¿En concreto o en específico?

Por , publicado el 5 de noviembre de 2018

Las preposiciones tienen un contenido abstracto casi siempre relacional y, en el caso de la preposición en, además del significado general de ubicación espacial o temporal, se ha señalado su empleo frecuente “en grupos de naturaleza predicativa que expresan el estado en que se encuentra algo o alguien” (Nueva gramática de la lengua española. Manual, p.568 [§29.4.3h]). Así, se dice que algo está escrito en alemán, que ese tanto es dinero en metálico (España), o en sencillo (Hispanoamérica), o que alguien salió a la puerta en pijama, etc.

El Diccionario de la lengua española (2014) también registra la locución adverbial en concreto, que no expresa un estado sino más bien un modo o manera precisos en que se presenta algo: Esa otra persona en concreto está negociando con nosotros porque tiene también unos objetivos propios. En el lenguaje filosófico, se presenta junto a su opuesto: “lo que es propio de la naturaleza, de ningún modo se predica del supuesto ni en abstracto ni en concreto” (Tomás de Aquino, Comentario a las sentencias de Pedro Lombardo). Es un uso ya presente en la prosa científica y didáctica del español clásico y el CORDE ofrece un ejemplo de Francisco de Ávila (1508): “A este summe Beato pertenece dignidad en concreto y en abstrato por natural equidad”. Desde entonces ha prevalecido su uso en obras del ámbito académico.

El diccionario define también, por otra parte, el adjetivo específico como sinónimo de “concreto” (para decir que es algo ‘preciso’ o ‘determinado’), pero no recoge la locución en específico, que es cada vez más usual en México, Perú y otros países hispanoamericanos, y resulta también equivalente a la locución general: “Antes de analizar en específico las peculiaridades de cada rol, se necesita precisar…” (Pellegri, A. La terapia ocupacional para la edad evolutiva en el mundo).

María Antonia Martín Zorraquino y José Portolés [«Los marcadores del discurso», en Bosque, I y Demonte, V. (eds) (1999): Gramática descriptiva de la lengua española, vol. 3. Madrid: RAE – Espasa Calpe, p. 4057] señalan que en concreto sirve también en un uso no predicativo sino como marcador discursivo, como un “operador de concreción”, que “presenta el miembro del discurso que los incluye como una concreción o ejemplo de una expresión más general”, equivalente a por ejemplo o verbigracia. Lo podemos ver muy a menudo en los textos: “un completo modelo de análisis de traducciones que aplica a las de determinadas novelas; en concreto, a traducciones inglesas de Madame Bovary” (Azorín y Miró en traducción, editado por Fernando Navarro Domínguez).

Pues bien, igual empleo tiene en específico en español americano: “Para realizar el diagnóstico de trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia, y en específico en los trastornos del aprendizaje, de las habilidades motoras o de la comunicación del desarrollo” [García Sánchez, Jesús N. (1998). Manual de dificultades de aprendizaje: lenguaje, lecto-escritura y matemáticas. 3° ed. España: Narcea].

Podría tratarse de una influencia del inglés, lengua en la que a specific person resulta muchísimo más frecuente que a concrete person. Con todo, no faltan en castellano otras construcciones análogas: en parte, en total, en particular, en general…, por lo que en específico se integra en un conjunto variado de expresiones de similar formación, y su empleo no puede ser señalado por ello como incorrecto.

Carlos Arrizabalaga

Referencia de la imagen: RPP en https://rpp.pe/politica/congreso/alberto-fujimori-miguel-torres-nada-impide-que-una-ley-se-inspire-en-un-caso-en-concreto-noticia-1156116

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange