“¡Te voy a dar con la chancleta por andar sin hawaianas!”

Por , publicado el 3 de febrero de 2014

hawaianas

Buscando frescura y, sobre todo, comodidad nos decidimos a andar con hawaianas, sayonaras o chancletas en nuestra casa, por la calle, y hasta no faltará quien se anime a llevarlas a su trabajo o centro de estudios. Y es que, aunque estos zapatos nacieron con la finalidad de calzar a la gente de más bajos recursos, fue tal su eficacia que no demoraron en reclamarlas las clases más altas. Su empleo se ha extendido por todo el mundo y ha adoptado nombres muy peculiares: flip flops (en Estados Unidos, el término intenta reflejar el sonido que se emite al caminar), chanclas (España y varios países de Latinoamérica), sandalias patas de gallo (México), ojotas (del quechua ‘ushutas’, en Argentina), chinelas (Panamá), cholas (Canarias), ginas (El Salvador), etc. En Perú utilizamos los términos hawaiana y sayonara para referirnos a este calzado hecho de una suela –generalmente de jebe– que se sostiene al pie por medio de una tira en forma de V y que separa al pulgar de los otros dedos. Pero, ¿de dónde se originaron tales términos?

Hawaiana deriva de la marca Havaianas, la empresa brasileña que en el 2006 ocupó el cuarto lugar en el ranking de las marcas más influyentes de Latinoamérica, y que en 1962 adoptó dicho nombre para dirigir su producto al mercado norteamericano que tenía siempre como lugar turístico a la exótica Hawái. De la marca adoptamos la denominación para el producto, tal como sucedió con quáker y nintendo. El caso de sayonara (que significa ‘adiós’, en japonés) se relaciona con el anterior, ya que se sospecha que el término obedezca a una marca japonesa de calzado que se propagó allá por los años setenta. Aunque ambos términos no están registrados en el DRAE (2001), podemos considerar a hawaiana como un americanismo, pues se usa en otras zonas como Chile, Argentina, etc.; mientras que es posible considerar a sayonara, exclusivamente, como un peruanismo más vital en la capital que en las provincias.

Los hablantes utilizan también sandalia como sinónimo de tales términos. Pero tal relación no debería ser de sinonimia, sino más bien de hiperonimia; pues el significado de sandalia es más amplio y general, por lo que englobaría al de hawaiana y a otros como slaps, ojotas, etc. Todas estas serían tipos de sandalias; así, aunque toda hawaiana es una sandalia, no toda sandalia es una hawaiana. Al respecto, vale la pena mencionar que el término hawaiana se usa también como adjetivo: sandalia hawaiana, para referirse a aquel calzado que está hecho en cuero pero tiene la forma hawaiana (el estilo V de las tiras).

La palabra chancleta sí la registra el DRAE (2001) y la define como ‘calzado sin talón, de suela ligera, y que por lo común solo se usa dentro de casa’; es una derivación de chanclas (del latín zanca y este quizá del persa zanga que significa ‘pierna’). Esta palabra es utilizada en casi todos los países de Latinoamérica como sinónimo de hawaiana. En Perú es preferida más por los adultos mayores que por los hablantes más jóvenes; y es que el léxico tiene un carácter generacional: las abuelas agarran a sus nietos a chancletazos y no a hawaianazos, ni a sayonarazos por andar, precisamente, sin hawaianas.

Shirley Verónica Chumacero Ancajima

Es magíster en Filología Hispánica por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Madrid – España. Tiene los estudios concluidos de Maestría en Lengua y Literatura, Universidad de Piura. Sigue la línea de investigación sobre Teatro, Literatura y Didáctica. Es coautora de Entregas a Elena, Reflexiones sobre el uso de nuestra lengua, libro que recopila artículos publicados en el diario Correo de Piura; asimismo, ha elaborado el manual autoinstructivo Programación y Evaluación en Lengua y Literatura (UDEP), y ha escrito varios artículos relacionados con el teatro y la literatura.

3 comentarios

  • Claudio dice:

    Un detallito: el dedo gordo del pie NO es un pulgar. El pulgar es el dedo oponible de la mano, que además SÍ es un dedo gordo.
    Acá en Chile (y creo que también en México) los médicos (y sólo ellos) llaman a los dedos de los pies “ortejos”, siendo el dedo gordo el “ortejo mayor”.
    Saludos.

  • Mario dice:

    Hola soy mexicano, aquí en México hay una marca de sandalias llamada “Sayonara”, es mexicana, ¿Será que de ahí toman el término los peruanos?, aquí en México solo le dicen así en la región de la península de Yucatán, saludos.

  • Castellanos Ana dice:

    En México DF también se les llama chanclas o sandalias. Nunca escuché el nombre de pata de gallo. Interesante conocer el nombre designado en cada país.

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange