Más allá de la oración simple (1 de 2)

Por , publicado el 15 de octubre de 2018

Se nos enseña en la escuela que toda estructura lingüística es susceptible de divisiones: palabras, raíces, sílabas, consonantes y vocales. Así, el tipo de análisis más complejo que aprendemos, en algunos casos con suma dificultad, es ese en el que, sin hacernos muchas preguntas sobre su utilidad, desmontábamos una oración en funciones sintácticas:

La casa de mi abuela materna / tiene un patio muy amplio.

Se determina, entonces, que hay dos grandes miembros, una frase nominal encabezada por el sustantivo casa y otra verbal que encabeza el verbo tiene, ambas con sus propios complementos y ligadas por la flexión verbal de tercera persona singular. Los cursos de lengua del colegio solían terminar con esta operación que, con el tiempo, todos olvidan, muchos tristemente convencidos de que, al igual que ocurría con las funciones trigonométricas, el estudio de la lengua nada de útil brinda para la “realidad práctica”.

Desde la antigüedad, la oración y sus mecanismos de concordancia fueron considerados los límites de la Lingüística. Todo fenómeno superior a la oración dejaba de ser materia de estudio de la Gramática, y era abordado parcialmente por la Retórica (e incluso por la Poética). Pero no será sino hasta el siglo XX que los gramáticos reconocerán la extensión completa del dominio de la lengua. Más allá de la oración, hay aún otras unidades también constituidas por procesos lingüísticos. Se trata de oraciones compuestas por otras oraciones, estructuras que contienen más de un verbo conjugado:

Quiero ir al partido, pero no podré salir.

Esperaré mientras almuerzas.

El profesor no llega, no habrá clase.

De esta manera, existen tres tipos de oración compuesta; cada uno representado por uno de los ejemplos anteriores. La primera presenta un caso de coordinación. Las dos oraciones que conforman esta estructura establecen un significado claro: la voluntad del enunciante no es realizable. Para ello, ha sido necesario interponer un conector, pero, entre dos oraciones independientes: Quiero ir al partido y no podré salir. Las dos ideas anteriores constituirían la definición clásica y esencial de la oración coordinada. Sin embargo, son necesarias algunas precisiones sobre esta idea. Primero, la independencia de las oraciones es un fenómeno relativo, ya que solo son independientes en la sintaxis. Esto es, cada una ostenta su propio núcleo oracional, ambas con sus propios objetos directos, y cada uno capaz de aumentar sus funciones sintácticas sin afectar la estructura de la otra. Y, pese a esto, en el plano semántico son indisolubles, pues ambas oraciones designan una situación (una adversidad en este caso) que está contenida solo en su unión, un significado que no existiría, o estaría falseado, si se leyese una sin la otra.

Existen cinco formas de coordinación, cada cual con sus propias conjunciones y con una serie de significados posibles:

Copulativa: Salté y me rompí la pierna.

Disyuntiva: ¿Te quedas o te vas?

Distributiva: Unos lloran, otros ríen.

Adversativa: No lo hizo Felipe, sino Sofía.

Explicativa: Parece agua, es decir, es líquida y sin color.

A partir de uno de los ejemplos se puede realizar un ejercicio curioso que prueba esa íntima comunión de significado que generan las conjunciones. Al invertir el orden de los factores de los ejemplos de adversativa y copulativa, obtenemos una oración sin sentido y otra con un significado diferente: Sofía, sino no lo hizo Felipe. / Me rompí la pierna y salté. De ahí que la coordinación no se trate de una adición simple en la que el orden de los factores no altera el producto.

El ejemplo segundo corresponde al proceso de subordinación oracional. Para describir esta forma, la figura de la adición es menos útil, pues la relación presentada por mientras es más bien la de un detalle, la de un comentario temporal que orbita al verbo esperaré. Y es que, al contrario de la coordinación, en la subordinación no hay independencia sintáctica. Aquí, la juntura de dos oraciones se logra cuando una de ellas, por medio de la conjunción, se transforma en función sintáctica (objeto directo, precisamente) de la otra que queda como principal: en Manuel recordó que debía terminar un trabajo, la oración que debía terminar un trabajo ya no es independiente y su sentido pleno solo llega cuando se comprende como objeto directo del verbo recordó; de allí que, de todas, esta sea la estructura sintácticamente más compleja e íntima.

Hay tres tipos de oración subordinada:

Sustantiva: Dijo que no quería venir.

Adjetiva: El perro que está ahí es de mi prima.

Adverbial: Murió porque estaba enferma.

Sin embargo, esa íntima trabazón en la sintaxis no siempre supone relevancia semántica, como en algunos casos de coordinación. Así, si omitiésemos el porque estaba enferma del ejemplo de oración adverbial, la acción murió no habría variado en su sentido; en cambio, si de Pidió un lomo saltado y no se lo dieron eliminamos la oración no se lo dieron, no podríamos entender la situación completa. No obstante, algunas formas de lo que hoy consideramos subordinación eran estudiadas por la Retórica como ejemplo de oratio vincta, esto es, bien enlazada, resultado de una compositio eficaz y propicia para el discurso retórico; mientras que otras se tomaban por oratio perpetua, cuando de una oración principal brotaban una serie de subordinaciones. La Retórica, sin embargo, no tenía como fin la descripción lingüística o el análisis sus medios de significación, sino que las evaluaba en función de su eficacia discursiva.

Renato Guizado Yampi

Referencia de la imagen: Tomada de N-clase (20 de abril de 2016) El sujeto: Regla de concordancia. Sintaxis básica I  [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=Z78a5kmnAoA

6 comentarios

  • Anónimo dice:

    “Más allá de la oración simple”, …nos dan una larga explicación

  • Luis DiLeo Villacorta dice:

    A ver…
    En la oraciones compuestas coordinadas distributivas nos presentan como ejemplo: “Unos lloran,otros ríen”, al mismo tiempo se nos dice que los conectores son “las conjunciones” “unos” y “”otros”. Entiendo que la oración en mención es una coordinada yuxtapuesta porque los pronombres indefinidos “unos y otros” funcionan sintácticamente como núcleos de sujeto.

  • Silvina López dice:

    Concuerdo con Luis DiLeo en su apreciación.
    Yo agrego dos dudas.
    1. Hablan de tres tipos de oración compuesta, pero solo explican dos. Entiendo que el que falta es la yuxtaposición, que corresponde al ejemplo del profesor.
    2. En vez de oraciones, ¿no les parece más claro hablar de “proposiciones”‘?

    ¡Saludos!

  • Ana Cepeda dice:

    A Silvina López y a Luis DiLeo Villacorta:
    No hay un tipo de relación inter-oracional que sea la yuxtaposición. Coordinación y subordinación son los dos únicos tipos y, en ambos casos, la ausencia formal de nexo, se llama yuxtaposición:
    Iré más tarde, estoy ocupado (subordinación causal, “porque estoy ocupado”).
    Llegué, vi, vencí (coordinación copulativa, “y vi y vencí”).

  • Castellano Actual dice:

    Estimado Luis:
    En un plano puramente descriptivo, las oraciones distributivas son oraciones yuxtapuestas. Su forma de unión se constituye no de un solo miembro, sino del paralelismo y de la repetición de una palabra al inicio de cada oración. Aquí otros ejemplos de oraciones distributivas:
    Durante el mes pasado, ya estabas yendo a una fiesta, ya estabas saliendo al cine.
    Eso es así, bien haga algo, bien me quede de brazos cruzados.
    Saludos cordiales,
    Castellano Actual

  • Castellano Actual dice:

    Estimada Silvina:
    Falta la segunda parte que se publicará e l lunes 22 y tratará de las yuxtaposiciones.
    Proposición es también una forma de llamar a las unidades que conforman una oración compuesta. Sin embargo, esta se dice indistintamente de una idea dentro de una estructura sin importar su condición sintáctica; así, en Saldré temprano para comprar las medicinas, “comprar las medicinas” es una segunda proposición, sin importar que el verbo sea conjugado o no.
    Saludos cordiales,
    Castellano Actual

Deja un comentario

×