A propósito de  Covid Marie 

Por , publicado el 23 de septiembre de 2020

Según se recoge en algunos medios, el pasado 13 de abril en una ciudad de Filipinas, unos padres decidieron llamar a su pequeña Covid Marie. Años atrás, en pleno fenómeno de El Niño de 1983, en Piura registraron a una niña como Inundación. Ante nombres como estos, que definitivamente nos resultan bastante extraños para un recién nacido, cabe preguntarnos ¿por qué los eligen? y ¿qué justifica su elección? 

Cada fecha significativa (aniversario patrio, estreno de películas, festividades religiosas, celebraciones culturales y deportivas, etc.), el Reniec (Registro Nacional de Identidad y Estado Civil) nos sorprende con listas de nombres singulares registrados en el ámbito peruano; y digo singulares porque no pretendo mofarme de los portadores ni mucho menos de sus progenitores, sino describir, de manera general, este proceso denominativo. 

El llamado nombre de pilanombre de bautizo o nombre de registro que va acompañado del apellido nos hace seres claramente identificables, claramente reconocibles desde el punto de vista jurídico, y su asignación está condicionada, en cada sociedad, a las leyes que en ella rijan y a las costumbres que allí se mantengan.  

De los apellidos no hay mucho que decir, pues actualmente no se pueden elegir; a lo sumo, se decidirá si se consignan en el registro civil tanto el apellido paterno como el materno o solo uno de ellos, pero no más; en cambio, sí se eligen los nombres de pila. 

Según lo recoge Joseph Bram en su libro Lenguaje y sociedad, en la asignación de un nombre se perciben dos tendencias. La primera es la que está relacionada con las características físicas y morales de quienes los llevan (familiares, amigos, conocidos, personajes célebres…) creyendo que pueden influir sobre la buena suerte del nuevo portador. La segunda es la que permite establecer lazos entre el nuevo portador y su grupo familiar, pues a modo de eslabones unen entre sí a las generaciones; nos estamos refiriendo a esa tendencia en la que los nombres llegan a «pertenecer» a familias o a grupos de parientes; así, el tatarabuelo, el bisabuelo, el abuelo, el padre, el hijo y el nieto tienen el mismo nombre de pila. 

A la primera tendencia pertenecen nombres de personajes históricos que han sido registrados como nombres de pila: Lady Diana, Micaela Bastidas, Lenin, Adolfo Hitler; también están los apellidos de grandes científicosNewton, Einstein, Hegel, Darwin; los de reconocidos artistasBo-derek, Eastwood, Angelina Jolie, Maycolyacson, Philcollins, Elton John, José José, Camilo Sesto; los de deportistas peruanos: Cecilia Tait, Deysi Cori, Paolo Guerrero; e incluso los de personajes literariosAnna Karenina, James Bond, Nausícaa, Caperucita, Piterpan, Harry Potter. 

La lista de nombres de pila es larga y la clasificación es también extensa. En todos los casos se observa que es evidente la costumbre de que los recién nacidos reciban el nombre de personajes célebres, conocidos y famosos. En todos ellos, sin duda, hay mucho de contenido emocional porque su elección obedece a un sentimiento de admiración por tal o cual personaje; pero, además, cabe señalar, que por debajo de esta práctica se esconde el deseo de los padres de asegurar para el hijo algunas de las propiedades y virtudes del homónimo. 

La elección de un nombre ha ido cambiando al igual que ha sucedido con las costumbres y las a alteraciones en la historia del ser humano; así, por ejemplo, nombres tales como Fraternidad, Revolución e Igualdad fueron frecuentes tras la toma de la Bastilla en Francia; lo mismo que Constitución, Barricada, Hoz y Martillo se usaron mucho por efecto de la fiebre política que se vivió en diferentes periodos históricos en distintos países. En España, por ejemplo, durante la Transición democrática (1975), se usaron Democracia y Libertad. También ha cambiado la fuente de inspiración. Durante mucho tiempo lo ha sido el santoral, un listado ‘de los santos cuya festividad se conmemora en cada uno de los días del año’ (DLE, 2014); por ello, circularon nombres tales como Santa Sofía, Santa Inés, Coronación de San José, Natividad, etc. Un lector del blog Castellano Actual nos comentó que esta práctica antigua de colocar el nombre según el santoral hizo que a un niño le pusieran Santoral al Dorso porque creyeron que se trataba de algún santo. 

El tema da para más, pero lo dejo aquí por ahora. En plena pandemia tenemos a Covid Marie, a Lockdown (‘confinamiento’) y a Sanitiser (‘desinfectante’), pero no nos sorprendamos si luego llegan  Covid, Covid19 o, incluso, Coronavirus y Pandemianombres que más bien podrían responder a momentos que dejaron huella en la vida de sus progenitores, igual que sucedió con la pequeña Inundación. 

Un comentario

  • Jacinto Gonzáles dice:

    “el santoral, un listado ‘de los santos” en que solo aparecen unos cuantos “santos” los demás son solo “SAN”. (¿Cómo será el plural de “san”, será sanes?

    La Constitución Peruana dice que todo recién nacido tiene derecho a un nombre, no pone límtes.

    ¿Será cierto que a una recién nacida por nonbre le pusieron “Tacna Restituta”?
    ¿Qué será de H20 y de los hijos de Kiko Ledgard J. con sus curiosos nombres?
    ¿Sabrán o sabrían lo que es la circuncisión, como hay algunos llamados así?
    Ni decir, muy dado por el Caribe, de los que se llaman “Madein Usa” o “USmail”

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange