(—), (-), (‒) … Encuentre las 7 diferencias (II)

Por , publicado el 26 de febrero de 2018

Guion —sin tilde por ser monosílabo— es el nombre que recibe la pequeña línea horizontal (-) usada tanto para unir como para separar palabras u otros signos gráficos. Su longitud se ubica entre la raya (—) y el signo menos (―).

Como signo de unión, el guion se emplea en nombres, apellidos y topónimos: Miguel-Bruno Castillo —donde Castillo es el primer apellido—, Mariana Sánchez-Arjona —nombre y primer apellido—, Vélez-Málaga, Lupiñén-Ortilla. Gómez, Castro, Fernández y De Buen (2015: 85) afirman en su libro Palabras mayores que el guion «más que unir, relaciona». De allí que se use este signo para vincular adjetivos cuando se quiere modificar a un mismo sustantivo sin que entre ellos intervenga un nexo (conflicto peruano-ecuatoriano, Colegio Franco-Peruano, análisis lingüístico-literario, etc. Donde el guion también mantiene una estrecha relación entre los elementos que une, es en las palabras prefijadas. En este grupo de voces, se escribe guion cuando al prefijo le sigue un nombre propio conformado por una sola palabra (pro-Aypate, anti-Apartheid), una sigla (mini-USB) o una cifra (sub-21); y también se usa para evitar ambigüedades en algunas palabras derivadas de sentido especial (pre-textos, re-presentación). Asimismo, con el fin de formar palabras compuestas, el guion también relaciona sustantivos: profesor-moderador, lectura-escritura, Piura-Lima, carro-casa, etc. Cabe señalar que algunos de los sustantivos compuestos, debido a su arraigo en el uso cotidiano, se han establecido en el léxico sin guion intermedio (Ortografía de la lengua española, 2010: 417), como sucede con bus cama, hora punta, hombre lobo, abeja reina, etc.

Cuando el guion se emplea como signo de división de palabras al final del renglón, se deben considerar los siguientes aspectos:

— La secuencia de vocales no debe separarse, formen parte o no de una misma sílaba: ciu- / dad, y no *ci- / udad, forá- / neo, y no *foráne- / o, raí– / ces, y no *ra- / íces; cohi- / bir, y no *co- / hibir; prohí- / ben, y no *pro- / híben. No obstante, las palabras prefijadas sí admiten esta división (hispa- / noamericano e hispano- / americano, reins- / talar y re- / instalar, mul-/ tiusos y multi- / usos, rompehie- / los y rompe- / hielos) y también aquellas en las que la h intercalada representa, en español, un sonido aspirado (consonántico) Moha- / med y Mo- / hamed.

— No se coloca guion después de la única vocal que constituye la primera sílaba de la palabra (Amér- / rica, y no *A- / mérica; univer- / sal, y no *u- / niversal); pero si la vocal va precedida de h-, puede aislarse: hi- / vernación, hu- / mano.

— Si bien los dígrafos no pueden separarse con guion, constituyen una excepción los prefijos o elementos compositivos terminados en r antepuestos a las palabras que se inicia con r: super- / rápido, y no *supe- / rrápido; inter- / relación y no *inte- / rrelación.

— Al separar las expresiones complejas formadas por varias palabras unidas con guion, deberá colocarse otro guion al comienzo del renglón siguiente: teórico- / -práctico; sin embargo, no es necesario volver a colocar el signo en los nombres propios: Luis Silva- / Santisteban.

— No se separan con guion de final de renglón las palabras que no han sido adaptadas al castellano, las abreviaturas (*im- / to., *dup- / do.), las siglas enteramente en mayúsculas (*O- /MS, *RA- / E) ni las expresiones numéricas escritas con números arábigos o romanos (*tiene 2 3- / 50 páginas, *Benedicto X- / VI).

Finalmente, y dada su condición de signo auxiliar, el guion cumple con más funciones (Ortografía básica de la lengua española, 2012: 100): separa las cifras que, en las fechas, corresponden al día, al mes y al año (25-12-17), divide las sílabas (re-per-to-rio), señala los segmentos de palabras (sub-, -ar) e indica los intervalos numéricos (págs. 30-35, durante los siglos X-XV).

No queda más que mencionar que el signo menos (―) es usado en las operaciones aritméticas como signo de sustracción y en la escritura de los números negativos: f(x)= 9x 5.

Ahora que ya conocemos las diferencias entre estos tres signos (—), (-), (―), estimado lector, y como usuarios responsables de nuestra lengua, procuremos reparar en sus representaciones gráficas y en sus funciones.

Cynthia Briceño Valiente

3 comentarios

  • Juan Pérez Nomás dice:

    Como es de costumbre nos dan una larga y académica explicación.
    .
    Ahora que ya conocemos las diferencias entre estos tres signos (—), (-), (―), estimada Cynthia, para el diario quehacer, díganos ¿cómo los ponemos usando el teclado de una PC o el de un celular básicos cuando, de los tres signos, solo hay uno: el guion (-)?

  • Manuel dice:

    En Word, por lo menos, mediante la opción de insertar símbolos. Habrá opciones más largas y académicas, pero esta suele funcionar bastante bien.

  • Juan Pérez Nomás dice:

    Cierto Manuel, pero ¿cómo lo haces, de una manera simple y racional para insertar aquí, en el área de este comentario, al escribir un mail o desde un celular?

    Ni hablar que con una máquina de composición, que las hay, sí que se puede.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange