Vacar-vacancia

Por , publicado el 23 de diciembre de 2020

Vocabulario o léxico, según el Centro Virtual Cervantes, «puede definirse como el conjunto de unidades léxicas de una lengua» (2008). Es decir, son aquellas palabras o expresiones hechas que conforman nuestro idioma y que solemos reunir en los diccionarios. Ahora bien, parte de este léxico o vocabulario se reconoce como lexicón mental, que hace referencia al «conocimiento que un hablante tiene interiorizado del vocabulario» y que puede entenderse como nuestra competencia lingüística. Este último está compuesto por un vocabulario productivo que «es el conjunto de unidades del lexicón mental que un hablante efectivamente emplea en los mensajes que emite» y otro receptivo, «el que un hablante es capaz de interpretar en diferentes situaciones de recepción de mensajes» (CVC, 2008). Lo interesante de estos dos tipos de vocabularios es que están en continuo movimiento y que siempre pueden ir ampliándose.

Hace casi un mes, en el Perú se vivió un acontecimiento que estremeció el país: el Congreso votó a favor de la vacancia presidencial. En algunos titulares peruanos se leía Vizcarra es vacado, Presidente vacado, ¿Por qué se ha vacado a Vizcarra?, Vacaron al presidente; mientras que en la mayoría de los titulares internacionales se reseñaba: Congreso del Perú destituye al presidente, El Congreso del Perú aprobó la destitución del presidente. Esto puede hacer pensar en que la palabra vacar no estaba en el lexicón mental de muchos hispanohablantes hasta el día del acontecimiento peruano. Vacar, como se indica en el Diccionario de la lengua española (2014), es un verbo intransitivo que proviene del latín vacāre, y que, en el caso que nos ocupa, puede decirse tanto de una persona como de un cargo. Así, en la primera acepción leemos: ‘Dicho de una persona: Cesar por algún tiempo en sus habituales negocios, estudios o trabajo’ y, en la segunda, ‘Dicho de un empleo, de un cargo o de una dignidad: Quedar sin persona que lo desempeñe o posea’. En cambio, destituir es un verbo transitivo que deriva del latín destituĕre y que significa ‘Separar a alguien del cargo que ejerce’ (DLE, 2014). Ambas forman parte del vocabulario a disposición de cualquier hispanohablante, sea nativo o no, y son palabras sinónimas, es decir, tienen significados similares. Sin embargo, al contrastar los titulares del Perú con los del resto del mundo, surge la interrogante sobre si destituir es un término que se encuentra en el lexicón mental de la mayoría de los que compartimos esta lengua, mientras que vacar es una palabra que pertenecía al lexicón mental de un grupo reducido y que, con los hechos y su divulgación, ha pasado a formar parte de la competencia lingüística de muchas más personas.

El caso que se ha esbozado es solo la oportunidad de ilustrar cómo un hablante va adquiriendo palabras a partir de su interacción con el mundo que le rodea, las asimila y pasan a formar parte del mencionado lexicón mental.

 

Un comentario

  • Jacinto Gonzáles dice:

    Vacar ¿tiene algún nexo con “vacaciones”?

    Y hablando de lo variado que significan ciertos términos:
    En nuestro medio ¿la “gratificación”, que por ley se da en julio y diciembre, es una gratificación o un sueldo diferido?

  • Luis DiLeo dice:
    Tu comentario está pendiente de moderación

    Por favor,podría darnos información acerca de las palabras derivadas con prefijos. Establecer los tipos de prefijos existentes.
    Gracias

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange