Vivir una vida…, morir una muerte…

Por , publicado el 5 de agosto de 2019

Vives una vida de ensueño; Caminamos un camino errado; Me salvé de morir una muerte atroz; Duerme el sueño de los justos… Estas construcciones podrían parecernos redundantes; sin embargo, no lo son. En este artículo comentaremos algunos de los rasgos que las hacen tan peculiares.

Recordemos que un verbo transitivo es el que se construye con un complemento directo como en la oración El profesor dejó muchos trabajos, donde dejar es un verbo transitivo y muchos trabajos el objeto directo que lo acompaña. Algunos verbos transitivos introducen objetos directos cuyo significado está estrechamente relacionado con ellos, a estos complementos se les ha denominado de acusativo interno (Nueva gramática de la lengua española, 2009: 2617, 34.5a).

Los acusativos internos se dividen en dos grupos. Los complementos cognados cuya relación con el verbo es morfológica, es decir, el objeto directo comparte la misma raíz que el verbo transitivo, por ejemplo, Beber bebidas alcohólicas es dañino. Por otro lado, están los complementos no cognados que mantienen una relación léxica o semántica con el verbo transitivo: No respiraré aire contaminado. Generalmente, ambos complementos aparecen con verbos transitivos (Comer comida grasosa y salada es un vicio latente), pero también pueden ser presentados por verbos intransitivos que en determinados contextos aceptan la transitividad: Vivió una vida tranquila; Toser una tos de enfermo; Anduvo un camino de santidad; Con ese tipo, lloraba lágrimas de sangre.

Por su parte, los complementos no cognados reproducen parcialmente lo expresado por el verbo a través de relaciones semánticas; por eso, suelen ser más frecuentes ya que evitan la similitud entre el significante del verbo y el del objeto directo. Aunque esto depende mucho del estilo del que escribe, se suele preferir Tomar bebidas alcohólicas es dañino (complemento no cognado) a Beber bebidas alcohólicas es dañino (complemento cognado); o Siempre vivió una existencia desconectada de la realidad (complemento no cognado) a Siempre vivió una vida desconectada de la realidad (complemento cognado).

Cabe señalar que todos estos complementos serían redundantes si no contaran con algún elemento restrictivo, este puede ser un adjetivo (A su regreso empezó a comer comida china), un complemento del nombre (Jamás vistió ropa de segunda mano) o, incluso, un determinante (¿Sabe, usted, si vale la pena vivir esta vida?). La ausencia de la partícula restrictiva solo es posible si existe una entonación suspendida que la reemplace —en la escritura, esta se marca con el uso de los puntos suspensivos—. Por ejemplo, resultaría agramatical *Vive una vida pero no Vive una vida…, ya que la entonación o los puntos suspensivos encierran una valoración subjetiva por parte del emisor de una propiedad que no ha sido expresada y que el hablante suele completar gracias a factores extralingüísticos: Vive una vida [azarosa, caótica, de ensueño, de ricos, de pobres, de millonario, callejera, oprimida, libertina, etc.].

Finalmente, diremos que estas construcciones no son exclusivas de las oraciones transitivas; también aparecen en otros complementos del predicado. Por ejemplo, la oración La miró con los ojos fuera de las órbitas es plenamente intransitiva y presenta el fenómeno ya descrito, ya que si suprimimos el complemento restrictivo fuera de las órbitas habría redundancia (La miro con los ojos). Lo mismo sucede en la construcción intransitiva *Lo besó con los labios; sin embargo, la redundancia desaparece al agregar un adjetivo que restrinja el significado: Lo besó con los labios manchados de carmín.

Bertha Guzmán Velasco

Referencia de la imagen: Tomada de 7 Beneficios para la salud de respirar aire puro de https://www.phsserkonten.com/sanidad-ambiental/aire-puro/ (adaptada)

 

Deja un comentario

×
Secured By miniOrange