Infinitivos independientes

Por , publicado el 19 de marzo de 2018

El infinitivo posee las terminaciones -ar, -er, -ir (amar, comer, vivir…), las cuales no expresan los accidentes gramaticales de persona, número, tiempo ni modo, motivo por el que se le conoce como forma no personal o verboide. El infinitivo, además, presenta dos formas de composición: simple, que alude a la representación más sencilla de un verbo (analizar, leer, escribir, etc.), y compuesta, en la que el infinitivo aparece a manera de auxiliar (con el verbo haber) acompañando a otro verbo: Por haber comido tanto, ahora tengo mucho sueño o Él dijo haberse reído tanto que hasta las lágrimas se le salían.

El infinitivo se caracteriza porque no puede funcionar como núcleo de una oración, sino a manera de ser un elemento subordinado a otro: Los veraneantes no dejaban de proteger su piel (donde dejaban es el verbo principal y proteger es su complemento); Querer es poder (donde es funciona como verbo principal; querer es el sujeto de la oración, y poder, el atributo). Sin embargo, en ocasiones, los infinitivos que aparecen tanto en preguntas del tipo ¿Cancelar los planes para que nadie vaya?, como en algunas respuestas: ¿Qué hacen? / —Estudiar Lengua, actúan a modo de verdaderos núcleos oracionales ya que, aunque se omita, el contexto permite la recuperación de lo expresado: Lo que hago es estudiar Lengua; ¿Me han hecho cancelar los planes para que nadie vaya? Estos usos del infinitivo reciben el nombre de infinitivos independientes.

En el contexto de expresión de los países hispanohablantes, el infinitivo independiente suele aparecer en la mayoría de carteles: Manejar con cuidado; Salir por la puerta principal; Agitar antes de usar, etc., en los que asume un valor imperativo (al señalar una orden a uno o varios receptores). Sobre este uso, la Nueva gramática de la lengua española. Manual (2010: 42.2.1d) desaconseja –en el plano escrito formal, mas no en el plano oral– el empleo de estos enunciados, ya que en la modalidad imperativa los verbos se suelen conjugar en la segunda persona gramatical (tú, ustedes): Maneje(n) con cuidado; Salga(n) por la puerta principal.

Igualmente, se registran también expresiones informales (sobre todo en Hispanoamérica) en las que se usa el infinitivo con el valor de imperativo negativo, como en No pasar/ pase(n) sin permiso; No tirar/ tire(n) los papeles al piso. Estos enunciados presentan una alternancia entre el uso del infinitivo y la forma conjugada del verbo. Asimismo, el infinitivo independiente también se emplea en las indicaciones que aparecen en los textos de tipo instructivo: Dejar reposar la masa por cinco minutos; Retirar el empaque antes de usar; Ordenar los hechos según momento de aparición; e incluso –en el ámbito académico y organizacional– el establecimiento de objetivos: Mejorar los niveles de aprendizaje de los alumnos; Facilitar las herramientas de trabajo en los empleados, etc. Fuera de los usos mencionados, es importante mencionar que la Nueva gramática de lengua española. Manual (2010: 42.2.1d) recomienda evitar el empleo del infinitivo en la expresión formal escrita.

También tiene valor imperativo la construcción a + infinitivo: ¡A trabajar!; ¡A comer!; A estudiar, chicos, que esa es la única forma de progresar;  ¡A mover la cinturita!, etc., la cual indica una acción inmediata que, en el ámbito coloquial, suele emplearse para pedir, ordenar, dar recomendaciones, transmitir deseos, exhortar y animar e, incluso, realizar actividades placenteras.

Asimismo, hay enunciados del tipo Antes que nada, felicitar a…; Por último, decirles que…, los cuales se relacionan con los verbos de expresión (decir, indicar, señalar y otros similares), y que se utilizan en el plano oral de diversos contextos formales (sobre todo en reuniones sociales y actos protocolares) en los que el hablante se dirige a un público en particular y los interlocutores son capaces de entender la omisión o elipsis –ante el infinitivo– o bien de un verbo conjugado, como en  Antes que nada deseo/quiero/permítanme felicitar a…, o bien de una forma personal: Por último, yo necesito decirles que… Pese a estos usos, la Nueva gramática de la lengua española. Manual (2010: 26.5.5a y 42.1.1f) aconseja, para el plano escrito formal, la conservación de dichos verbos conjugados o de las formas personales en lo que se comunique.

 Cecilia Lopez Baca

Referencia de imagen: https://www.pinterest.es/educaglobal/clases-de-espa%C3%B1ol-nivel-b1-spanish-course/

6 comentarios

  • Anónimo dice:

    Nota sin comentarios, algo que indica que se entendió muy bien o no se entendió nada.
    De haber una encuesta que pida opinión por si le fue útil lo expuesto, daría sorpresas.

  • Laura Mónica dice:

    Estimado anónimo,
    Está bastante claro el artículo.
    Lo que es
    En inglés se usa

  • Laura Mónica dice:

    Desde una gramática comparativa, en inglés equivalen a los “gerunds”.
    Nadar es saludable
    Swimming is healthy

  • Carlos Felipe Hernández Villarreal dice:

    El artículo reviste gran interés para los eruditos del lenguaje, o para quienes pretenden adquirir tal condición. Para el resto de los lectores, implica un grado más o menos grande de dificultad comprender algunos conceptos, generalmente normativos, de la gramática castellana. Esto de ninguna manera conlleva tendencia peyorativa; por el contrario, es plausible el objetivo de mejorar la calidad y el acervo de herramientas lingüísticas en los hispanohablantes que nos consideramos neófitos en relación al tema, me parece.
    Ω

  • Carlos Felipe Hernández Villarreal dice:

    El artículo reviste gran interés para los eruditos del lenguaje, o para quienes pretenden adquirir tal condición. Para el resto de los lectores, implica un grado más o menos grande de dificultad comprender algunos conceptos, generalmente normativos, de la gramática castellana. Esto de ninguna manera conlleva tendencia peyorativa; por el contrario, es plausible el objetivo de mejorar la calidad y el acervo de herramientas lingüísticas en los hispanohablantes que nos consideramos neófitos en relación al tema.
    En otro orden de ideas, respecto al comentario precedente en que se parangona el gerundio del idioma anglosajón (-ing) con su equivalente en español, es pertinente considerar que en nuestra lengua el gerundio carece de tiempo gramatical y, por tanto, su uso está más restringido, si se aspira a utilizarlo con óptima propiedad.

    Ω

  • Carlos GN dice:

    En mi opinión, el artículo, más que señalar normas, describe el uso que dan los hablantes del infinitivo independiente y solo menciona que la Nueva gramática de la lengua española “aconseja” (no regula) utilizar los verbos conjugados (pero en la lengua escrita y formal). Claro que la descripción se hace en el ámbito de la lingüística, pero presenta ejemplos que permiten entender la explicación. Solo se requiere una lectura cuidadosa del artículo. Es como estar inscrito en un curso a distancia y estudiar en línea el tema del infinitivo y luego discutirlo con los compañeros del foro.

    En cuanto al tema de la gramática comparativa (o comparada), los expertos hacen distinción con la gramática contrastiva. Señalan que la gramática comparada estudia los parentescos existentes entre ciertas lenguas (se refiere más a la gramática histórica), en tanto que la gramática contrastiva se centra en las estrategias de aprendizaje que usan los aprendientes de otra lengua contrastándola con su lengua materna. Por eso, pienso que a esta última (contrastiva) se refiere Laura Mónica al poner sus ejemplos, pues la terminación en inglés -ing que menciona, no se refiere propiamente a un gerundio sino a la FUNCIÓN que realiza en el enunciado, que es la misma que un infinitivo realiza en español.

    Si agregamos el artículo “el” al verbo “nadar” queda más claro que la función del infinitivo en el enunciado es la de un sustantivo (aunque se trata de un verbo):

    El nadar es saludable.

    Así, en inglés no hablamos del gerundio sino de la función de sustantivo que tiene -ing en este tipo de enunciados:

    Swimming is healthy.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange