Astrid Cornejo

“A través de la RSE no solo se debe buscar reputación sino legitimación social”

Por Posgrado y Extensión.

La especialista senior en Sostenibilidad Corporativa y Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y profesora del Diplomado en Gestión Estratégica de la Comunicación comenta acerca de cómo las empresas vienen incorporando este concepto en su estrategia integral y los retos que tiene el Perú en este ámbito, de cara al futuro.

Campus Piura

¿Cómo ha evolucionado el concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en el Perú, en los últimos años?

Al igual que muchas otras tendencias y conceptos empresariales, la RSE llegó con retraso al país y se topó, inicialmente, con la falta de interés de los empresarios. Afortunadamente, este panorama ya cambió. En la actualidad hay un mayor número de empresas interesadas en el tema. Este cambio ha sido el resultado de una ardua y larga labor de sensibilización y viralización del concepto.

Las grandes empresas, no muchas,  han acogido el concepto con mayor rapidez y con mejores resultados. Otras lo hacen por un genuino interés y el resto porque se han dado cuenta de que no se pueden dar el lujo de no hacer prácticas socialmente responsables y amigables con el ambiente, porque en su defecto, su negocio no sería sostenible en el tiempo. Considero que en los últimos 5 años hemos avanzado más que en los últimos 20. Ojalá que eso no cambie en los próximos años, debido a la desaceleración de la economía.

Cada empresa realiza RSE según su propio plan estratégico. ¿Cuál es el modelo de ejecución más utilizado?

En Perú existen tres tendencias: la primera, empresas que integran el concepto a partir de su core business, elaborando proyectos que sean sostenibles en el tiempo; la segunda, empresas que buscan impactar de manera positiva a sus stakeholders, a través de programas ejecutados por sus fundaciones o donaciones. Y también existe la tendencia de tercerizar la gestión de Responsabilidad Social, con lo cual, si bien se logra llegar a los objetivos y metas de la empresa, mucho del conocimiento lo maneja el consultor y no el colaborador, lo que finalmente no es analizado por el empresario.

¿La RSE puede asumirse como una herramienta estratégica ante una situación de crisis empresarial?

Definitivamente, sí. Ello supone el manejo ético de la empresa, establecer los pilares de gobierno corporativo, transparencia de gestión, correcta comunicación de sus prácticas, inclusión de expectativas de los grupos de interés y generación de valor en la marca. A su vez, esto trae consigo la mejora del modelo productivo, fortaleciendo y reforzando una nueva orientación hacia un desarrollo económico más sostenible,  que integra las preocupaciones sociales y respeta el medio ambiente. Todo ello, a corto, mediano y largo plazo, ayuda a la empresa a manejar sus impactos y a prepararse ante eventuales crisis.

¿Lo conseguido hasta el momento resulta al menos suficiente?

Pienso que todavía es necesario promover una cultura y compromiso individual de responsabilidad social, en donde el individuo decida tener un comportamiento ético no solo en su centro laboral, sino en todos los espacios en los cuales interactúe. Se necesita que los empresarios apuesten por este nuevo valor de conciencia empresarial no solo buscando, rentabilidad y reputación sino legitimación social.

Para que el concepto de RSE siga avanzando se requiere de ciertas condiciones, por ejemplo: un buen clima de negocio, institucionalidad, y marco regulatorio y fiscal sólido que promueva e impulse que las empresas adopten más prácticas de RSE entre otros.

Acerca de la Responsabilidad Social Ambiental, ¿cómo se encuentra en el Perú y, especialmente, en el norte del país? 

A mi entender, se han dado ciertos pasos que promueven la responsabilidad socio ambiental en el sector empresarial, sin embargo los considero aún insuficientes. Esta, no debe ser entendida  como iniciativas de reciclaje, manejo de los residuos, disminución de la impresión de papel en nuestras oficinas o hacer prácticas de voluntariado.  Una organización ambiental y socialmente responsable tiene la obligación de analizar, mitigar, afrontar y prevenir todos los impactos ecológicos y sociales que pueden generar la producción y operación de la empresa.

Sin ir muy lejos,  y especialmente hablando del norte del país, aún no estamos preparados para los impactos y emergencias que vamos enfrentar con el Fenómeno de El Niño, habiendo definido ya que este, va ser uno de los más intensos. No existe una política de prevención nacional, pese a que todos los años enfrentamos el mismo episodio con diferentes intensidades pero lo vivimos todos los años. Si existiese una Política de Prevención seria los impactos serian diferentes.

¿Qué les recomendaría a los empresarios peruanos?

El business as usual, no va mas, ya no es una opción, exhorto a los empresarios a nivel nacional a integrar este nuevo modelo de hacer negocios, si desean ser sostenibles en el tiempo integren la sostenibilidad a su negocio,  que otros ya lo están haciendo y recuerden que bajo este nuevo modelo, son tus grupos de interés los que decidirán tu futuro en el mercado.

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.