Estamos full

Estamos rodeados de anglicismos y ya no hay modo de quitarnos de encima la mayoría. Algunos van quedando atrás, afortunadamente. Ya no decimos “el mouse de la computer” sino “el ratón de la computadora” (algo es algo). Ya no decimos “deletear files” sino “borrar archivos”. En el lenguaje futbolístico ya no decimos “réferi” sino “árbitro”, ni “córner” sino “saque” o “tiro de esquina”, y así otros.

Pero el inglés sigue siendo el rey de la fiesta y escuchamos por doquier cantidad de frases y palabras tomadas del idioma cuasimonosilábico sin más ni más. En la calle encuentro un taller que anuncia en un letrero que venden muebles, vitrinas y “stantes”. Se comió la “e” porque así parece venir del inglés, o es que de veras piensa que viene del inglés, por eso de que radiocaseteras, lavadoras y toda suerte de artefactos vienen todos con un botón que dice “stand by”.

Otro día encontré escrito: “scanneres”. Gracioso que conserva la forma gráfica que tiene el término en su lengua originaria, pero le pone el plural del castellano: otro engendro. Otros anglicismos que me asustan son “tener chance”, o ese otro de “ofrecer mejor performance” y lo de ir a ver el “sunset”, por supuesto. He tratado, pero no los aguanto. Con todo, me parece más horrible aún que ofrezcan parrilladas con salsa BBQ (pronunciado algo así como “barbequiu”, si en realidad “barbacoa” es un término azteca que pasó al inglés americano a través del español mejicano, y todavía aquí en Piura se usaba (también para emparrillado o cama para dormir) no solo antes de que se inventasen los restaurantes al mejor estilo sureño, sino incluso antes de que se hablara inglés en tierras americanas. No sé si podremos ganar esta batalla gastronómica cuando le damos un nombre extranjero al trago nacional, lo que no es nuevo ya que el tan español y castizo “jamón” tiene un nombre francés.

Algunos anglicismos antiguos se nos hicieron cotidianos y les tenemos cariño como si fueran de toda la vida, como ocurre con “chompa” (de jumper), “queque”, (de “cake”), “gasfitero” (de “gasfitter”), “lonche” (de “lunch”) y otros. Ese camino lleva “guachimán”, aunque compite con “vigilante”. No decimos “custom” pero nos hemos inventado el verbo “customizar” para el que realiza la tarea del anglicismo de marras. Y tan contentos.

Finalmente, el indefinido “full” ha llenado nuestra vida diaria, y en lo laboral estamos “full chamba”, en la noche “full cansados”, y el supermercado “full gente”, el carro “full equipamiento” y el sábado todo está “full” y la iglesia el domingo “a full”. Y como no queremos pensar las cosas sino solamente que nos den el secreto de ganar dinero a espuertas, los libros o los eventos académicos se venden como pan caliente cuando son “full prácticos”, quizás por no ofrecer ninguna idea de consideración.

Es un caso interesante para los lingüistas porque los anglicismos suelen ser sustantivos o verbos, pero en este caso es un indefinido que actúa como adjetivo o como adverbio y vale también como locución. Es indestructible.

Carlos Arrizabalaga Lizárraga

3 comentarios en “Estamos full

  1. Algunas que me sacan de quicio en TV …. “oiga oficial(de policia)” en vez de agente (en inglés “officer”) . “Este local tiene muy buenas facilidades” (instalaciones) – (en inglés “facilities”) . En 1 TV mexicana oí “no se registraron casualidades(bajas)” (en inglés “casualties”) y algunas mas que ya recordaré…

  2. Carlos A. Gainza dice:

    A raíz del comentario de “barbacoa lotusgrill”, he releído el artículo “Estamos full”.
    .
    De entrada veo que usan como referente “Ya no decimos “el mouse de la computer” sino “el ratón de la computadora” y no sabemos quienes conforman el plural “Ya no decimos”, porque lo que es,
    por aquí seguimos diciendo mouse y lo que más me llama la atención es que unos huachafos comenzaron a decir “ordenador” algo que se ha pegado.
    .
    Por una reluctancia (para usar un nombre técnico) hacia el inglés americano, después de por años haber tenido computadoras, a alguien se le ocurrió ordenador a todas las computadoras que por años usamos, (quizá por puritano, le pareció “malsonante” decir com-puta-dora), Pero, incluso en España, por donde vino el cambio se dice contabilidad o sistemas “computarizados” y no “ordenadorizados, si fueran consecuentes a sus ideas.
    .
    Al PC, Personal Computer, tampoco tuvieron valor para traducirlo como OP, Ordenador Personal, que hubiera ido lo justo. O, quizá, lo intentaron y no pegó.
    .
    Que en Piura una tienda venda “muebles, vitrinas y “stantes” “, no creo que sea una muestra significativa para generalizar el uso de stantes. Pero impresiona el ejemplo que dan. Creo que más radiocaseteras, lavadoras y toda suerte de artefactos tienen botones de Start o Stop, que todo el mundo sabe de qué se trata, que “stand by, algo” que hasta ahora no le encuentro una palabra castellana que la suplante. Reposo, podría ser, pero …
    .
    Si nos ponemos a analizar las palabras en uso encontraremos muchas provenientes del latín, griego, francés, italiano, quechua y nadie se enfada o le molesta. Si al hablar castellano no encontramos un término para definir una cosa o acción, como en los orígenes de idioma usaremos lo mejor que se encuentre.
    .
    Hoy la tecnología avanza más rápido que la formación de palabras, el idioma ingles (de Estados Unidos) se caracteriza por poner nombre a las cosas, a diferencia del castellano que las describe.
    .
    Full ha pegado, una corta -cuasimonosilábica- palabra que dice mucho, que la RAE nos dé una palabra que la reemplace.
    .
    “No decimos “custom” pero nos hemos inventado el verbo “customizar” para el que realiza la tarea del anglicismo de marras.” Si nos dan una palabra castellana que exprese lo que es customizar, se comenzará a usar. Cuando la consigan y publiciten, fijo que habrán diez, cien o más “anglicismos de marras”.
    .
    Si vinieran del francés, quizá no serían tan rudos para juzgarla. No he oído muestras de rechazo al SUDOKO o al PETIT PAN que sin saber japonés ni francés, sabemos de que se trata. Siento que la preocupación se debe centrar no tanto en los vocablos sino en la sintaxis. Y si usan un verbo nuevo, que esté en su sitio en la oración, con su género, tiempo y número.

    Si acaban de aceptar UBERIZAR, UBERIZACIÓN, TURISTIFICACIÓN Y BARBARIZAR, ¿porqué no FULL?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>