Redundancia

Por , publicado el 26 de agosto de 2015

recomendacion

Hay que evitar la repetición innecesaria de palabras o conceptos. A esta incorrección gramatical se le conoce con el nombre de redundancia. Lo redundante, por lo tanto, no aporta datos, sino que reitera algo que ya se sabe o que se desprende de otras partes de los contenidos.

La expresión Entrar adentro, por ejemplo, es redundante ya que no se puede entrar afuera. Por lo tanto, es suficiente con el solo hecho de referirse a entrar ya que se sobreentiende que se trata de ingresar a algún lugar.

Hay que evitar asimismo, la redundancia sintáctica en el uso de los pronombres de primera y segunda personas (especialmente de la primera) pues no siempre es necesario mencionarlos puesto que en la desinencia verbal lleva implícita la persona gramatical: (yo) Preparo el desayuno; ¡Sal (tú)ahora mismo! Solo es necesaria la presencia explícita del pronombre cuando se da sincretismo de persona, es decir, cuando es la misma forma verbal para diferentes personas (Yo/él/ ella cantaba, salía, etc.).

Deja un comentario

×