mi trabajo era entregar mi cuerpecito perfecto al equipo. Así estructuré mi vida, que dividí en tres columnas: salud mental, salud física y aprovechar el tiempo incluso en esas circunstancias.

¿Cómo aprovechar el tiempo ahí?

– Lo primero era no volverme loco. Entendí que cuanto mayor fuera el rechazo, más crecería la angustia, y decidí aceptar mi circunstancia, limpiar mi cuartito y controlar la imaginación. El tiempo lo medía a través de una cinta de música que ellos ponían para que no los oyera, todo el rato la misma.

Eso es muy mortificador…

– Yo lo convertí en un instrumento. Vivía días de 32 casetes y acabé ajustando la fecha, esas conquistas mejoran tu autoestima. También pedí una dieta muy sencilla que la recomiendo.

¿. ..?

– Fruta tres veces al día, cereales por la mañana, proteína al mediodía y yogur por la noche. Corría una hora y media al día (tres casetes) y hacía un casete de abdominales. Pero estoy convencido de que el músculo más importante es la voluntad.

¿En qué pensaba?

– En mi madre, que había muerto tres años antes. Recuperé un recuerdo de niño, un sueño. Estaba en el infierno, y un tipo me gritaba: “Estas aquí por no haber ayudado a nadie, fuiste egoísta, y yo estoy aquí porque nadie me echó una mano. Si me hubieras ayudado, los dos estaríamos en el cielo”. Mi madre, que era muy inteligente, me dijo: “Te acabas de dar cuenta de tu responsabilidad como cristiano, hay que ayudar a los demás”.

¿Temía encontrar en el infierno a uno de los secuestradores?

– Pues sí, y que me dijera: “Te pudres en tu perfección, porque nunca pensaste que nosotros somos tan dignos y valiosos para Dios como cualquiera”.

¿Y empezó a hacer apostolado?

– Recé por ellos y cuando llegó Navidad les pasé un papelito: “Señores guardianes, hoy es Navidad y no hay ni secuestradores ni secuestrado, todos somos hijos de Dios y a las ocho de la noche vamos a rezar”. A esa hora abrieron la ventanita de la puerta y vi a cinco encapuchados blancos en un fondo negro.

¿Qué les dijo?

– Les hablé de la humildad y les leí el evangelio. Al terminar, uno por uno me dieron la mano y experimenté la felicidad más grande. Salir de mí mismo y pensar en los otros hizo que me sintiera valiente y útil. “Arquitecto Bosco – me escribió uno de los secuestradores-, díganos de dónde saca usted la fuerza”.

¿De dónde?

– Había perdido el miedo, sabía que mi vida no estaba en sus manos, sino en las de Dios. Los cinco meses restantes fueron de gran profundidad espiritual.

¿Tiene nostalgia de esos nueve meses?

– En cierto modo. La sociedad nos mueve a interiorizar poco, vivimos muy en la superficie, no tenemos espacio para reflexionar y por tanto poco crecimiento personal, de manera que tus relaciones con los demás son atropelladas, y tus actitudes, no ponderadas.

¿Cómo salió de allí?

– Temía que me abandonaran dejándome morir. No se oían ruidos al otro lado del zulo. Después de 257 días encerrado, con la mente alerta, me fue fácil determinar que, por primera vez, no había nadie vigilando. Cogí la ganzúa que había fabricado con un muelle de la cama y la cuña que había confeccionado con un bote de jarabe y traté de abrir la ventanita por la que los captores me daban la comida. ¡Conseguido! Salí, vi dónde estaba y volví a meterme en el zulo -mi plan no era escapar. No tenía información suficiente. Solo quería comprobar que tenía una forma de salir del zulo si me dejaban allí abandonado-, pero era imposible cerrar la ventanita desde dentro. Recordé la advertencia de los captores: ‘Si nos ve, si ve algo que nos comprometa o nos pone en peligro, si intenta escapar, le mataremos después de cobrar el rescate’. Me encomendé al Espíritu Santo y a san Josemaría: “Señor, que no haga ninguna tontería, que piense bien” y salí del zulo de nuevo, esta vez con una única opción por delante. Poco después llegué en taxi a mi casa -“¡me escapé, me escapé!”- para caer en brazos de mi mujer y de mis hijos.

info.cat

Catecismo de la Iglesia Católica
  • 177 “Creer” entraña, pues, una doble referencia: a la persona y a la verdad; a la verdad por confianza en la persona que la atestigua.
  • 184″La fe […] es un gusto anticipado del conocimiento que nos hará bienaventurados en la vida futura” (S. Tomás de A., Compendium theologiae, 1,2).
  • 1744 La libertad es el poder de obrar o de no obrar y de ejecutar así, por sí mismo, acciones deliberadas. La libertad alcanza su perfección, cuando está ordenada a Dios, el supremo Bien.
  • 1837 La fortaleza asegura, en las dificultades, la firmeza y la constancia en la práctica del bien.

leer:

  • El hombre en busca de sentido. Autor: Viktor Frankl.

ver:

pensar:

  • “La libertad, como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días” (Goethe).