Se inicia la Semana de Comunicación

Analizarán el campo del guion y su importancia para construir cada vez mejores historias

En las actividades programadas se profundizará en el estudio del guion audiovisual, el primer producto profesional con el que se pone a trabajar todo el equipo de producción y realización.

Por Tania Elías.

La Semana de Comunicación, una tradición el Facultad de Comunicación, se inicia el lunes 10. Este año estará a cargo de la carrera de Comunicación Audiovisual. El tema que se abordará es el guion audiovisual. El magíster Tomás Atarama justificó este interés porque en el mundo de la comunicación, el contenido siempre ha sido el elemento clave, para acercar públicos y generar un diálogo. Además, desde hace algunos años, la academia y el mundo profesional han destacado la relevancia de las buenas historias para diseñar contenidos que sean relevantes para la audiencia, y la atraiga en un entorno cada vez más saturado de mensajes.

“Una de las claves para crear buenas historias es el guion audiovisual. Cuando se explora el mundo del guion audiovisual en el fondo se está abordando el punto de partida de la creación de historias. Si en esta edición la Semana de Comunicación aborda el campo del guion es por la importancia de construir cada vez mejores historias”, dice.

El magíster destaca que todo producto audiovisual fue inicialmente un guion, una historia escrita que destaca los elementos narrativos que luego se convierten en imágenes y sonidos que llegan a la pantalla. Para él, los guionistas son fundamentales para cualquier producción audiovisual, porque los guiones son la fuente en la que se inspiran todos los departamentos creativos de una producción audiovisual.

Sobre si escribir guiones es un es arte, anotó que lo es, pero también es una técnica. “Se puede enseñar a escribir guiones correctos en términos de formato y estructura, pero escribir guiones memorables, eso es un arte. Lo mejor es distinguir entre la primera y la segunda escritura de un guion; en la primera escritura el guionista debe buscar ser coherente y verosímil, escribir conforme a lo propuesto; en una segunda escritura el guionista debe explorar el misterio humano que revela su historia y saber reconocer el tema que aborda”, enfatizó.

Precisamente, ese misterio no se puede alcanzar con las indicaciones de un manual de guion, pero es la parte más interesante de escribir guiones: “en mi experiencia, esta comprensión del guion se da en las conversaciones, en la revisión y en la implicación personal de quien escribe”.

Campos
Para los guionistas, hay futuro y en todos los ámbitos, incluyendo la publicidad. “Es un campo sumamente interesante porque el redactor creativo debe ser capaz de contar en treinta segundos una historia que alcance realmente al público. Este mercado se encuentra en crecimiento, como el de las historias cinematográficas y los proyectos de series de televisión”, consideró Atarama.

Agregó que, por ello, la Facultad de Comunicación apuesta fuertemente por formar a los alumnos en la capacidad de escribir buenas historias, no solo en términos de corrección formal, sino especialmente en cuestiones de fondo. “El reto es formar a los alumnos de modo integral, ampliando sus horizontes vitales. Una de las grandes iniciativas es justamente esta Semana de Comunicación, que aborda como tema principal el arte de escribir guiones”, indicó.

En esta tarea de formarse como guionistas, los alumnos también deben descubrirse y prepararse.   “Lo primero es ser alguien que tiene algo que decir, para lo que hace falta cultivarse, con las experiencias propias, pero también con las creaciones artísticas de todos los tiempos: literatura, pintura, cine, teatro; todo suma. A partir de ahí, lo mejor es conocer la técnica para comenzar a explorar una y otra vez el proceso de escribir hasta alcanzar un proyecto que tenga una huella personal y sea capaz de dialogar con el público”, orientó el docente.

Conoce el programa de la Semana de Comunicación


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.