¿Muy bueno, buenísimo o bonísimo?

Por , publicado el 5 de abril de 2012

Cuando se quiere decir que algo es realmente bueno, algunos hablantes podrían optar por la forma muy bueno. Para los más expresivos, sin embargo, esta forma no llega a ser suficiente. Cuando esto sucede, se ven en el dilema de escoger entre dos opciones: buenísimo o bonísimo.

La forma bonísimo es un superlativo irregular que está cayendo en desuso,  respecto de la forma regular buenísimo. Reconocemos con mayor facilidad la forma buenísimo, ya que lo único que debemos hacer es agregar el sufijo superlativo -ísimo a la conocida base adjetiva bueno.

No tan conocida es, por otro lado, la base latina bonus. De ahí que para algunos resulte extraño el superlativo culto bonísimo. Pues bien, culto o no, buenísimo es una expresión gramaticalmente correcta, puede que no-tan-buena, ni tan rimbombante, pero eso sí, muy popular.

La lengua es un sistema dinámico -vivo dirían algunos- y, aunque no debemos olvidar la importancia del pasado de nuestra lengua, conviene tener en cuenta que nuevas palabras se incorporan continuamente al léxico del español. Y no porque sean más comúnmente usadas, son más buenas unas que otras.

16 comentarios

Deja un comentario

×