He dicho y punto

Por , publicado el 12 de agosto de 2019

Para unir palabras o grupos semánticos en una oración, el español usa conjunciones. Dentro de esta clase de palabras se distinguen las conjunciones coordinantes, que enlazan los elementos sin establecer relaciones jerárquicas entre ellos (y yo, Ahora o nunca, Es bonito pero cuesta mucho…); y las subordinantes, que establecen relaciones de dependencia (Quiero que vengas).

Dentro del primer grupo están las conjunciones copulativas (y, e, ni), cuyo valor semántico característico es la adición o suma: Cómprame manzanas, mandarinas, peras y duraznos; Ni las películas ni la música ni el baile podían distraerla. De todas ellas, la conjunción copulativa por excelencia es la y. Ahora bien, en función de lo explicado hasta el momento, no nos quedaría duda de que la y se usa para coordinar una lista de elementos que se van sumando uno tras otro: Báñate, cámbiate y baja pronto.

Sin embargo, no es difícil encontrarnos casos en los que este valor gramatical se pone en duda. Por ejemplo, en expresiones como Te pasas el día trabajando y nunca te alcanza el dinero; No has hecho la tarea y te han puesto una carita triste; Esfuérzate diariamente y lograrás triunfar en la vida; Le dolió el estómago y tomó un té; ¿el valor de y es, simplemente añadir información? Solo con volver a leer los ejemplos planteados, podremos darnos cuenta que no.

Al respecto, la Nueva gramática de la lengua española (2009: 31.2m) especifica que “la conjunción copulativa y es compatible con muy diversas relaciones semánticas (causa, condición, tiempo, etc.) que el hablante y el oyente interpretan, pero que la sintaxis no manifiesta de manera formal”.

Retomando los ejemplos anteriores, tendríamos que la expresión Te pasas el día trabajando y nunca te alcanza el dinero es, sintácticamente hablando, una oración compuesta coordinada copulativa. Pero, si analizamos la relación semántica de las oraciones simples que la forman, diríamos que entre ellas existe una relación pragmática de oposición; de manera que sería equivalente a Te pasas el día trabajando; sin embargo nunca te alcanza el dinero.

Entonces, según lo explicado, la conjunción y puede tener un valor adversativo: Había estudiado toda la noche y no fue capaz de recordar nada en el examen (equivalente a Había estudiado toda la noche pero no fue capaz de recordar nada en el examen); un valor ilativo en No has hecho la tarea y te han puesto una carita triste (equivalente a No has hecho la tarea así que te han puesto una carita triste); o un valor condicional: Esfuérzate diariamente y lograrás triunfar en la vida. (equivalente a Si te esfuerzas diariamente, lograrás triunfar en la vida). Este último valor lo encontramos también en amenazas como Muévase y disparo.

Asimismo, se puede usar la conjunción y para abrir discursos o iniciar replicas matizadas de ironía, desprecio: ¡Y que me importa a mí lo que pienses!; sorpresa: ¿Y qué haces allí esperando?; indiferencia: ¿Y a mí qué?; para pedir explicaciones: ¿Y eso? (cuando alguien tiene un detalle que no esperábamos); para pedir a alguien que continúe un relato: ¿Y entonces?; para sugerir actividades: ¿Y si nos vamos a Canchaque este fin de semana?; para ponderar una acción: Y mira que era calladita, quién iba a pensar que haría algo así; para reprochar: ¿Y tú qué te has creído?; para intensificar: Habla y habla y habla y no hay cuando se calle; para enfatizar: Y basta ya de tu inconsciencia; Me gustó y mucho, He dicho y punto.

Lady Noelia Olivares Mauricio

4 comentarios

  • Anónimo dice:

    E pur si muove u n clásico de Y. …y sin embargo se mueve.

  • Anónimo dice:

    En el español de España, la nota de hoy acabaría con: “He dicho y punto redondo.”
    Son conocidos los punto aparte y punto final, aparte del punto redondo,¿hay otros “puntos” gramaticales?

  • Anónimo dice:

    No se suele decir en España punto redondo, sino punto o punto final.

  • Anthea Adara dice:
    Tu comentario está pendiente de moderación

    Hola.
    ¿Y no faltan unas comas en las siguientes oraciones?:
    • Te pasas el día trabajando, y nunca te alcanza el dinero. (Te pasas el día trabajando, pero nunca te alcanza el dinero).
    • Había estudiado toda la noche, y no fue capaz de recordar nada en el examen. (Había estudiado toda la noche, pero no fue capaz de recordar nada en el examen).
    No has hecho la tarea, y te han puesto una carita triste. (No has hecho la tarea, así que te han puesto una carita triste).
    Esfuérzate diariamente, y lograrás triunfar en la vida.

  • Percy Gonzalez dice:

    Hay dos anónimos o uno con dos modos de pensar.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange