Las palabras a los reyes y la gloria de los Pizarros, de Luis Vélez de Guevara

Por , publicado el 1 de junio de 2020

Entre las pocas piezas teatrales compuestas sobre la conquista del Perú durante el Siglo de Oro español, conservamos la comedia Las palabras a los reyes y gloria de los Pizarros del dramaturgo ecijano Luis Vélez de Guevara (en aquella época, “comedia” tenía el sentido más amplio de pieza teatral). En dicha comedia se dramatizó el principal logro del conquistador del Perú y, gracias al proyecto de edición completa del teatro de Vélez, realizado por William R. Manson y C. George Peale, contamos con una edición moderna de ella.

De acuerdo con Miguel Zugasti, encargado de las observaciones preliminares y notas bibliográficas de la mencionada edición (Delaware, Juan de la Cuesta, 2004, pp. 59-62), esta comedia habría sido encargada como parte de la campaña llevada a cabo por Juan Fernando Pizarro, bisnieto de Francisco Pizarro, y su primo Fernando Pizarro y Orellana, para recuperar el marquesado que se había arrebatado a la familia del conquistador del Perú durante dos generaciones a causa de la rebelión de Gonzalo Pizarro. Entre 1622 y 1625 circuló un pliego suelto de dos folios en el que, además de resumir el estado de la cuestión, Juan Fernando solicitaba la restitución del título de marqués. En 1625 envió un largo memorial titulado Discurso en que se muestra la obligación que su majestad tiene en justicia, conciencia y razón política, a cumplir y a mandar ejecutar la merced que la majestad imperial hizo a don Francisco Pizarro, dedicado al Conde-duque de Olivares, valido del rey Felipe IV. Por su parte, su primo Fernando compuso Varones ilustres del Nuevo Mundo entre 1625 y 1628, nueve biografías en las que Francisco, Hernando, Gonzalo y Juan Pizarro aparecen al mismo nivel de Cristóbal Colón y Hernán Cortés.

En lo que se refiere a las comedias encargadas para esta campaña, además de la comedia de Vélez de Guevara, Tirso de Molina compuso tres, la conocida Trilogía de los Pizarro. Sin embargo, Las palabras a los reyes tenía un lugar central en la mencionada campaña, pues, mientras las comedias de Tirso llevaban a los escenarios en Extremadura las mocedades de Francisco Pizarro (como sucede en Todo es dar en una cosa) y las gestas de sus hermanos Hernando y Gonzalo (La lealtad contra la envidia y Amazonas en las Indias respectivamente), la comedia de Vélez representaba frente a la corte en Madrid precisamente el principal logro de los Pizarro: la conquista del imperio de los incas mediante su victoria sobre Atahualpa en Cajamarca.

La comedia está dividida en tres jornadas. En la primera, se representa el acuerdo entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro para emprender la conquista del Perú. Tras esto, en la corte imperial, Hernando Pizarro se entrevista con el emperador Carlos V, de quien consigue el permiso para pasar al Perú. De nuevo, en el otro lado del Atlántico, Pizarro llega a la isla de Puná, donde es atacado por sus habitantes, a quienes consigue rápidamente hacer huir. Esta jornada acaba con la aparición de América, como personaje alegórico, que alaba a Francisco por su empresa y lo insta a conquistarla. En la segunda jornada, los hermanos Pizarro intercambian sus lugares, pues Francisco aparece en la corte imperial para informar a Carlos V de lo avanzado en la conquista del Perú. Mientras tanto, en Tumbes, su hermano se enfrenta a unos caníbales que han capturado a dos de sus soldados. Cuando Fernando consigue liberarlos, arriba Francisco con los refuerzos esperados. En la jornada final, ubicada en Cajamarca, se dramatiza la batalla entre incas y españoles. Vencido y capturado el inca, es presentado al final de la comedia ante Carlos V, quien recompensa a los hermanos Pizarro por su victoria.

Se rellenaba así el hueco que la Trilogía tirsiana había dejado al omitir, como Zugasti apunta, “el episodio máximo de las hazañas pizarristas” (p. 73). Además, la relación de esta comedia con la campaña organizada por la familia Pizarro queda demostrada por el episodio de la promesa dada a Carlos V por Hernando Pizarro. Este, para conseguir el permiso para viajar al Perú con su hermano Francisco, le había asegurado “conseguir para los dos de comer” (v. 300). Dicho episodio aparece en la biografía del mencionado conquistador incluida en Varones ilustres, la que recién sería publicada en 1639, y no solo es dramatizado por Vélez en su comedia, sino que da el título a la misma.

(Fuente de la imagen: http://dl.ub.uni-freiburg.de/diglit/velez1640a/0004)

Un comentario

  • Anónimo dice:

    “Las palabras a los reyes y la gloria de los Pizarros,”¿Eran dos los Pizarro o se apellidaban Pizarros, como decir los Torres? ¿así se decía en ese entonces?

    Sin embargo, “Tirso de Molina compuso tres, la conocida Trilogía de los Pizarro.”

  • Ignacio dice:
    Tu comentario está pendiente de moderación

    Anónimo, en la época los apellidos en plural variaban, lo que no es frecuente actualmente. Si busca el título de la pieza de Vélez en Google, verá que siempre aparece en plural. En cambio, “Trilogía de los Pizarro” es un nombre moderno, colocado probablemente por los filólogos o editores de la obra de Tirso del siglo pasado. El mismo Tirso nunca la llamó así.

    Le dejo un enlace que le servirá para conocer más sobre la escritura de los apellidos en la actualidad: https://www.fundeu.es/recomendacion/apellidos-en-plural-los-obama-y-las-obama-661/

    Finalmente, lo cierto, Anónimo, es que con una breve búsqueda en Google usted mismo hubiese podido resolver su duda.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange