Duda resuelta: Acento enfático

Por , publicado el 12 de octubre de 2017
Pregunta de Juan Pérez Nomás ():

Al castellano para que parezca una partitura musical y poder escribir la forma que se quiere expresar le faltan signos.
Para mí, y quizá para muchos, primera noticia del acento enfático, solo he conocido y usado la expresión “poner énfasis”.
Del acento enfático nos dicen que “su uso es común «en el discurso oral y político y periodístico, …” y dan un ejemplo: “La responsabilidad del Gobierno…».” en que subrayan la primera sílaba de “responsabilidad”.. ¿Esa es la forma de graficar el acento enfático?
En las redes sociales, el escribir en mayúsculas equivale a gritar. ¿Esto también es un acento enfático?

Respuesta de Castellano Actual:
Estimado Juan:

El acento enfático es una marca oral que no tiene representación gráfica en la escritura, pues, a diferencia del acento ortográfico o tilde, este no tiene efectos en el cambio de sentido de la palabra; de ahí que el español no contemple ningún signo de puntuación que cumpla esa función. Así, el uso del subrayado en el ejemplo propuesto es, simplemente, un recurso didáctico para facilitar al lector la comprensión del tema explicado.

De otra parte, en la comunicación oral, el hablante puede dar mayor énfasis a una parte de su enunciado en la que desea incidir expresamente con alguna intención. Por ejemplo, en Esta es mi casa, la pronunciación normal (no enfática) sería [ésta és mikása], donde el mi, por ser una palabra átona se pliega, en la pronunciación, al sustantivo, que es tónico. Sin embargo, el hablante podría poner énfasis en mi [ésta és mí kása], dotándolo de tonicidad y separándolo del sustantivo, pues su intención es justamente destacar el valor de posesión que aporta el mi; esto es, que el dueño de la casa es él y no el receptor, por ejemplo. Este acento, sin embargo, no supone que se deba colocar tilde a la palabra o que cambie el sentido del enunciado.

De este modo, en la escritura, y ante la imposibilidad de comunicar el énfasis con un signo ortográfico diseñado para ese fin, el que escribe suele valerse de los recursos que le ofrece el sistema. Así, el uso de las mayúsculas “focalizadas” puede servir para lograr ese cometido (Esta es MI casa), del mismo modo que podría servir el subrayado, las comillas, las negritas, la cursiva, el usar otro color, etc. Estos usos, sin embargo, no están regulados ortográficamente, pues se enmarcan en el plano de la libertad expresiva del hablante que debe sopesar su uso en función de las circunstancias en que se comunica.

Por último, en el ámbito de la cortesía digital, efectivamente, se desaconseja el empleo de la mayúsculas totales (toda la palabra escrita en mayúsculas) y aún más, el escribir todo el texto de esa forma, pues se percibe como un ataque al receptor.

Un cordial saludo,

Castellano Actual

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange