Naker

Por , publicado el 7 de octubre de 2019

La política peruana es un terreno fértil para la creatividad de los hablantes, quienes no pierden oportunidad para generar nuevas palabras de la manera más económica posible, sobre todo en el ámbito de la comunicación digital, en la que la rapidez y la precisión son armas vitales. Es en este ámbito que ha surgido una palabra lingüísticamente curiosa: naker.

Seguramente, para algunos resulta una palabra transparente y usual, y no tendrían problemas para interpretar estos enunciados: Antes que ‘nakers’ o caviares, hay fiscales que hacen su chamba; Atención, nakers: ahora todos al Kongreso; Cuando los ‘nakers’ dicen que no. Sin embargo, para otros tal palabra será todo un enigma y para aquellos a los que les gusta hurgar en los entramados del lenguaje, tal vocablo no los deja indiferentes.

Naker (pronunciada /náker/) no es un préstamo del inglés, como podría pesarse a primera vista. Esta palabra se origina a partir de un nombre propio, pero no de una persona, sino de un grupo, de un colectivo de protesta social surgido en 2009 en una página de Facebook, denominado No a Keiko [excandidata presidencial, hija mayor de Alberto Fujimori], que a la fecha cuenta con más de 550 mil seguidores. De este modo, naker podría definirse, en sentido restringido, como ‘Miembro del colectivo No a Keiko’ o, en sentido amplio, ‘Persona afín al colectivo No a Keiko’ o, más amplio aún, ‘Antifujimorista’. Ser naker supone, por tanto, ser antifujimorista o antikeikista, aunque no todo antifujimorista es necesariamente denominado naker.

La formación lingüística de esta palabra resulta llamativa. Naker hunde sus raíces en la sigla que se utiliza para abreviar el nombre del colectivo, NAK, que funciona como base de la palabra. La sigla NAK, que en un principio se usaba al lado del nombre del movimiento, empieza a cobrar independencia y a lexicalizarse, lo que en el uso se evidencia cuando ya no hace falta desarrollar la sigla a la que hacía mención (lo que pasó, por ejemplo, con Apra), como se aprecia en estos ejemplos: Desde NAK hacemos un llamado a todos los colectivos de la sociedad civil…; …algunos detractores de la marcha NAK.

De este modo, NAK sirve para denominar al grupo, mas no a sus integrantes. En este proceso de nombrar a los miembros del colectivo, lo tradicional, lo previsto en el sistema, hubiera sido optar por el sufijo más prolífico en español para estos casos: –ista (fujimorista, keikista, kenjista, aprista, toledista, albertista, vizcarrista, alanista…). Pero estamos en el ámbito de lo digital, donde la influencia del inglés arrasa con todo. De ahí que, sumergidos a la sigla NAK se le haya agregado el sufijo –er, que no es un sufijo propio del español, sino tomado del inglés, idioma en el que se emplea para formar, entre otros, sustantivos que designan profesión u oficio. Tal uso, sin embargo, no es de extrañar, pues en el habla digital pululan por las redes los anglicismos lover (‘seguidor’, ‘simpatizante’) y hater (‘opositor’, ‘detractor’), que, a todas luces, han funcionado como modelo para la formación de este relativamente nuevo término: naker.

Tanto lover como hater, dicho sea de paso, se emplean para formar palabras compuestas que pueden aparecer soldadas gráficamente (los ‘verolover’) o no (Losnakers’ hoy son ‘Carhuancho y Pérez lovers’; algunos ‘julio lovers’). También nak ha dado lugar a otra palabra: de nak deriva nakero, formada por la base nak a la que se le añade el sufijo –ero, que en español sirve para formar sustantivos que indican oficios u ocupaciones, como en este caso: La contracampaña política de los NAKEROS en el ciberespacio y el mundo real. Aunque esta podría ser la forma ideal en castellano (en lugar de la híbrida NAK + –er), su uso es más bien escaso.

El plural de naker vacila entre seguir la forma del inglés y agregar una –s final —lovers, haters > nakers o bien, optar por mantener la palabra invariable y pluralizar el artículo: los/las naker. Dado que naker se asemeja a préstamos tomados del inglés, como hámster, hacker, escáner, la norma académica recomienda en estos casos (palabras no esdrújulas acabadas en n, l, r, d, j, z) formar el plural añadiendo –es, de forma que debería usarse nakeres. Sin embargo, no se han encontrado casos que registren la aplicación de esta regla, por lo que el uso determinará finalmente qué forma prevalece: nakers (la favorita actualmente) o si se logra imponer nakeres. Y ya para terminar de castellanizar del todo la palabra convendría tildarla siguiendo las reglas generales de acentuación: náker, con tilde en la a por ser palabra grave, o esdrújula, en plural: nákeres. Habrá que ver qué le depara el destino a esta palabra que se documenta en el habla peruana, al menos en el ámbito virtual, desde 2011.

Shirley Yanuaria Cortez González

Referencia de la imagen: Vivas, Fernando Cuando los ‘nakers’ dicen que no [CRÓNICA] Disponible en https://elcomercio.pe/politica/elecciones/nakers-dicen-cronica-394499-noticia/

4 comentarios

  • Juan Pérez Nomás dice:

    “Qué difícil resulta ser un crítico del actual gobierno mexicano. No por falta de material, pues entre comunicación torpe (verbigracia, el “Fuchi, guácala”) y medidas, episodios y personajes cuestionables en el entorno oficial, hay tela de sobra. El problema es la neblina de confusión que rodea un asunto primordial: en México, no solemos distinguir la crítica de la oposición, aunque sean y resulten cosas bien distintas. Y eso desdibuja todo el debate político…:”

    Dice El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. (Tomado del El País, de Madrid)

    Ahora, ¿qué es fuchi y guácala entre nosotros?

  • Juan Pérez Nomás dice:

    ¡Qué forma velada o subliminal de propalar un mensaje político bajo la sonrilla del “castellano”!

    Y no es la primera vez que lo hacen,

  • Juan Pérez Nomás dice:

    En la foto que documenta la nota, quizá uno o dos habían nacido ese 5 de abril. Ellos y los demás, ¿con que experiencia pueden opinar del tema?

    Ninguno de ellos vivió la época de Alan I y, por cierto, mucho menos la época de Velasco Alvarado y hoy gozan de las reformas (arreglos y algunas correcciones dolorosas pero necesarias) que se dieron luego del 5 de abril.

  • Juan Pérez Nomás dice:

    El texto de la nota, es posible que gramaticalmente este bien redactado,

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange