Un breve análisis del panorama actual

Carlos Hakansson: “Los acontecimientos políticos en nuestro país son muy rápidos”

El abogado constitucionalista y docente de la Universidad de Piura realiza un breve análisis de la situación política que vive el Perú y expresa su preocupación por las consecuencias en el sistema democrático peruano.

Por Koko Zavala.
Profesor Carlos Hakansson Nieto, docente de la Universidad de Piura.

El doctor Carlos Hakansson, docente de la Facultad de Derecho de la UDEP, muestra su preocupación sobre la situación que se vive en el país, donde la cuestión política vive “cada día un episodio nuevo”.

¿Qué se nos viene? “No tengo una bola mágica para ver el futuro político de nuestro país, pero lo que es cierto es que los acontecimientos políticos son muy rápidos, a diferencia de otras latitudes. En España, los episodios de crispación política y de tensión duran muchos meses. Aquí, cada día es un episodio nuevo. Esto es como que un carro va por un despeñadero sin frenar y solo acelera. Políticamente, estamos conduciendo cuesta abajo nuestra frágil democracia”, comentó.

Alan García, Lavajato…
Refiriéndose a algunos tema coyunturales, como el pedido de asilo del expresidente Alan García, manifestó que esto pone al país en los ojos del mundo; así como el desarrollo de las investigaciones, pedido de garantías y procesos judiciales en torno a todos los implicados en el caso Lava Jato; al mismo tiempo, dijo, afianza la defensa de los políticos, jueces y empresarios fugados del país, y puede que se replantee la estrategia legal de aquellos que permanecen en el Perú con impedimento de salida.

En cuanto a la presentación del informe final del caso Lavajato ante el Congreso, señaló que se ha producido en medio de unas cuantas sesiones bastante accidentadas, con interrupciones innecesarias. “Ha sido aprobado y debería haber una cobertura mediática que exprese la preocupación y, a la vez, le exija celeridad al Ministerio Público para que tome las acciones del caso, ya estamos con mucho retraso”.

“Recuerdo que incluso los principales opositores del expresidente García dijeron que no lo ingresaron por que no había evidencias o testimonios de los ejecutivos de Odebrecht. Quizás son colaboradores eficaces, pero se tiene que probar primero lo que han dicho, si no bastaría que una persona diga que uno es culpable para que sea llevado a prisión, sin antes corroborarse. Esto puede haber indignado a un sector de la ciudadanía; pero, finalmente el vértice del Derecho es la prueba, si no todo serían especulaciones. El fiscal tendrá que evaluar si existen méritos para una acusación”, anota Hakansson Nieto.

El constitucionalista señala que, aunque solo ha escuchado la presentación del informe, ante las severas acusaciones formuladas, no puede faltar el material probatorio para que el fiscal pueda cumplir con su labor o, al menos, tenga suficientes señales para iniciar una investigación que puede terminar en una acción penal contra los implicados.

Indicó que contar con las pruebas puede demorar un poco más “y si hay mucha gente desesperada, podría pasar cualquier cosa. Estamos en un escenario en que con mucho menos se habría producido un golpe de estado en el país, aunque hay otros tipos de golpes, como lo señaló el expresidente García”.

“Para nosotros, como profesores, nos resulta interesante ver cómo se va a manifestar, y de producirse (esperemos que no) sería una ruptura entre comillas, en una democracia entre comillas. Es decir, puede haber una ruptura de democracia sosteniendo oficialmente que aún nos mantenemos en ella, y esto es lo que no deja de preocuparnos”.

Sobre el referéndum
En su participación en el coloquio “La reforma al sistema político judicial, el referéndum a debate”, organizado por la Facultad de Derecho, Hakansson expresó: “No sabemos con certeza si será aprobado por referéndum el proyecto de ley de reforma constitucional para retornar a la bicameralidad, pero lo cierto es que pasará a la historia como un documento que careció de lo más importante: acertar con el criterio de representación en el Senado”, anotó

Precisó que si la Cámara baja (diputados) se compone de representantes ciudadanos electos bajo un principio de proporcionalidad (a más ciudadanos más diputados por región), una Cámara alta (senado) representa a los territorios (regiones) con un principio de igualdad (todas ellas cuentan con el mismo número de parlamentarios).

El proyecto de reforma, dijo, casi ha dejado al aire los criterios de conformación de ambas cámaras parlamentarias, “encomendando a la ley el desarrollo de los llamados macro y micro distritos que, en la práctica, agudizarán la actual sub representación congresal”.

La razón y motivo para proponer un Senado debería ser consecuencia de una necesidad surgida en las regiones, de su clase dirigente, que exige una reforma constitucional para tener presencia en la capital, con una representación que vele por los intereses de la nación en el norte, centro y sur del país”, subrayó.


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.