Duda resuelta: Clasificación de los adverbios

Por , publicado el 11 de octubre de 2017
Pregunta de Alonso Velásquez (Perú):

Quisiera saber si se sigue usando la clasificación que he encontrado en el libro Gramática del adverbio en el español: “Como los pronombres, los adverbios se dividen en interrogativos (¿dónde está el libro?), demostrativos (aquí, allá) y relativos (donde tú lo dejaste), que sirven, respectivamente, para preguntar, responder o referir al demostrativo un concepto atributivo (1917: ∫ 180. a). A estos tipos de adverbios hay que sumar los demostrativos indefinidos (en alguna parte, alguna vez, algo, nada…) y los relativos también indefinidos (dondequiera, cuando quiera, como quiera, cuanto quiera…) (1917: ∫ 180. c)”, o si se separa solo en simples y compuestos, de lugar, de tiempo, de cantidad, de modo, de duda, de negación y de afirmación, por modificar al verbo, a un adjetivo u otro adverbio.

Respuesta de Castellano Actual:

Estimado Alonso:

La clasificación más actual y la que se recomienda seguir es la propuesta por la Nueva gramática de la lengua española (2010, 30.1.2), que considera cuatro criterios: estructura morfológica, significado, naturaleza gramatical e incidencia sintáctica.

A continuación, se presenta a grandes rasgos esta clasificación:

Según su estructura morfológica, los adverbios se dividen en simples (cerca, lejos, mal) y los formados por algún recurso morfológico, como los adverbios que resultan de la unión de un adjetivo más -mente: rápidamente, hábilmente, lentamente.

La clasificación más tradicional es la que se basa en el significado: cantidad (mucho), lugar (allí), tiempo (ayer), manera (cuidadosamente), afirmación (sí), negación (nada) y duda (tal vez).

Según su naturaleza gramatical, los adverbios se dividen en léxicos y gramaticales. «Son propiamente léxicos adrede, bien, deprisa, regular, temprano, etc.» (30.1.2c). Por otro lado, los gramaticales se dividen en siete grupos: demostrativos (aquí, allá), identificativos (delante, detrás), cuantificativos (muy, algo), relativos (donde, cuando), interrogativos (dónde, cómo), exclamativos (cómo, cuándo) y focales (no, también, incluso).

Por último, según su incidencia sintáctica, los adverbios pueden ser argumentales o adjuntos. Los primeros «están seleccionados por algún predicado como parte esencial de su significación» (30.1.2d), por ejemplo: La oración *Teresa vivía necesita un adverbio argumental como aquí: Teresa vivía aquí. En cambio, los adjuntos modifican al verbo, pero su ausencia no altera significativamente la oración: Andrés caminaba rápidamente por la acera; Andrés caminaba por la acera.

Saludos cordiales,

Castellano Actual

4 comentarios

  • Luisa dice:

    HOLA GRACIAS POR SU AYUDA QUE ME FUNCIONO MUCHO 😉

  • Anónimo dice:

    Dicen “La oración *Teresa vivía necesita un adverbio argumental como aquí: Teresa vivía aquí.”
    Y si solo se quería decir que vivía, esto es “Teresa no estaba muerta”, ¿habría que poner un adverbio argumental?

  • Castellano Actual dice:

    Estimado lector:
    En el ejemplo propuesto se utiliza el verbo vivir con el significado de ‘habitar o morar en un lugar o país’ y con ese significado selecciona o rige un complemento de lugar que puede ser un adverbio locativo (aquí, allí, allá…); en cambio, en el ejemplo que usted propone vivir significa ‘tener vida’ y no exige complemento para tener sentido completo.
    Saludos cordiales,
    Castellano Actual

  • Veronica dice:

    Me sirvió de mucho esta info. ¡Gracias!

Deja un comentario

×