Incorporan a docente de Derecho a la Academia Peruana de Doctores

Ceremonia se realizó en el Colegio de Abogados de Lima y reconoció la experiencia de la doctora Rosario de la Fuente como investigadora y docente universitaria del ámbito jurídico.

Por Tania Elías.
Dra De la Fuente ADD 1
La Dra. de la Fuente disertó acerca de la figura del Inca Garcilaso de la Vega, luego de agradecer por su incorporación a la APDD.

Un reconocimiento por la labor que realiza en el ámbito de la investigación jurídica y la docencia recibió la profesora Rosario de la Fuente y Hontañón, a través de su incorporación a la Academia Peruana de Doctores en Derecho (APDD).

La Presidenta de la Academia, doctora Carmen Meza Ingar, destacó la experiencia docente de De la Fuente en la Facultad de Derecho de la Universidad de Piura donde enseña desde hace más de 20 años, en el área del Derecho privado que comprende tanto el Derecho romano como el Derecho civil.

Además resaltó la producción intelectual de Rosario de la Fuente, plasmada en diferentes libros, artículos de revistas, conferencias, participación en Congresos tanto a nivel nacional como internacional, y enfatizó su participación como expositora en importantes jornadas realizadas en Argentina, Cuba, Costa Rica y México.

La doctora Rosario de la Fuente resaltó su gratitud y el honor que significa pertenecer a la Academia Peruana de Doctores en Derecho, que exige tener el máximo grado académico para pertenecer a ella. En su caso, obtener el título ha requerido hacer los cursos de doctorado en un período de dos años y elaborar un trabajo de investigación, la tesis doctoral, titulado “Itinerario doctrinal y normativo de la herencia fideicomisaria desde Roma hasta los Códigos civiles peruanos”.

Corte Ok
Con la medalla que la reconoce como miembro de la Academia Peruana de Doctores en Derecho.

Inca Garcilaso
En la ceremonia, la doctora de la Fuente  disertó acerca de la figura del Inca Garcilaso de la Vega, el primer humanista peruano, el primer mestizo espiritual de América,  un hombre del Renacimiento, que alternó de manera íntima y profundamente clásica, por la mesura y el delicado equilibrio, con Luis de Góngora y Miguel de Cervantes Saavedra, según advierte Riva Agüero en su ensayo “Elogio de Garcilaso”.

La doctora Rosario de la Fuente centró el discurso en el análisis jurídico del testamento de Garcilaso, otorgado en Córdoba el 18 de abril de 1616, unos días antes de su muerte ocurrida el 23 de abril. El documento fue encontrado por don Ricardo Gómez y Sánchez en el archivo de protocolos de la Catedral de Córdoba, junto al inventario de los bienes y un memorial. Fueron publicados hace más de un siglo, en 1908,  por Manuel González de la Rosa. No ha habido un estudio especial que los contemple desde el punto de vista jurídico.

La profesora explicó que como Garcilaso no tuvo herederos forzosos, prevaleció la libertad de testar, es decir adjudicar los bienes, sin que tuviera que respetar la legítima que por imposición los otorga a los descendientes y ascendientes legítimos. El Inca más bien designa como heredera universal a la iglesia y capillas a las que les deja varias mandas o legados píos, para que realicen oraciones y misas. En el remanente instituye como heredera a su alma, lo que puede entenderse como un pretexto para hacer obras de caridad luego de la muerte del testador.

“En definitiva, la figura de la herencia a favor del alma podemos encuadrarla en la de los legados o fideicomisos, condicionados a que, en tal tiempo o a perpetuidad, se celebren tantas misas por el bien de la propia alma del testador, de la de sus padres y en última instancia por el bien de todas las almas del purgatorio. Ya en Las Partidas se regulaba que el alma podía ser nominalmente declarada heredera. En los siglos posteriores será una constante en la previsión de los testamentos, introducir esta cláusula tanto en España como en Iberoamérica, y en concreto en el Perú”, explicó la doctora.

De la Fuente menciona que Garcilaso nombra como albaceas testamentarios y ejecutores a don Francisco del Corral, caballero de la Orden de Santiago; al licenciado Andrés Vonilla, y a Miguel Herrera, vecinos de Córdoba. Del 19 al 22 de abril dispuso su voluntad en cuatro codicilos, unas escrituras accesorias al testamento. “Encontramos unas instrucciones particulares de última voluntad, principalmente para aumentar los legados, insistir en algunas de las disposiciones testamentarias, o enmendar algunos olvidos”, precisó.

Al término del discurso la Dra. Carmen Meza Ingar, hizo algunas reflexiones relacionadas con lo mencionado en el discurso de incorporación, volviendo a resaltar la trayectoria docente y científica de la nueva Académica, procediendo a imponerle la insignia de la Academia y otorgarle el diploma correspondiente.

Dra De la Fuente ADD 2
La Dra. Carmen Meza Ingar destacó la trayectoria de la doctora Rosario de la Fuente, como docente e investigadora de la Universidad de Piura.

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.