Juan Pablo II, cara a cara con los periodistas

“Quiero que los periodistas se sientan a gusto”, palabras que su Santidad Juan Pablo II, pronunció tras modernizar la Oficina de Prensa establecida en el Vaticano.

Hoy después de 25 años de su llegada al Vaticano, los comunicadores agradecemos a su Santidad Juan Pablo II por la apertura en sus comunicaciones, y por darnos a conocer, como sucesor de Pedro, a Cristo en la Tierra de la manera más sencilla y comunicativa, como debe ser el Evangelio.

Tomando algunos puntos de referencia se cuenta que cuando Juan Pablo II se presentó por primera vez en el balcón de San Pedro el 18 de Octubre de 1978 y mandó un mensaje natural, espontáneo, cercano, en el cual ofrecía disculpas por si se equivocaba en el uso del italiano, los periodistas se dieron cuenta que un nuevo camino se trazaba para ellos, para quienes seguían de cerca al nuevo Papa.

Irónicamente algunos periodistas describen que ya no tendrían que picar las paredes del Vaticano para saber que pasaba en su interior o que sucedía con el Pontífice.

Karol Wojtyla, actor de teatro estaba utilizando muy bien los años que dedicó al estudio del teatro; la sonrisa pícara con la que aborda todas las situaciones, especialmente las difíciles, ha sido la mejor puerta para entablar la conversación con personas de la prensa.

EL Papa frente a la Prensa

Era ya común que los periodistas acompañaran a los Pontífices en el avión, pero que él, hablara con ellos, era lo difícil, nos encontramos aquí con el PRIMER PAPA DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Los periodistas que han tenido la dicha de acompañarlo en sus viajes hablan así de él:

Una figura cercana y jovial que les preguntaba cómo se encontraban. De inmediato surge una conversación, una de las mejores habilidades de Karol Wojtyla.

Consciente que vivimos en la era de la información, el Papa Juan Pablo II visita con frecuencia la Oficina de Prensa del Vaticano, ha comido y cenado con periodistas, los ha saludado, les ha ofrecido información.

Juan Pablo II ha vuelto siempre sobre un tema importante para la nueva evangelización:

EL GRAN SERVICIO que realizan los medios y el deber de comunicar una información precisa y honesta, conforme a la verdad, y ha reiterado “que la Iglesia no tiene miedo a los medios de comunicación, por el contrario, los necesita para su misión salvadora”.

La Nueva Oficina de Prensa

La Oficina de Prensa, dirigida por Joaquín Navarro Valls, es una de las más modernas del mundo. La indicación del Papa fue clara: “Quiero que los periodistas se sientan a gusto”. Las computadoras y las cabinas reemplazaron a las grandes máquinas de escribir Olivetti. Los periodistas ya no son extraños que aparecen en el Vaticano sino auténticos colaboradores de la transmisión de los mensajes papales.

En el Vaticano, este es el departamento más activo, y Joaquín Navarro Valls la persona más importante en esta oficina, pues colabora en la preparación de los viajes; organiza las conferencias de prensa en los aviones; mantiene contacto continuo con los periodistas; tiene siempre respuestas y se adelanta a los acontecimientos.

La tecnología no se ha quedado atrás en la Oficina de Prensa del Vaticano pues en Enero de 2003 se firmó un acuerdo con TIM (compañía de teléfonos más grande en Italia) para ofrecer breves mensajes sobre las palabras del Papa. El acuerdo aporta además un servicio que incluye un nuevo sistema electrónico para que los periodistas vaticanistas puedan recibir diariamente en tiempo real el boletín de este departamento y las noticias del Vatican Information Service a través del versátil aparato portátil digital denominado Blackberry, que permite combinar telefonía con servicios noticiosos y correo electrónico sin necesidad de servidor.

Especialistas de Juan Pablo II

Entre los periodistas se ha creado una nueva categoría que la apertura del Papa y su Oficina de Prensa ha contribuido a formar, estos se hacen llamar los VATICANISTAS.

Periodistas como Marco Politi (La Repúbblica e Il Messagero), Andrea Tornielli (Il Giornale), Luigi Accatoli (Il Corriere de lla Sera) forman parte de una larga lista de periodistas especializados en el seguimiento a las noticias del Vaticano pero sobre todo de Juan Pablo II.

Es de suponer que muchos de los directores de los periódicos de Italia suman esfuerzos para conseguir que sus periodistas formen parte de este grupo y reciban las primicias del Vaticano; notas como: La publicación de una carta encíclica, un cambio en la estructura de la curia, un nombramiento cardenalicio, la resolución frente a algún problema o situación forma parte del quehacer diario de los Vaticanistas. Son representantes de lo mejor del periodismo en Italia y en el mundo. La relación Papa-medios ha resultado beneficiosa para ambos.

Muchos periodistas buscaron sus puntos débiles y pretendieron redescubrir una nueva forma de conservadurismo. El paso del tiempo cambió la perspectiva y hoy, aunque los vaticanistas son muy críticos como todo buen periodista, son muy pocos lo que no aprecian las bondades de este gran personaje.

Son muchas las palabras que Su Santidad dirige a los comunicadores, a los profesionales de la comunicación, a los periodistas. Hizo público su documento “Ética de las Comunicaciones Sociales”. En él exhorta a los medios a “sujetarse, por la vía de la autorregulación, a un repertorio de principios éticos” advirtiendo sobre la falta de orientación moral de algunos comunicadores. El Papa reinvindicó la libertad de expresión siempre y cuando esta no sirve para “justificar la difamación y la calumnia, ni para encubrir la obscenidad, la pornografía o la descripción morbosa de la violencia”.

Además de ello recordar los mensajes por las Jornadas Mundiales de la Comunicación, Ética en la Publicidad, Ética en Internet, y su mensaje para el Jubileo de los periodistas en el año 2000, nos hace ver la preocupación de nuestro Pontífice en el desarrollo de una buena comunicación.

Evangelizar es comunicar

Los medios de comunicación son una puerta abierta a la opinión pública a la nueva era, y de ello Juan Pablo II es más que consciente. Apasionado por los medios de comunicación, el 27 de enero de 1979, en el vuelo Roma- Santo Domingo con el cual el Papa inicia sus viajes apostólicos fuera de Italia, nacen también las entrevistas en avión.

De aquí surgieron los comentarios: “Tal vez el Papa se había aparecido sólo para saludarlos”, como era costumbre de Pablo VI.

Apóstoles de Cristo

Todo lo antes descrito nos permite concluir que la cercana presencia del Vicario de Cristo a los medios de comunicación, es el testimonio pastoral de aquél que se adentró a evangelizarnos cara a cara, es decir, presentarnos personalmente a Jesucristo: el único en quien se funda y cobra sentido el llamado específico del mensaje papal en el 2001, y del cual tomamos esta frase para continuar con nuestro camino de evangelización en la nueva era de la información:

“Proclamar desde los terrados (azoteas) el Evangelio”, en otras palabras, convertirse en Evangelizadores, en los nuevos apóstoles de la era de la comunicación global.

“Ustedes son nuestros compañeros de viaje”

“Ustedes son, en efecto, profesionales de la comunicación. Y la evangelización, que es el deber primario de la Iglesia, la evangelización, como anuncio del Reino ¿No es acaso también comunicación?”.

El Papa Juan Pablo II preocupado por la dignidad del ser humano nos exhorta a trabajar habitualmente, quizás como ningún otro profesional, con límites de tiempo demasiado estrechos. En ocasiones escribir sobre argumentos o temas lejanos o contrarios a nuestros principios, estas palabras nuevas que un Papa proclama se conjugan con su lucha por la dignidad humana:

“Si se dejan dominar por una dinámica exclusivamente “profesional”, su vida se revelará fuera de sí misma y su intimidad personal resultará invadida por el vacío”, dice el Papa. Pero al mismo tiempo que el Papa pide por la dignidad de los comunicadores, clama porque éstos respeten también con su trabajo, la dignidad de la sociedad.

Karol Wojtyla, ahora Juan Pablo II, no sólo es el Papa que más santos canonizó en la historia de la Iglesia, ni el que más viajes realizó a lo largo del mundo recorriendo lugares hostiles, sino que además creó en 1984 la Oficina de Prensa del Vaticano.

Por más que se busque no existe en mundo actual un hombre al que los medios sigan tanto y a todas partes. No hay presidente, rey, grupo de música, actor o líder social al que los medios de comunicación presten tanta atención.

Hoy rendimos homenaje y felicitamos a su Santidad Juan Pablo II, por sus 25 años al mando de la Iglesia Católica, a quien los Comunicadores Sociales llamamos El Papa de los Medios de Comunicación.

Comisión Episcopal de Comunicación Social
16 de Octubre de 2003