“Me llamo Francisco, pero me dicen Paco”

Por , publicado el 5 de agosto de 2013

Imprimir

Con el término hipocorístico se alude a las abreviaciones, modificaciones y, algunas veces, a inexplicables deformaciones que sufren los nombres propios de personas en la lengua familiar y que son usadas para designar cariñosamente a un individuo dentro de ese contexto. Concho, Pepe, Lucho, Meche son, por ejemplo, hipocorísticos de Consuelo, José, Luis y Mercedes, respectivamente. Ya desde su etimología, los hipocorísticos (del griego Hipokoristikos, que significa ‘que acaricia’) presentan una connotación afectiva; pues, en la mayoría de casos, conllevan una intención de cariño y suponen en el usuario un alto grado de intimidad con la persona nombrada.

Debido a la creatividad de todo hablante, su repertorio dentro de la lengua resulta infinitamente amplio, ya que incluso a un nombre de pila le puede corresponder más de un hipocorístico. Si, por ejemplo, alguien se llama Pilar, puede ocurrir que la familia en casa prefiera llamarla Pili, mientras que las amigas, Pilucha; el enamorado, Pilita y los compañeros de trabajo, Pilarica. La elección de uno u otro hipocorístico es libre por parte del hablante que hace la denominación. A esto se añade el hecho de que el hipocorístico puede acompañar a la persona toda su vida o ir cambiando conforme vaya entrando de una etapa de vida a otra; así, no es extraño encontrar casos en que, por ejemplo, de niño a una persona se le diga Miguelito; y cuando Miguelito se convierte en un varón apuesto y de porte atlético, pasa a ser Miguelón; y ya ancianito, este Miguelón vuelve a ser, otra vez, Miguelito.

En la mayoría de los casos, uno puede rastrear sin ningún problema el origen del hipocorístico dada la similitud fonética con el nombre de pila; así, tenemos los casos de Juanita, Manolo… Pero en otros casos no es fácil saberlo, hay que rastrear causas históricas o causas todavía más íntimas o familiares. Al respecto se puede observar que circulan últimamente por la red una serie de hipótesis históricas acerca del origen de Pepe y Paco. Se intenta precisar la existencia de Pepe en la antigua denominación que recibía San José: Jesus Christi Pater Putativus, que significa Padre putativo de… Con el tiempo, los copistas usaron la abreviación JHPP y después PP. De esta abreviación, dicen, salió Pepe. En cuanto a Paco, hay dos hipótesis: una de ellas dice que se deriva de la costumbre de los monjes que fundaron la congregación de San Francisco de Asís, pues al dirigirse a él lo llamaban pater comunitas; del acortamiento y de la unión posterior de las dos primeras sílabas resultaría Paco. La otra dice que Francisco en tiempos pasados se escribía Phrancisco, y con el afán de ahorrarse tinta, usaron la abreviación Phco. De aquí, con solo intercalar una “a” para hacerlo pronunciable, surgió Paco.

Todas estas hipótesis son superadas por otras basadas en la idea de que todo hipocorístico normalmente tiene un origen familiar. ¿Por qué Pepe y Paco serían una excepción? Así, el origen de Pepe es fácil de entender cuando sabemos que, en la antigua España, el nombre era Josepe. No es difícil imaginar a un niño pequeño llamado Josepe, que al querer decir su nombre pronunciara Pepe (similar al caso de Manolo: Lolo). Otra vez hay que volver al ambiente familiar, y buscar a un pequeño Francisco y hacerle pronunciar su nombre. Nada raro sería que dijera algo así como Paquico. Ya jovencito, a Paquico no le hará mucha gracia que le llamen de esa forma, y menos delante de sus amigos. Entonces, la familia buscará una forma más apropiada al nuevo círculo social del muchacho, y le quitarán el diminutivo resultando la forma Paco.

El caso del hipocorístico Perico, resulta también interesante; y aquí sí es posible confiar en un origen histórico, pues tenemos noticia de que en el español antiguo Pedro era Pero. Ahora bien, entre los sufijos que utilizaba el español, en el Siglo de Oro, para formar diminutivos, está precisamente -ico. Suponemos que Perico viene de esa época en la que era un diminutivo generalizado y llega a nosotros como hipocorístico.

Shirley Verónica Chumacero Ancajima

Shirley Verónica Chumacero Ancajima

Es magíster en Filología Hispánica por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Madrid – España. Tiene los estudios concluidos de Maestría en Lengua y Literatura, Universidad de Piura. Sigue la línea de investigación sobre Teatro, Literatura y Didáctica. Es coautora de  Entregas a Elena, Reflexiones sobre el uso de nuestra lengua, libro que recopila artículos publicados en el diario  Correo de Piura; asimismo, ha elaborado el manual autoinstructivo Programación y Evaluación en Lengua y Literatura (UDEP), y ha escrito varios artículos relacionados con el teatro y la literatura.

10 comentarios

  • Carlos A: Gainza dice:

    Me llamo Francisco, pero me dicen Paco,

    Le dicen “Paco” como le podrían decir “Pancho”. El origen de este segundo hipocorístico podría haberse derivado de “Patchico”, el Francisco de los vascos. La partida de nacimiento de mi abuelo, vasco él, como me llega la traducción de francés dice: “…comparece Francois, (Patchico)…”. De Patchico a Pancho no hay nada.

    Ahora, una pregunta ya que se habla de los hipocorísticos: Una de las características del nombre “Carlos” es que casi todos los nombres castellanos tienen una de sus letras. Solo encuentro a “Quintín” y el otro podría ser Pepe. Aquí mi pregunta: “Pepe”, ¿aunque hipocorístico, es también un nombre?

    Si alguien sabe de otro caso, aparte de Quintín, que me pase la voz.

  • Castellano Actual dice:

    Estimado Carlos:
    Muchas gracias por la información proporcionada.
    Tenemos entendido que si bien Paco y Pepe son hipocorísticos, hay personas que los llevan como nombres de pila; es más, conocemos a un Paco Francisco y a un José Pepe.
    Saludos cordiales.
    Castellano Actual

  • Celes-san dice:

    Si a mi novio le dicen Lucho como se llama??? D: help me plis¡¡¡

  • Tatiana dice:

    Entonces yo pudo decir: Hiporísticamente me llaman Tati?

  • Maritza dice:

    Ya eso queda de parte de los padres con poca instrucción que le hacen ese “daño ” a sus hijos por desconocimiento.

  • Renzo dice:

    Estimados,
    ¿El hipocorístico de Concepcióno era Concha?
    Saludos,

  • yadira chaves dice:

    se llama luis y si mi novio se llama omar como le digo?

  • yadira chaves dice:

    se llama oscar me paro confundiendo!!

  • Carlos A. Gainza dice:

    Sí, de Quintín, como apócope de Quintiliano, hay San Quintín.
    Pero, ¿están registrados: San Paco o San Pepe?

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange