De los hippies a los millennials

hipsters

Hacia la época de los años 60 surgió el movimiento jipi (ing. hippie), un grupo social ‘caracterizado por su pacifismo y actitud inconformista hacia las estructuras sociales vigentes’ (DLE, 2014). Otra tendencia fue la que impusieron los punks, a quienes el diccionario académico define como ‘movimiento musical aparecido en Inglaterra a fines de la década de 1970, que surge con carácter de protesta juvenil y cuyos seguidores adoptan atuendos y comportamientos no convencionales’. A los jipis y a los punks (entre otros), les han seguido nuevos usos, que a continuación vamos a explicar.

El  primero sobre el cual trataremos es el de los llamados hipsters. El Diccionario Cambridge (online) define al hipster como aquella persona que está ‘muy influenciada por la moda y las ideas más actuales’. Este grupo lo conforman jóvenes de clase media cuyos intereses se asocian con lo vintage o alternativo, se encuentran en contra de las convenciones sociales, la industria comercial y la moda que predomina.

Otro grupo lo conforman los normcores, estos jóvenes comparten la inclinación por vestir de una manera muy simple y tradicional. Su atuendo se arma con un polo simple de algodón, pantalones sueltos y zapatillas; su objetivo es regresar a lo básico.

Contrastando con las anteriores, surge en la actualidad un nuevo grupo de jóvenes profesionales ambiciosos, que ganan mucho dinero y que lo gastan en cosas que están a la moda. Estos son los llamados yuppies, ‘personas que poseen muchas habilidades tecnológicas y tienden siempre a contar con mayores ingresos económicos y vivir con un alto nivel de estrés, con la finalidad última de conseguir mayores adquisiciones materiales’.

Por otro lado, los muppies son otra moda social actual. Dicho vocablo es un acrónimo formado por las palabras millennial y yuppie, fue inventado por la escritora estadounidense Michelle Miller en su libro The Underwriting. Este grupo lo conforman jóvenes de entre 25 y 35 años, muy ansiosos del éxito laboral, más por satisfacción personal que por recibir una buena remuneración económica. Son grandes seguidores de las redes sociales y profesionalmente muy bien preparadas. En cuanto a su estética, tienen un estilo informal, y son adictos al deporte y a la ingesta de alimentos saludables.

La última tendencia sobre la cual se tratará en este artículo es la de los famosos millennials. Este grupo está constituido por jóvenes nacidos entre 1980 y 1990; el Diccionario Cambridge restringe este rango de tiempo y señala que los millennials son personas ‘nacidas alrededor del año 2000’. Se caracterizan por haber crecido muy cerca del uso del internet, por lo cual son considerados nativos digitales y tienen una manera de pensar muy abierta y libre para vivir.

Al respecto, la Fundación del Español Urgente indica que el término inglés millennial hace referencia a ‘la generación y, aquel grupo de personas nacidas en las dos últimas décadas del siglo XX’. Son individualistas, aunque con una gran conciencia global y medioambiental. Sobre la naturaleza de la voz millennial, la Fundéu señala que la palabra milenio puede formar adjetivos con las terminaciones –ico y –al, -milénico y milenial, palabras que pueden funcionar también como sustantivos. La forma milenial debe ser pronunciada como una palabra aguda /mileniál/ y su plural recomendado es milenailes. Por lo tanto, se recomienda el uso de las voces adaptadas a nuestra lengua española milénico(-a) y milenial: “El crecimiento económico que ha estado experimentando el país en los últimos años no solo llena de optimismo a los ‘millennials’ peruanos (los nacidos entre 1981 y 1995), sino que también los diferencia de sus pares nacidos en el resto del mundo”. (Claudia Paan, El Comercio, 21 de febrero de 2017)

La Fundéu recomienda que, al optar por la voz inglesa, se escriba la palabra en cursiva, o si no se cuenta con esta variante tipográfica, hacer uso de las comillas. Con respecto a las otras voces tratadas, que aún no han sido adaptadas a nuestro idioma (hipster, normcore, muppie, yuppie), la Ortografía de la lengua española (2010) recomienda que los extranjerismos crudos se escriban en cursiva y entre comillas en los textos manuscritos. Además, la Nueva gramática de la lengua española (2010) advierte que dichos extranjerismos no adaptados deben mantener el plural de la lengua a la que pertenecen que, en el caso de las voces tratadas, solo amerita la adición de una –s.

Es necesario comentar que los términos analizados son voces extranjeras que han sido tomadas por nuestro idioma con el objetivo de calificar sobre todo, actitudes y formas de vestir de distintos grupos de personas, que bordean un rango de edad de entre 18 y 35 años aproximadamente. En nuestro entorno, el uso de dichos términos no tiene una extensión muy amplia y, especialmente, podemos identificarlo en la capital de nuestro país y en algunas capitales de provincia, donde las condiciones económica y social, provocan que los jóvenes sean influenciados por la moda y de estilos de vida que se originan en Europa y en Estados Unidos. Más allá de ello, la subsistencia que puedan experimentar en nuestro léxico dependerá del uso que realicemos los hablantes.

Regina Victoria Rosas Yamunaqué

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>