Dra. Sandra Orejuela

“El nuevo plan de estudios multiplicará la competitividad profesional de nuestros alumnos”

Próximos a la inauguración del Centro de Producción Multimedia, la decana de la Facultad de Comunicación comenta la propuesta de carreras y planes de estudios de la facultad.

Por Cesar Flores Córdova.

La Facultad de Comunicación inaugura, este lunes 30 de marzo, un moderno Centro de Producción Multimedia. Este hecho, junto al cambio del plan de estudios que incorpora tres licenciaturas diferenciadas, es una de las acciones que ha emprendido como parte de su mejora continua. Conversamos con su decana, la Dra. Sandra Orejuela, para conocer la propuesta que quieren mostrar a sus alumnos, sus egresados, la industria y la sociedad en general.

sandra-orejuela

¿Qué motiva la implementación tecnológica de la Facultad de Comunicación?

En una facultad de Comunicación, el componente tecnológico es parte del buen hacer profesional. El comunicador debe conocer los aspectos teóricos y de fundamentos para después plasmarlos en el quehacer de la profesión. El buen profesional debe saber dar  contenidos manejando el mundo de la comunicación masiva y para ello es necesario que adquiera una serie de destrezas en el uso de los medios tecnológicos.

¿Qué tanto aporta esta mejora en los objetivos futuros de la Facultad?

Estrenamos un nuevo plan de estudios por especialidades que incorpora una serie de asignaturas con un corte bastante práctico; de hecho, hay asignaturas que tienen hasta 12 créditos, es decir, muchas horas de clase. El fin de esas asignaturas es incentivar el ejercicio práctico ‘recreando’ en el aula el mundo profesional: simulamos el trabajo de una agencia de publicidad, la producción de una ficción, una sala de redacción multimedia. La puesta en marcha de estos laboratorios se adecúa a este tipo de asignaturas. De esta manera las nuevas instalaciones dan respuesta al reto que se nos plantea como docentes.

La tecnología podría desubicar a los que las usan. ¿Cómo manejar este aspecto en la docencia?

La tecnología es un aspecto en el mundo de la comunicación del que no podemos prescindir, pero es un aspecto y no el más importante. Estamos en un ámbito universitario y contamos con una planta de profesores cuyo quehacer primordial es estudiar el fenómeno comunicativo en todos sus aspectos. Ese estudio nos lleva a reafirmar que en el mundo de la comunicación no podemos prescindir de la tecnología, pero al mismo tiempo nos confirma que lo más importante en un comunicador es la formación del criterio que lo hará capaz de ser mediador en el ámbito social en el que se quiera desempeñar. Por eso, la facultad sigue manteniendo como prioritario que en la formación de los futuros comunicadores las humanidades son su punto fuerte; luego, el profesional de la comunicación va adquiriendo una serie de destrezas de corte más práctico y técnico.

En ese sentido, ¿qué se pretende con el nuevo plan de estudios?

Hasta hace muy poco se pensaba que la mejor formación para el comunicador era la del “comunicador total”, es decir, aquel que a partir de la comprensión del fenómeno comunicativo adquiría, ya en el ejercicio profesional, las destrezas específicas del campo en el que se quería desempeñar. Pero hoy en día la comunicación se ha especializado tanto que el mercado laboral exige a los egresados una serie de destrezas específicas. Por otro lado, desde Facultad queremos atender a los distintos perfiles que hay en el ámbito de la comunicación y que se determinan según el tipo de mensaje que elaboran: informativo, persuasivo, creativo. El nuevo plan de estudios multiplicará la competitividad profesional de nuestros alumnos incidiendo en las habilidades específicas que el mercado de trabajo les pide.

Este nuevo plan de estudios vuelve a encarrilar a la facultad en lo que el mercado requiere…

La academia no solo ve el mercado. En este caso, pienso que coincide con la comprensión del mismo fenómeno comunicativo que me conduce a tres perfiles distintos. De esta manera, también la academia profundiza mejor en el mensaje ya sea informativo, creativo o persuasivo.

Los comunicadores se enfrentan hoy a dos críticas: los productos audiovisuales son de baja calidad y el periodista ya no tiene credibilidad. ¿En qué aporta el nuevo plan de estudios para cambiar estas críticas?

Esta realidad refuerza la idea de la que venimos hablando: el comunicador no es aquel personaje que maneja una camara, diseña publicidades, me da unas noticias u organiza un evento. Un comunicador es un mediador social y por ello es que su estudio no abarca sólo el ámbito práctico y técnico. La formación del comunicador necesita de la universidad, ya que es el ámbito donde tiene la oportunidad para ahondar en el papel que la comunicación tiene en el desarrollo social. Por ejemplo, muchas veces vemos la relevancia del trabajo de un médico, de un ingeniero o de un abogado, así como las consecuencias que tiene su trabajo mal hecho. La crisis de contenidos que existe en la actualidad es en parte a la trivialidad con la que se forma a los comunicadores. Por ello, insisto, la base de la formación está en las humanidades ya que el comunicador es mediador de las cosas humanas.

¿Decir: ‘no educamos’ quiere decir: ‘no formamos’?

Nuestro fin no es educar, pero lo hacemos. Cuando hablo de la mediación no estoy pensando en que los comunicadores debemos ser como un cristal transparente donde pasa todo. Lo que se debe lograr es que ese ojo que comunica tenga el criterio para decidir la mejor manera para transmitir un mensaje a un público determinado y en el momento oportuno.

¿Hacia dónde apunta la Facultad en los próximos cinco años?

Pienso que cualquier facultad de comunicación ocupa un lugar muy importante en la universidad, por el impacto que tiene en el ámbito social. En este sentido nuestra facultad quiere, por un lado, formar personas de valía que trasformen, que gesten el verdadero diálogo democrático, que sean propagadores de cultura. Personas valientes para disentir, sentirse y ser puente. En definitiva ser agentes de la transformación de las organizaciones donde trabajen. Paralelamente, queremos lo que es propio de toda universidad: ser un punto de referencia de la investigación en el Perú y desde el ámbito más práctico abrir, en el breve plazo, la Facultad de Comunicación en nuestro campus de Lima.

Inauguración del Centro de Producción Multimedia

Mira la galería de fotos del nuevo Centro de Producción Multimedia