“Una empresa no sostenible arriesga su supervivencia”

El Dr. Remy Balarezo comenta acerca de cómo la sostenibilidad empresarial es un motor para mantener la legitimidad y ventaja competitiva. Este tema será parte del Programa Especializado en Gestión de asuntos públicos y el impacto en la sostenibilidad.

Por Posgrado y Extensión.

Se habla mucho de responsabilidad social empresarial (RSE). ¿Cuál es la diferencia con la sostenibilidad empresarial o corporativa?Antes, las prácticas de RSE (ya que no eran estrategias per se) estaban relacionadas a proyectos sociales o medioambientales, con la finalidad de mantener buenas relaciones con los grupos de interés, principalmente comunidades y activistas, o por filantropía. Hoy en día, la sociedad y otros grupos de interés, por ejemplo, fondos de inversión, accionistas, gobierno, etc. consideran que más que prácticas de RSC, se desarrolle una estrategia de desarrollo sostenible que encaje con la estrategia de la empresa, con la finalidad de crear valor no solo a la esta, sino también a la sociedad y el medioambiente. Es así que actualmente el desarrollo sostenible debe estar en el core de la estrategia empresarial, donde la empresa busque de manera simultánea crear valor económico, social y medioambiental. De esta manera, se intenta mejorar a la sociedad en el objetivo empresarial.

Se podría decir, entonces, que las empresas tienen que incorporar la sostenibilidad en su estrategia sí o sí.

Definitivamente. Hoy la sociedad valora cada vez más estos temas y si las empresas no los toman en consideración, ponen en riesgo su legitimidad, afectando su viabilidad en el largo plazo, y arriesgando también su ventaja competitiva y su supervivencia.

¿Los empresarios son realmente conscientes de ello?

El último estudio del MIT – Sloan Review, hecho en conjunto con BCG (mayo, 2016) muestra que los temas de desarrollo sostenible son cada vez más importantes tanto para los CEO de las empresas como para los inversionistas. Así por ejemplo, el 60% de los CEOs encuestados indican que sí consideran los temas de sostenibilidad en la estrategia de la empresa; el 58% cree que la estrategia debe ser competitiva; el 36% piensa que es un tema importante, y finalmente el 43% de ellos considera que los resultados sociales y medioambientales de la empresa son muy importantes para que se invierta en ellas.

¿Qué prácticas, por ejemplo, podría realizar una empresa para ser sostenible?

Por ejemplo, desarrollo de productos medioambientalmente responsables, producción limpia, gestión medioambiental de la cadena de suministros, innovación del modelo de negocio, etc. Cada una de estas prácticas, además de traer consigo beneficios sociales y medioambientales, genera beneficios económicos a la empresa, ya sea mediante un incremento de los ingresos (clientes que desean productos más limpios o socialmente responsables, mejor reputación, etc.) o los costes (ahorros generados por las eficiencias logradas, menos multas, menor coste de capital, etc.).

¿Existe alguna experiencia de éxito que valide la visión de la sostenibilidad como mucho más que filantropía?

Por supuesto. No solo business case sino también hay estudios académicos que confirman eso. Por ejemplo, el estudio liderado por Eccles en el 2014 demostró que las empresas que realizaban prácticas más avanzadas, tanto medioambientales como sociales, habían obtenido más rentabilidad que las empresas que no lo habían hecho, durante el periodo de estudio de 15 años. Hoy en día no se discute si es rentable o no ser medioambiental y socialmente responsable, sino más bien bajo qué circunstancias, características o factores se da esta relación.

En el caso de experiencias y casos reales, empresas como Patagonia, The Body Shop, Nike, H&M, Zara y 3M, entre otras, están realizando y han realizado cosas muy interesantes. En Perú, puedo mencionar a La Tarumba.

Comparte

Desde Blog FCom UDEP

Esta entrada fue publicada en Blog FCom UDEP en la sección . Guarda el enlace.