Ramón Salaverría

“Nuevas líneas de innovación reconfigurarán gran parte del trabajo periodístico”

En los próximos 10 años, una gran parte del trabajo periodístico se desarrollará en escenarios reconfigurados por nuevas tendencias tecnológicas o líneas de innovación, lo que demuestra que el periodismo siempre depende de la tecnología.

Por Koko Zavala.

El doctor Ramón Salaverría, profesor titular de Periodismo en la Universidad de Navarra (Pamplona, España) y vicedecano de Investigación de la Facultad de Comunicación de la misma institución, con más de 25 años de docencia e investigación sobre medios digitales, fue invitado por la Facultad de Comunicación de la UDEP para ofrecer la conferencia “La tecnología y las nuevas narrativas en el periodismo”.

Salaverría sostuvo que el periodismo, desde siempre, ha dependido en gran medida de las tecnologías y de las formas narrativas. Desde épocas de la guerra de Secesión en Estados Unidos, el periodismo estaba muy ligado a avanzadas tecnologías como el telégrafo, revolucionando las formas de acceso y transmisión a distancia de los despachos informativos.

Este tipo de tecnología, dijo Salaverría, ocasionó una evolución en el relato periodístico e incluso se genera el contexto de la información como “pirámide invertida” por la que se adelantaba lo más sustancial al principio de la noticia. El hecho de que podían llegar informaciones de último momento obligaba a proporcionar la más importante al inicio e incorporar los detalles de última hora al final.

Al referirse a los escenarios que se avecinan para el periodismo de los próximos años, Salaverría señaló que las principales líneas de innovación, que reconfigurarán gran parte del trabajo periodístico serán cuatro: la hiperconectividad, la realidad extendida, la internet de las cosas y la inteligencia artificial.”

La hiperconectividad
Salaverría explicó que estamos a punto de que los estándares de conexión 5G se pongan definitivamente en marcha. Distintos países han comenzado no solo con las primeras experiencias sino los primeros desarrollos comerciales de estas redes. Las expectativas eran que durante el 2020 la expansión de la 5G hubiera sido más rápida, pero con la coyuntura generada por la COVID-19, las necesidades de estar confinados, en la mayoría de los países, han ralentizado su uso.

Ramón Salaverría. Imagen extraída de un video de la UNAV.

Básicamente la conexión  5G es un salto cualitativo y un salto cuantitativo en la capacidad de transmitir datos a través de las redes. Es lo que viene antes del 6G o sexta generación de las telecomunicaciones. Actualmente ya entramos en una especie de desarrollo de expansión comercial de estas redes. Los países económica y tecnológicamente más desarrollados van a experimentar una adopción más rápida de este estándar, comentó.

“Sin embargo, este 5G está llamado a ser sustituido por una nueva red. Los tiempos de sustitución de las distintas generaciones de conectividad se van acortando. Si el 3G se extendió 15 años, desde su concepción hasta su desarrollo, y el 4G se extendió 12 años, el 5G apenas ha durado 4 años, se espera que, con el 6G, cuyo desarrollo se espera para el año 2028, ocurra lo mismo”, añadió.

La realidad extendida
“Gracias a este tipo de tecnologías –refirió Salaverría– vendrá un nuevo estándar de contenidos digitales, dentro de unos 8 años se espera que, a través de dispositivos móviles, seamos capaces de tener una relación táctil, prácticamente tridimensional con objetos digitales, de una manera bastante similar a la que tenemos con los objetos físicos. Esto no solo tendrá consecuencias en el ámbito laboral, educativo, sino de manera bastante especial en el ámbito periodístico, que va a permitir crear nuevas formas de información, donde lo tangible o táctil se puede convertir en un aspecto adicional de la información”.

La internet de las cosas
Salaverría explicó que esta tercera tendencia tecnológica permitirá la interconexión digital con internet de objetos cotidianos, no únicamente de computadoras. En estas dos primeras décadas del siglo XXI hemos interpretado internet como algo asociado a las computadoras y, en los últimos años, internet se ha convertido en algo ya asociado en gran medida a los dispositivos móviles.

“En la próxima década, y de hecho ya viene ocurriendo, internet va a expandirse a otro tipo de dispositivos, más allá de los móviles y ordenadores. Prácticamente, cualquier objeto electrónico podrá conectarse por internet y proporcionará datos al tiempo que nos captura también. Serán receptores continuos de información, como cualquier micrófono, cámara o sensor captando grandes volúmenes de información depositándolos en grandes bases de datos, de donde se pueden generar modelos de negocios de acuerdo con las preferencias captadas de los usuarios de estas plataformas. Es decir, infieren gustos y preferencias de los usuarios”, comentó.

La inteligencia artificial
El expositor sostuvo, asimismo, que la inteligencia artificial “es el soporte computacional que permite que toda esta infraestructura de redes e internet de las cosas se intercomuniquen, y, además, nos permitan obtener información avanzada. “En este momento, la inteligencia artificial es reconductiva en términos digitales, sistemas o principios del funcionamiento neuronal propios del ser humano o sistemas de pensamiento, de ahí su nombre. Muchos autores señalan un poco la imprecisión de este término, porque, la inteligencia en los seres vivos, y especialmente en los seres humanos, no es una cualidad privativa propia, pero se está viendo que existen sistemas que están reproduciendo algunos de los aspectos de la inteligencia de los seres vivos y particularmente de los humanos”.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.