Experiencias de Misericordia en primera persona

artículo1imag4

Conectando generaciones

“¿Qué quieres ver en Internet?”, le pregunta uno de los voluntarios a Virgilio de 87 años. “A mí me gustaría comunicarme con mi nieto y ver goles por Internet. Y para que lo tengas claro: soy del Real Madrid”.

Te sorprenderías -relata David- si vieras las posibilidades que tiene una persona mayor. Facebook es un juego de niños para alguno de ellos. Es injusto el abandono que tienen muchos abuelos y lo aislados que están de sus familiares en el mundo online. Nosotros hemos comprobado que a ellos también les interesa. Y mucho.

“UNO DE MIS PROPÓSITOS EN ESTE AÑO DE LA MISERICORDIA ES CONSEGUIR QUE NINGUNA DE LAS PERSONAS MAYORES EN MI CIUDAD PUEDA SENTIRSE SOLA”

Siempre me ha sorprendido el abandono en el que se encuentran los ancianos; no solo por parte de la sociedad en general, sino también por parte de las entidades sociales. Por eso, uno de mis propósitos, en este Año de la Misericordia, es conseguir que ninguna de las personas mayores en mi ciudad pueda sentirse sola; y todavía me falta mucho trabajo por hacer. En Valladolid hay 48 residencias de ancianos y prácticamente ninguna tiene una sala de computadoras.

¿Por qué digo lo de las computadoras? Porque las redes sociales permiten comunicarte con muchas personas, especialmente familiares y amigos. Esto es algo que los mayores no suelen tener. Por eso, entre varias personas, que colaboramos en una ONG, nos pusimos manos a la obra y ya son tres las residencias donde hemos instalado un taller de computación. Las clases son impartidas por jóvenes voluntarios, que de manera altruista se divierten con los mayores.

El correo electrónico y la dificultad de saber utilizar el mouse

El otro día, Joaquín, uno de los voluntarios, le dijo a María, de 82 años: “Bueno, entonces, le parece bien si creamos su cuenta de correo electrónico”. María, con bastante genio, respondió: “Yo de cuentas no quiero saber nada, que siempre se me han dado mal los números”.

“PARA OTROS, SU PRINCIPAL PROBLEMA ES EL MOUSE, POR LA FALTA DE MOVILIDAD QUE EN OCASIONES PADECEN, SIN EMBARGO, SIEMPRE LOGRAN HACER ALGÚN TRUCO PARA MANEJARLO”

Para otros, su principal problema es el mouse, por la falta de movilidad que en ocasiones padecen. Sin embargo, siempre logran hacer algún truco para manejarlo. Teresa, por ejemplo, ya que veía que no podía mover el puntero donde quería, le empezaba a dictar órdenes con energía: “¡Muévete!, ¡más abajo!, ¡más todavía!”, como si con su voz pudiese conseguir algo, provocando las risas de los voluntarios. Otros lo comienzan manejando como si fuera el control a distancia del televisor, apuntando al monitor. Este tipo de sucesos mejoran la complicidad entre el voluntario y su pupilo que siempre acaban teniéndose un gran aprecio.

En otra ocasión, uno de los mayores preguntaba al voluntario: “¿Y en Internet puedo ver cualquier cosa? Es que me han dicho que hay una carta que escribe el prelado del Opus Dei que está en Internet, ¿me ayudas a buscarla?”. ¡Qué casualidad!, me decía a mí mismo cuando escuchaba aquello. Yo estoy haciendo esto por amor a Dios y este hombre está interesado en buscar información del Padre, que habla precisamente del amor a Dios.

Los jóvenes se dan cuenta de que estas personas suelen plantearse la muerte como algo cercano y por eso también se interesan en ayudarles a buscar información con un sentido trascendente. En este punto, la web de la Santa Sede, la de Rome Reports o el twitter del Papa, dan mucho dinamismo a los talleres.

EN OTRA OCASIÓN, UNO DE LOS MAYORES PREGUNTABA AL VOLUNTARIO: “¿Y EN INTERNET PUEDO VER CUALQUIER COSA? ES QUE ME HAN DICHO QUE HAY UNA CARTA QUE ESCRIBE EL PRELADO DEL OPUS DEI QUE ESTÁ EN INTERNET, ¿ME AYUDAS A BUSCARLA?”

A veces, el joven voluntario se sorprende viendo vídeos de cantantes españoles como El Fari, Joselito, Antonio Molina, etc. Son desconocidos para él, pero aplaudidos por Mariano de 84 años. “El mejor cantante del mundo que ha existido”, señala entusiasmado después de ver el Soy Minero en YouTube. En esa ocasión, Juan de 15 años le miró perplejo y le puso un vídeo de Taylor Swift: “para que tenga el placer de disfrutar de la mejor música actual”, le decía con seguridad. Sin embargo, sin que Juan pudiese entenderlo, Mariano no estaba de acuerdo con esa aseveración.

Un “nieto” virtual para los más abandonados

En ocasiones, como ocurre en el caso de Mariano, nos encontramos con muchos que no tienen familiares o que, lamentablemente, su familia no le visita con frecuencia. “¿A quién puede escribir usted por email?”, le preguntaba uno de los voluntarios. “Yo no tengo familia, no tengo amigos que utilicen Internet ni tampoco conocidos. No tengo a nadie”. Por eso estamos preparando la figura del nieto virtual a través de colegios de la zona. Es decir, un niño de entre 10 y 12 años con el que pueda escribirse de forma semanal. Además, queremos que pueda haber un encuentro personal de ese niño con su abuelo virtual.

Carmen, de 87 años es una mujer con un humor encantador, y no hace más que reírse de todo. Cuando un nuevo voluntario de apenas 16 años le trató de usted, ella le dijo: “A mí no me trates de usted ¿eh?, que me haces todavía más mayor y todavía me falta mucho por crecer”. El pobre voluntario intentaba evitar tratarla con ese término, pero algunas veces no podía y siempre que le salía sin querer el usted, se disculpaba rápidamente.

“EN ESTE TIEMPO QUE LLEVAMOS CON LA ACTIVIDAD HEMOS CONSEGUIDO MÁS DE UN REENCUENTRO, ABANDONOS DOLOROSOS, LA AMISTAD CON LOS VOLUNTARIOS Y MUCHAS ANÉCDOTAS GRACIOSAS”

Son clases divertidas y que siempre ayudan más a los voluntarios que van, que a los propios mayores. La paciencia, la humildad, la mansedumbre de cada uno de los alumnos es realmente ejemplar para los que hacen esta actividad voluntaria. Como dice Manuel, uno de los voluntarios de 19 años: “vivimos en un mundo muy individualista y nos centramos demasiado en pensar en uno solo”. Ninguno ha roto todavía una computadora y siempre les digo: “Tienes que malograr la computadora para aprender a usarla”. Así intentamos que pierdan el miedo a tocar el teclado o a hacer clic con el mouse.

En este tiempo que llevamos con la actividad hemos conseguido más de un reencuentro, la amistad entre los voluntarios y con los mayores, y muchas anécdotas graciosas que surgen a raíz de un mundo virtual que les abre las posibilidades de comunicación y formación para estas personas. Cada vez hay menos gente mayor sola.

“Tú la llevas”

#Túlallevas2016 es una cadena humana de acciones solidarias que han comenzado las universitarias de la asociación Rodela en España para llevar el mensaje del Año de la Misericordia a todo el mundo a través de 200 pulseras.

Llevar el Año de la Misericordia a pie de calle. Eso es lo que quieren Ana, Lili, Itziar, María, y todas las universitarias que pasan por la Asociación Rodela, en Madrid. “El Papa Francisco –cuenta Paola, una de las promotoras de la campaña– está constantemente hablando de la globalización de la indiferencia, de que tenemos que abrir los ojos ante la gente que sufre y perder el miedo a complicarnos la vida por los demás. Pensamos que es una idea que podía gustarle a mucha gente, independientemente de sus creencias religiosas. Por eso decidimos contárselo a través de esa pulsera”.

El lema con el que invitan a comenzar es toda una declaración de intenciones: “No queremos que tengas esta pulsera. Al menos no durante mucho tiempo. Ya no basta con comprar una pulserita para ser solidarios (es más, te la regalamos). Ha llegado el momento de pasar a la acción”.

“TODO VALE PARA CAMBIAR EL CHIP DE ESPECTADOR A ACTOR: VISITAR A UNA PERSONA MAYOR, ACOMPAÑAR A UN ENFERMO, PASAR UN DÍA EN UN COMEDOR SOCIAL O CUALQUIER OTRA ACCIÓN DE VOLUNTARIADO”

Para ello, han lanzado 200 pulseras que, desde Rodela, están pasando de mano en mano, a modo de posta, en alguna acción solidaria. Todo vale para cambiar el chip de espectador a actor: visitar a una persona mayor, acompañar a un enfermo, pasar un día en un comedor social o cualquier otra acción de voluntariado; siempre que sea acompañado de alguien, que coja la posta y se comprometa a continuar con la cadena.

Los pasos, según lo explican las promotoras de la iniciativa, son sencillos: El primero es conseguir una pulsera, ya sea a través de un amigo o pidiéndola a una voluntaria de la Asociación Rodela; el segundo paso es elegir una acción solidaria; el tercero consiste en invitar a participar a un amigo que esté dispuesto a continuar con la cadena; el cuarto paso es pasar la pulsera a ese amigo, quien deberá seguir estos mismos pasos; el quinto paso, finalmente, es compartir la acción en Instagram con el hashtag #tulallevas2016. De esta manera, las voluntarias pretenden que las acciones se difundan y sea posible demostrar que se puede cambiar el mundo.

Tú la llevas puede hacer referencia a la pulsera, pero también a la misericordia. “Queremos acompañar a los que más lo necesitan –continúa Paola–, recorrer así todo Madrid, y por qué no, el mundo entero”.

El punto de partida tuvo lugar en un conocido local de la ciudad, donde cada una de las asistentes se llevó su pulsera con la ilusión de compartirla en su entorno: un compañero de trabajo, compañeros de la universidad, de sus barrios o ciudades.

De momento, han iniciado más de 40 cadenas y han puesto en marcha la página web www.tulallevas.org para que cualquier persona pueda conocer la iniciativa.

info.cat

Catecismo de la Iglesia Católica
  • 2448 Bajo sus múltiples formas -indigencia material, opresión injusta, enfermedades físicas o psíquicas y, por último, la muerte -, la miseria humana es el signo manifiesto de la debilidad congénita en que se encuentra el hombre tras el primer pecado y de la necesidad que tiene de salvación. Por ello, la miseria humana atrae la compasión de Cristo Salvador, que la ha querido cargar sobre sí e identificarse con los “más pequeños de sus hermanos”. También por ello, los oprimidos por la miseria son objeto de un amor de preferencia por parte de la Iglesia, que, desde los orígenes, y a pesar de los fallos de muchos de sus miembros, no ha cesado de trabajar para aliviarlos, defenderlos y liberarlos. Lo ha hecho mediante innumerables obras de beneficencia, que siempre y en todo lugar continúan siendo indispensables.

you.cat

  • 449 Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mt 5,3) es la primera frase de Jesús en el sermón de la montaña. Hay pobreza material, intelectual, cultural y espiritual. Los cristianos deben cuidar con atención, caridad y constancia de los necesitados de la tierra. Pues en ningún otro aspecto son tan claramente medidos por Cristo como en la forma en la que tratan a los pobres: “Cada vez que lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis” (Mt 25, 40).

del Papa

  • Invoquemos al Señor, para que haga siempre a su Iglesia capaz de este santo servicio, y para que cada uno de nosotros pueda ser instrumento de comunión en su propia familia, en el trabajo, en la parroquia y en los grupos de pertenencia, un signo visible de la misericordia de Dios que no quiere dejar a nadie en la soledad y en la necesidad” (Francisco, Audiencia General del 17 de agosto de 2016).

leer

ver

pensar

  • “Hay hambre del pan común, pero también hay hambre de amor, bondad y de respeto recíproco; y ésta es la gran pobreza que sufren los hombres hoy” (Beata Teresa de Calcuta).

infografía

  • obras de misericordia jubileo