Congreso UNIV 2010

Los Congresos UNIV nacieron en 1968, año de protestas por la masificación universitaria, crisis de las estructuras y sobre todo para la búsqueda de una relación nueva entre profesores y estudiantes. Pero a la vez resultaba urgente no buscar sólo los propios derechos sino pensar también en cumplir los propios deberes. Los Congresos UNIV fueron impulsados por San Josemaría Escrivá , fundador del Opus Dei y de la Universidad de Piura. El escribió: ¨Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien. No se trata de campañas negativas, ni de ser antinada. Al contrario: vivir de afirmación, llenos de optimismo, con juventud, alegría y paz; ver con comprensión a todos: a los que siguen a Cristo y a los que le abandonan o no le conocen. -Pero comprensión no significa abstencionismo, ni indiferencia, sino actividad¨.

Están organizados por el Istituto per la Cooperazione Universitaria (ICU),una ONG italiana que promueve iniciativas de cooperación al desarrollo en muchos países del mundo y también en el Perú. La Prelatura del Opus Dei organiza actividades de formación cristiana que completan el programa general. El encuentro es también una oportunidad para conocer Roma y apreciar las huellas de la historia de la Iglesia desde los primeros siglos.

4.000 estudiantes universitarios se reunieron este año, primero en sus universidades y luego en Roma, durante la Semana Santa junto al Santo Padre. Los estudiantes procedían de 200 centros académicos de todo el mundo. La pregunta que les reúne en Roma, a la que han intentado responder durante los meses de preparación en sesiones locales, fue: ¿Puede el cristianismo inspirar una cultura global? Es decir, si en las raíces de nuestra sociedad democrática no hay una visión religiosa del hombre ¿sobre qué sostenemos las ideas, las leyes, la historia?

El origen del debate está en las palabras que Benedicto XVI pronunció en 2008 en la universidad romana de La Sapienza: “Si nuestra sociedad quiere sólo construirse a sí misma sobre la base del círculo de sus propias argumentaciones y de lo que en el momento la convence, y, preocupada por su laicidad, se aleja de las raíces de las que vive, entonces ya no se hace más razonable y más pura, sino que se descompone y se fragmenta”.
Los grupos proceden de 30 países diferentes -EEUU, Francia, España, Rusia, Hong Kong, Australia…, y por lo tanto son estudiantes que acuden con visiones diferentes y complementarias sobre la misma cuestión : ¿tiene aún fuerza el cristianismo para seguir dando vida a la sociedad multicultural?

El Forum UNIV 2010 ha buscado contribuir a la reflexión acerca del papel que juega la concepción cristiana de la persona, de la sociedad y de la historia en la fundamentación de los principios que pueden dar vida a una cultura auténticamente global. Este año celebró su 43 edición.

Intervinieron además prestigiosos académicos, como Joseph Pearce, profesor de literatura de la Ave Maria University (Florida) y autor de numerosas biografías; Andrew Hegarty, director del Thomas More Institute (Londres); y Jeffrey J. Langan, profesor de la Universidad de Notre Dame (Indiana).

Benedicto XVI recibió a los universitarios el miércoles 31 de marzo, con estas palabras. “Saludo a los universitarios, procedentes de diversos países, que participan en el Congreso internacional promovido por la Prelatura del Opus Dei. Habéis venido a Roma con ocasión de la Semana santa para una experiencia de fe, amistad y enriquecimiento espiritual. Os invito a reflexionar sobre la importancia de los estudios universitarios para formar la “mentalidad católica universal” que san Josemaría describía así:  “Amplitud de horizontes y una profundización enérgica, en lo perennemente vivo de la ortodoxia católica”. Que crezca en cada uno de vosotros el deseo de encontraros personalmente con Jesucristo, para dar testimonio de él con alegría en todos los ambientes¨.

El universitario Robert Weber, austriaco, presidente del congreso entregó una carta al Papa.
“Gracias por haber establecido este Año Sacerdotal para la Iglesia y para el mundo. Vemos cómo muchos toman ocasión de hechos dolorosos para la Iglesia y para el Papa y siembran dudas y sospechas. A estos sembradores de desconfianza queremos decir con claridad que no aceptamos su ideología. Les respetamos, pero exigimos de ellos también el respeto por nuestra fe y el reconocimiento del derecho que tenemos de vivir como cristianos en una sociedad plural”.

E n la carta de los jóvenes se lee además: “Cada uno de nosotros, también quien no tiene el don de la fe, conoce directamente innumerables sacerdotes, capellanes universitarios, párrocos, directores espirituales y confesores. Les conocemos personalmente, no por los periódicos, y estamos agradecidos por su presencia disponible, eficaz, sacrificada, abierta a todos. A todos ellos, y al Papa en primer lugar, queremos decir: ¡Gracias!”.

La carta acaba con estas palabras: “Gracias, Santidad, por el valor con que invita a todos los fieles de la Iglesia a seguir a Cristo con una entrega total, sin dejarse “intimidar por las falsas apariencias de las opiniones dominantes.” Y gracias, también, a Dios, que ha entregado a su grey un Pastor que desde el primer momento ha dicho que la Iglesia hoy es joven y está viva”.

Entrevista al universitario Robert Weber, austriaco, presidente del congreso. Ha estudiado Derecho en Viena. Ha trabajado en el Instituto de Derecho Europeo de la Universidad de Graz. Actualmente está estudiando en Roma.

1. ¿Por qué aconseja a un estudiante universitario que participe en el Forum UNIV?
Por muchos motivos. Aparte de todo lo que implica vivir en Roma la Semana Santa, que daría para toda una entrevista, mencionaré dos razones que tienen que ver con la misma identidad del Forum: los universitarios no podemos ser pasivos ante los problemas que se plantea nuestro tiempo, sino que hemos de llevar la sociedad adelante. Así, primero, muchos estudiantes aprovechan los meses que preceden al Forum para reflexionar sobre algunos aspectos del tema que se propone. Esto les lleva a pensar sobre la sociedad, descubrir los problemas que siguen abiertos y dar con modos concretos en que ellos pueden ayudar a solucionarlos.
Después está la participación en el Forum en Roma, donde todos tienen la posibilidad de conocer a estudiantes de otros continentes: saber cómo piensan y qué hacen para mejorar el mundo en que viven, compartir y contrastar el trabajo de los meses precedentes, hacer amistad. Esto supone un gran enriquecimiento, claro… quizá el mejor modo de hacerse una idea es venir a Roma y vivirlo.

2. ¿Cuáles han sido los motivos para la elección del tema del Forum UNIV 2010?
En los últimos meses se ha hablado mucho de diversas crisis que, según mi opinión, tienen como raíz una crisis de identidad de la misma sociedad. Es algo sobre lo que Benedicto XVI ha llamado la atención en diversas ocasiones, proponiendo, además, las razones por las que una concepción cristiana es la mejor base para la convivencia. No cabe duda de que quienes dirigen los Estados deben reflexionar sobre los fundamentos de la sociedad; con más razón en un momento como el actual, pues de ese esfuerzo se seguirá sin duda un enriquecimiento o un empobrecimiento. En las universidades de hoy se forman los dirigentes de mañana. Así que el tema me parece más actual que nunca.

3. ¿El tema no le parece demasiado abstracto? ¿Qué tiene que ver con la vida de la mayoría de los universitarios de hoy?
La cultura actual es más compleja y fragmentada que nunca. Por lo tanto hay que mirar a las diversas disciplinas, pero también al fundamento que tienen en común: las importantes preguntas de hoy y de mañana no pueden ser tratadas aisladamente. Por eso intentamos promover en el Forum que estudiantes de todos los ámbitos compartan sus experiencias y opiniones; cada cual aporta el punto de vista que es propio de la disciplina o de la vida universitaria que conoce.
Sin embargo, junto con esta interdisciplinariedad hace falta un elemento unificador para evitar una mera yuxtaposición de puntos de vista. Esto es quizá lo más propio de la Universidad. Juan Pablo II escribió en una ocasión que la Universidad es el lugar donde las diversas perspectivas del saber pueden converger en una síntesis que dé sentido al hombre y a su destino. Teniendo en cuenta cómo el cristianismo ha acompañado al desarrollo de las ciencias, también ahora puede ofrecer impulsos valiosos.