Las locuciones preposicionales

Por , publicado el 29 de abril de 2019

En artículos anteriores hemos señalado que una locución se define como un conjunto de palabras que funciona como una sola clase que posee un significado particular; así, por ejemplo, decir que acabar con la huelga es el «caballo o caballito de batalla» del actual Gobierno significa que es el objetivo principal o el propósito para vencer dicha situación; o decir que alguien tiene un genio «de cuidado» significa que hay que tratarlo con mucha cautela; o si pedimos que sigan nuestras instrucciones «a rajatabla» (también «a raja tabla») queremos que las cumplan de manera rigurosa, precisa, exacta; o cuando vemos que alguien «hizo buenas migas» nos estamos refiriendo a que congenió con otro.

Hay pues distintos tipos de locuciones: nominales (caballito de batalla, media naranja, el qué dirán), adjetivales (común y silvestre, de cuidado, de cuarta), adverbiales (a la carrera, a rajatabla, a medias), verbales (echar una cana al aire, hacer buenas migas, sentar cabeza, tomar el pelo), conjuntivas (de manera que, ni bien), determinativas (un chorro de, un montón de), interjectivas (gracias a Dios, qué va) y preposicionales (a falta de, a pesar de). Precisamente, de estas últimas me ocuparé en esta oportunidad; pero antes, es necesario recordar que una preposición es aquella parte de la oración que funciona como nexo entre dos palabras o entre dos términos: Se presentó ante el juez; Luisa está en la cocina.

Las locuciones preposicionales, también llamadas locuciones prepositivas, son grupos de palabras que funcionan como preposiciones, tal como señalamos en el párrafo anterior: Los cultivos se perdieron a causa de las inundaciones; Comeré pescado en vez de pollo; He conocido lugares maravillosos a lo largo de mi vida.

Según se recoge en algunos textos académicos, como El buen uso del español editado por la RAE y Asale, algunas de las locuciones que se han formado a partir de «sustantivos presentan variantes basadas en el número gramatical»; así, son válidas a comienzo de y a comienzos de, a efecto de y a efectos de, a fin de y a fines de; otras locuciones presentan alternancia del artículo: a efecto de y al efecto de, con objeto de y con el objeto de, a ojos de y a los ojos de, por vía de y por la vía de (2013: 380); y otras cambian la preposición final: en honor de y en honor a, en torno a y en torno de.

En estos dos últimos, el hablante puede usar una u otra locución (Se organizaron los festejos en honor de tan ilustre huésped o Se organizaron los festejos en honor a tan ilustre huésped; No tengo nada más que decir en torno a este tema o No tengo nada más que decir en torno de este tema), sin embargo, lo más recomendable es optar por la primera.

Esta doble posibilidad no existe en otras, pues solo es posible: a bordo de, a cambio de, a falta de, a punto de, con vistas a, de cara a, de parte de, en aras de, so pretexto de…  Aquí también estarían las locuciones a base de, en relación con y con relación a, y no las tan extendidas *en base a ni *en relación a. Si analizamos la primera forma cabe señalar que uno no se basa «a» algo; así, no es correcto El ceviche está hecho en base a pescado crudo, sino El ceviche está hecho a base de pescado crudo; tampoco Lo sentenciaron en base a las declaraciones de sus cómplices, sino Lo sentenciaron sobre la base de las declaraciones de sus cómplices. En el caso de en relación a, cabe también precisar que uno no se relaciona «a» algo; por lo tanto, no es correcto No sabe qué hacer en relación a ese asunto complicado, sino No sabe qué hacer en relación con ese asunto complicado o No sabe qué hacer con relación a ese asunto complicado.

Finalmente, terminamos preguntándonos ¿es de acuerdo con o de acuerdo a? En el Diccionario panhispánico de dudas (2005) se precisa que la locución preposicional o prepositiva de acuerdo con, que significa ‘según o conforme a’, es preferida en la lengua culta; y que de acuerdo a es la locución más frecuente en América que, probablemente, ha surgido por influjo del inglés according to. Asimismo, se indica que de acuerdo a solo es «válida si lo que introduce se refiere a cosas: Aquello que en la vida real es o debe ser reprimido de acuerdo a la moral reinante […] encuentra en ella refugio (Vargas Llosa)». Si la locución «introduce un sustantivo de persona y significa ‘con arreglo o conforme a lo que dice u opina esa persona’, el uso culto solo admite de acuerdo con»: De acuerdo con Martínez, jefe del sector, saldremos de vacaciones la próxima semana y no De acuerdo a Martínez, jefe del sector, saldremos de vacaciones la próxima semana.

Eliana Gonzales Cruz

Referencia de la imagen: Hablando español: locuciones preposicionales. Disponible en https://castellanolatinoblog.wordpress.com/2017/01/17/leccion-n0-7-locuciones-preposicionales/

 

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange