Duda resuelta: sustantivo calor

Por , publicado el 22 de febrero de 2012

Pregunta:

No entiendo, según la RAE y su diccionario en línea calor es masculino, no es que por lo tanto debería usarse el artículo “el”?
1. m. Sensación que se experimenta ante una elevación de temperatura. U. t. c. f. Sin embargo, también encontré esto: Según el uso estándar o académico, el sustantivo calor (caloris, en latín) es masculino (lo correcto es el calor); sin embargo, en algunos lugares o para algunos hablantes es la calor, indudablemente, ello obedece al carácter dialectal de la lengua. ¿A qué debemos obedecer al uso dialectal o al uso académico?

Saludos

Respuesta de Castellanoa Actual

Estimado lector:

Calor viene del lat. calor, -ōris y según el diccionario en línea DRAE también se usa como femenino (U. t. c. f. significa eso), por lo tanto, puede ser el calor o la calor. Cabe indicar que esta diferencia se da, por lo general, en singular y no en plural, por ejemplo: mar en plural es siempre los mares (masculino) y no *las mares (femenino). La Nueva gramática básica de la lengua española (2011) indica que la ambigüedad en algunos nombres o sustantivos es propia de algunas variedades geográficas, así como de ciertos registros y niveles de lengua. Esto significa que si bien es cierto que el sustantivo calor es masculino mayoritariamente, en algunas regiones se emplea la calor, forma femenina que no pertenece al español estándar como usted mismo investigó.

Que no pertenezca al español estándar no significa que sea incorrecto su uso y tampoco que se deba evitar, debemos recordar que una lengua es una “unidad relativa” porque dentro del sistema de una lengua se dan distintas normas, distintos usos recurrentes, que identifican a distintos grupos de hablantes de esa lengua. Los rasgos del habla identifican la procedencia geográfica (variaciones diatópicas), el nivel social (variaciones diastráticas) e incluso las variadas circunstancias que vive el hablante (variaciones diafásicas). Son señas de identidad que adoptamos al hablar y sabemos reconocer. Por ellas nos reconocemos miembros de un determinado grupo dentro de nuestra comunidad lingüística.

Tanto los dialectos como sociolectos e idiolectos están sujetos a distintos tipos de normatividades. Frente a estas diferencias existe la lengua estándar, que se considera el modelo ideal de lengua, por cuanto está sujeta, en gran parte, a la norma culta. La lengua estándar es la que evita el empleo de cualquier tipo de particularismos para no identificarse necesariamente con ninguna región, ningún estrato social, ni con registro alguno. Es una norma “neutra” que en general es empleada por los medios de comunicación y, en especial, podemos encontrarla en los noticieros de televisión. Cabe recalcar, no obstante, que ni siquiera esta es la “lengua” ideal, puesto que no deja de ser una variedad más.

Respondiendo a su pregunta: “¿A qué debemos obedecer al uso dialectal o al uso académico?”. Lo primero que debemos hacer es establecer armonía entre lengua, contexto y conocimiento del mundo porque la competencia comunicativa no solo incluye el conocimiento y dominio del código lingüístico, sino que los aspectos sociolingüísticos, funcionales y discursivos también ocupan un lugar primordial, recordemos que las palabras siempre se dan en contexto y dependiendo de ese contexto pueden tener distintos significados. Lo que es culto o normal en una zona geográfica puede resultar inapropiado en otra, por citar ejemplos, la norma culta americana rechaza vulgarismos que en España gozan de indulgencia o no se sienten como tales: la pronunciación  -ao por -ado  es demasiado plebeya en Méjico y Argentina, donde el uso normal evita omitir la -d-.  La acentuación peninsular grave de amoniaco /amoniáko/, policiaco /policiáko/, cardiaco /kardiáko/, austriaco /austriáko/ es inaceptable para oídos cultos argentinos, acostumbrados a los esdrújulos: amoníaco, policíaco…

No es exacto hablar de mayor o menor vulgarismo, de uso dialectal o uso académico, sino de determinadas divergencias de norma dentro de una norma general común.

Espero hayamos podido resolver tu inquietud.

Atentamente,

 

Castellano Actual.

13 comentarios

  • sea como sea , no podemos basarnos ya en las raices de las palabras a la hora de conjugar un sustantivo , ya tenemos nuestro lenguaje, calor de aqui hasta la china es genero masculino y en mi humilde opinion pienso que estamos haciendo del español un español vulgar como en sus tiempos el latin, y creo que es falta con nuestro lenguaje y poco decoroso utilizar LA CALOR que no es mas que un termino coloquial usado en ciertas partes , pero para mi es incorrecto aunque la real academia española lo acepte

  • Leon gomez dice:

    En mi opinión no podemos oponernos al cambio, siempre existen cambios a través del tiempo y según las regiones geográficas, creencias, etc. y en lingüística también ocurren estos cambios, solo que a veces no nos gusta que esto ocurra, igualmente muchas de las palabras que usamos hoy han cambiado mucho con los años pero no nos quejamos porque ni siquiera nos hemos percatado de ello, saludos!

  • Ernesto dice:

    Horrible me suena escuchar “la calor” o “está haciendo una calor”.

  • María Isabel dice:

    ROMANCE DEL PRISIONERO

    Que por mayo era, por mayo,
    cuando hace la calor,
    …………..

  • Velia Sedas dice:

    Concuerdo totalmente con Luis David Carrillo. Mi madre es oriunda de un estado en el sureste mexicano, en donde el uso común de ese vocablo es femenino, no así en el resto del país.
    Lamentablemente la RAE se ha afanado en cambiar las reglas y normas sin ton ni son. Ha admitido, para desmayo de muchos, la palabra “güey” en el diccionario. Eso señores, es promover el vulgar, común y hasta inculto uso de la lengua.
    Voy a estar esperando entonces que incluyan “güevos, güeno, encá, ontá y ora” y toda palabra o expresión alterada en el uso vulgar o común del lenguaje.
    Los anglicismos son otro monstruo que promueve la RAE ¿Por qué incluir más vocablos en el DRAE cuando se tiene el perfecto equivalente en español? Y no me canso de lo mismo, véase: lady, bacón, living, autoestopista, flipar, christmas, holding, gay, y no sé cuántas más. No me aparto de la inlcusión de aquéllos para los que no tenemos vocablo o expresión.
    Mientras se afanan en incluir más vocablos como los anteriores, para los cuales no tenemos los hispanoparlantes ningún problema en hallar un equivalente, existen palabras que no sé por qué razón no las incluyen o se tardan décadas en hacerlo, por ejemplo “crotalista”, esa palabra no figura en el diccionario; “expectativa” hizo su debut hace pocos años, pero se contaba con la palabra “expectante”.
    No me molesta que los regionalismos existan, pero que no vengan los señores académicos con que “A Chuchita la bolsearon” y que el uso imponga la norma del buen decir y el buen escribir. De ser así, pues que dejen de estar “haciéndose güeyes” y se dediquen a otra cosa.

  • Dennier dice:

    Me parece muy correcta su intervención, ciertamente me he dado cuenta que desde hace un tiempo, la RAE está aceptando términos que antes no se les consideraba siquiera y eso está muy mal visto por mi persona también, saludos.

  • yarima dice:

    Pues vaya chasco tanto tiempo estudiando para nada. Resulta que de aqui a unos años es aceptable por ejemplo la ordenador… Es que como adquieres cultura ?como te puede enseñar alguien algo si no siquiera saben ellos mismos. Menuda educación. Una anécdota le pregunto a una profesora de catalan callos si se dice calls unos dicen si otros no!! Sobran los comentarios al respecto vayaaa por dios

  • Fenietzsche dice:

    Pues yo creo que eres pretencioso, Luis David. La RAE es la autoridad y si no te sometes tú, tus correcciones y opiniones están equivocadas.

  • Ana dice:

    Es muy interesante cómo nos resistimos al cambio. Todo idioma es un ente vivo.

    En mi opinión, la selección lexical depende de la audiencia de mi texto o discurso. En cuanto al registro que utilizaría, mi preferencia es el académico. Por razones laborales, es el que utilizo con mayor frecuencia. En cuanto a corrección o incorrección de las palabras usadas, creo que todas son correctas porque nos ayudan a comunicarnos que es el principal uso de un idioma. Pero sí es importante considerar las circunstancias para poder escoger la palabra adecuada o apropiada. Creo que esto es el tema de la discusión. ¿Qué es adecuado y qué es inadecuado?

  • carli dice:

    Hace calor o esta calor?

  • Virginia Durán Moreno dice:

    Incluso en el plural sufrimos la escucha de: estas calores…las calores que están haciendo…Me parece bueno flexibilizar, de todas maneras…

  • Nerea dice:

    Pienso que para mi es un sustantivo ambiguo así me enseñaron y es muy difícil acatar a la Rae que la verdad pueden ser .muy capaces pero son humanos y por lo tanto se equivocan.

  • Anónimo dice:

    Nerea, también eres humano y por lo tanto pasible a equivocarte.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange