Los nombres de nuestras naciones (2)

Por , publicado el 8 de julio de 2014

naciones-2

Hace unos días empecé un repaso general, en riguroso orden alfabético, del origen de los nombres de las naciones sudamericanas. Ya hablamos de Argentina, Bolivia y Brasil, de manera que hoy proseguiremos con nuestras vecinas Chile, Colombia y Ecuador.

Chile: Existen diversas hipótesis sobre la procedencia de este nombre. Una supone que, antes de la conquista, los indígenas peruanos ya llamaban chili a las tierras situadas al sur del desierto de Atacama. La segunda hace referencia a que podría provenir de la voz aimara chilli, ‘donde se acaba la tierra’. Una tercera dice que provendría del quechua chire, que significa ‘frío’. Una cuarta hipótesis alude al nombre antiguo de un río ubicado en el valle del Aconcagua. La quinta, que podría derivar del nombre del río Quica o Chili, que es vocablo mitimae. Una sexta manifiesta que provendría del nombre de Tili, un cacique del pueblo Picunche, de la actual zona central chilena, que gobernaba ese mismo valle cuando llegaron los incas. Y, por último, Chile podría ser una onomatopeya del canto del trile (Agelasticus thilius), pequeña ave sudamericana de plumaje oscuro con una mancha amarilla en cada ala.

Colombia: El nombre fue dado por Simón Bolívar al declarar la independencia de ese país, en homenaje al descubridor de América, Cristóbal Colón, cuyo apellido sería una castellanización del italiano Colombo. El antiguo virreinato de Nueva Granada, que comprendía las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá, fue bautizado Gran Colombia por el Libertador. Este se inspiró en El Colombiano, periódico de Francisco de Miranda, el cual recogía la idea del padre Bartolomé de las Casas de que el continente debería llamarse Colombo, en homenaje al descubridor, en vez de conmemorar el nombre de Américo Vespucio. Al final, el nombre permaneció tan solo para nuestro vecino más septentrional.

Ecuador: Evidentemente, el nombre hace alusión a la línea ecuatorial que pasa muy cerca a la ciudad de Quito y que cruza el país de este a oeste; la palabra proviene del latín aequatoris, ‘igualador’. El nombre fue elegido, mediante debate nacional, por la primera Asamblea Constituyente luego de la separación de la Gran Colombia en 1830. Anteriormente, el territorio se llamaba Real Audiencia de Quito, o simplemente Quito, pero los representantes de Guayaquil y Cuenca lo rechazaron como nombre regionalista y de reminiscencias coloniales.

Karent Urízar González
Universidad de Piura

3 comentarios

  • Christian Contreras dice:

    Venezuela: en 1499 Alonso de Ojeda, acompañado por Américo Vespucio, navegó por la costa septentrional de Sudamérica. Al llegar al hoy llamado Golfo de Venezuela (entrada marítima al Lago de Maracaibo) halló pueblos nativos cuyas viviendas estaban construidas sobre bases de madera que sobresalían del agua (conocido por lo venezolanos como palafitos). Esta escena visual le rememoró a Américo Vespucio la Venecia, razón por la cual la bautizó como “pequeña Venecia”. que el vocablo italiano sería algo así como “Veneci-uela “extendiendose más adelante como Venezuela” por todo el territorio.

    Fuente: 500 años del nombre de Venezuela». Universidad de Barcelona tomado de: http://www.ub.edu/geocrit/b3w-152.htm

  • Carlos Felipe Hernandez Villarreal dice:

    ¡Explícito y didáctico artículo, del preámbulo al epílogo! Su magnífico y práctico léxico gráfico, anecdótico y lúcido sin pleonástica retórica, confiéreme un plácido y verídico júbilo que pláceme íntegramente ser cómodo y tímido partícipe.
    (¡Me fascinan las palabras esdrújulas, nótese!).
    Ω

  • CARLOS ALBERTO LEIVA GALLARDO dice:

    SE DICE MUY CERCA DE , NO MUY CERCA A .

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange