El uso de HASTA y la duración de las acciones

Por , publicado el 2 de febrero de 2012

Caminando por uno de los pasillos de la universidad, me encontré con una apurada amiga que, al tropezarse conmigo, me dijo:

Luego me buscas, tengo clase hasta las cinco.

–Está bien –le dije– pero, ¿cómo?, ¿entras a las cinco o a las cinco sales?

–Entroooooo –me respondió–.

Y es que hasta es una de las preposiciones que a pesar de tener un significado relativamente claro de término de la acción o tiempo que introduce, es usada por los hablantes también con valor o significado de ‘inicio temporal’. Es este el uso que le dan a hasta los hablantes de esta zona norte del Perú, más allá de lo convencional de la lengua. Así, es usual que abunden expresiones como “Abren hasta las diez de la mañana”. Y en este caso se nos ha hecho tan natural que ya ni siquiera preguntamos para aclarar el contenido, porque, además, el contexto puede ayudar: si se trata de un banco o de una tienda del centro de la ciudad, es lógico que se abra desde las diez de la mañana, como lo señala la preposición hasta, y no que a esta hora termine su atención al público o cierren. Pero, a pesar de esto, se hace importante aún que los anuncios de horarios de atención precisen explicar: “Lunes a viernes: DE 9 a.m. A 9 p.m.”, por ejemplo. Pero, ¿cuándo se usa hasta?

Si especificamos el inicio y término de la acción, se puede utilizar de en correlación con a, o desde en correlación con hasta. La equivalencia de estas construcciones de enlace es una de las principales causas del desvío del significado de ‘término’ de hasta, pues se considera equivalentes a y hasta, así como de y desde. En los casos antes mencionados, el hablante en realidad está pensando en la equivalencia “Tengo clase a las cinco” y “Abren a las diez de la mañana”, o en el equivalente semántico –que no goza de preferencias en la expresión hablada cotidiana– : “Tengo clase desde las cinco” y “Abren desde las diez de la mañana”. Hay también quienes prefieren negar la acción y dicen, sin temor a equivocarse: “No tengo clase hasta las cinco” o “No abren hasta las diez de la mañana”. Pero, cuidado, negar solo es posible cuando se utiliza la preposición hasta, porque al decir “No tengo clase a las cinco” o “No abren a las diez de la mañana” variaría por completo el significado de la expresión, pues a no es equivalente a hasta en estos casos.

Este uso de hasta es un ejemplo más de la vida de una palabra en una comunidad de hablantes, más allá de lo que es convencional en su lengua. Y ahora sí me despido y sin temor a equivocarme o a generar malentendidos les digo: hasta una próxima oportunidad.

Claudia Mezones Rueda

6 comentarios

  • María Elena dice:

    Me sorprende esta información tan interesante, porque ese uso de “hasta” es característico de México. Yo no recuerdo haber escuchado ese uso en Piura, pero sería necesario registrar casos e investigarlo. Podría haberse difundido mediante los medios de comunicación, específicamente los programas de televisión mexicanos. ¡Gracias por el dato! Yo nací en Piura, pero no tengo ese valor semántico para “hasta” y tengo muchas anécdotas sobre cuánto me ha costado acostumbrarme al uso de “hasta” en México.

  • Castellano Actual dice:

    Estimada María Elena:

    Pues, es muy característico en el habla de Piura actualmente. Habría que seguirle el rastro histórico y su expansión dialectal para tener más información que nos permita explicar con mayor rigor este uso. Ya en alguna oportunidad tuve la curiosidad de “googlear” mis artículos y este precisamente aparece en la red comentado, sobre todo, por mexicanos que pensaban que solo era característico de allí. También he tenido la oportunidad de coincidir con mexicanos y, en efecto, he podido probar que tenemos varias coincidencias dialectales, entre las más resaltantes el uso de hasta y el de ahorita.
    Saludos,
    Claudia Mezones

  • nohemi dice:

    Hola:

    El uso de hasta esta muy difundido en todo el Perú, yo soy de Arequipa y es parte de nuestra habla cotidiana, especialmente cuando estás en el colegio o en la universidad: Tengo clases hasta las 4, El mall abre hasta las 10 de la noche, etc. Son rasgos morfosintánticos del español de América, son tan amplios y diversos que las academias no tienen suficientes datos para documentarlos todos, en particular el del español andino .

  • Eliana dice:

    Mi cuñado recibió unos días de descanso por paternidad, su jefe le mandó un mensaje que decía “estás cubierto ‘hasta’ el viernes”; tuvimos un debate sobre si debería volver a la oficina el viernes o el lunes. Mi cuñado optó por llamar a la oficina para clarificar: tiene que reportarse a trabajar el viernes. A mi parecer, el viernes está “cubierto” y “no tiene que trabajar hasta el lunes”, quiero decir que el lunes, no antes, debe reportarse al trabajo. Si digo tiene que trabajar hasta el lunes me parece que digo que tiene que trabajar desde ahora y terminar el lunes. ¿Estoy usando bien la preposición “hasta”?

  • Castellano Actual dice:

    Estimada Eliana:
    En el mensaje Estás cubierto hasta el viernes se debe entender que el viernes es el último día en el que se le cubrirá, e irá a trabajar el lunes. Por otro lado, en el enunciado Tiene que trabajar hasta el lunes se entiende como ‘el lunes es el último día que trabajará’.
    En el siguiente enlace encontrará más información al respecto: http://udep.edu.pe/castellanoactual/duda-resuelta-hasta/
    Saludos cordiales,
    Castellano Actual

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange