Mgtr. Camilo García  

“Hoy, es importante innovar, reinventarse y mejorar los procesos educativos”

“Una lección aprendida es que urge cerrar las brechas de acceso a la educación. Muchos han perdido el año por falta de medios tecnológicos”, indica el decano de la Facultad de Ciencias de la Educación.

Por Dirección de Comunicación, el en Diario Correo .

En la Semana de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Piura, el decano de esta, Mgtr. Camilo García, comenta la importancia de la Educación en tiempos de crisis, del vínculo con los estudiantes detrás de las pantallas, de la urgencia de cerrar brechas y de lo gratificante que es “enseñar a enseñar”.

La pandemia ha afectado muchísimo al sector educativo, a los estudiantes, principalmente, ¿qué nos puede decir al respecto?
Lo primero que ha quedado claro, esta pandemia generada por el COVID-19, es la importancia de cerrar las brechas de acceso a una educación de calidad. En el contexto de la educación remota, se estima que miles de escolares dejaron de estudiar en este periodo por no tener los medios tecnológicos necesarios para recibir las clases o no contar con la infraestructura o logística adecuadas. Solo en los colegios públicos, por ejemplo, según el 45% de alumnos dejaron de asistir a las clases virtuales, según el Colegio de Profesores del Perú; y el INEI registra que solo el 5,6% de la población rural tiene acceso a Internet.

Esta pandemia ha desnudado las falencias y el descuido de la educación como sector clave en toda sociedad.

¿Qué lecciones se han podido aprender en esta crisis?
En estos meses, hemos sido testigos de cómo los momentos de crisis han evidenciado la capacidad creativa de los docentes y el compromiso de alumnos y padres de familia para moverse en entornos virtuales. Los maestros han sacado a relucir lo mejor que saben hacer: enseñar y adecuar su enseñanza a los pocos medios disponibles a su alcance.

Los educadores son también los héroes anónimos de esta crisis mundial. La migración a la educación remota ha sido muy rápida y los ajustes se ha implementado poco a poco superando así el reto del pasar de la presencialidad a la no presencialidad, en cortísimo tiempo.

Las metodologías de enseñanza-aprendizaje han cambiado….
La metodología ha cambiado las formar de llegar al alumno para lograr los objetivos educacionales. La adecuación del estudiante se ha dado de modo natural y sin muchas complicaciones debido a su familiaridad con la tecnología. Esto ha abierto el campo visual del alumno en el uso de los diversos recursos educativos de internet que ya estaban disponibles pero que no los había incorporado a su labor de estudiante.

Los alumnos han podido desarrollar la competencia digital y han sido capaces de establecer una red de conexiones que han favorecido su aprendizaje. En este caso, la metodología debe estar orientada a la exploración y conexión de conocimientos, debe migrar de la tradicional transferencia de conocimientos a la construcción compartida de los mismos donde se prioriza el papel del estudiante.

¿Cómo se fortalece el vínculo con los alumnos a través de las pantallas?
La educación remota no se reduce a las clases síncronas, sino que incluye todas las actividades habituales: formativas, deportivas, sociales, etc. Hay una nueva realidad y la única forma de mantenerlas es mediante la virtualidad.

En este contexto, hay que buscar, mantener y fortalecer el vínculo social a través de todas las actividades educativas, haciendo que los alumnos participen, las organicen y que sean protagonistas de estas; solo así se puede conseguir ese vínculo afectivo con ellos. Además, en la Universidad de Piura nuestros alumnos cuentan con asesoría personal. El diálogo es importante, por lo que hay que usar todos los medios disponibles para mantener la comunicación.

¿Qué tan importante es la innovación en este periodo y en la educación?
En el arte de enseñar se ponen en juego la experticia del docente para llevar a la práctica los contenidos esenciales de la educación. El factor clave en la universidad es la investigación y la capacidad para darla a conocer. La innovación va en la línea de la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje y, por ende, abarca todo el campo de la didáctica, la tecnología y de la educación en general.

En este contexto es importante saber innovar, reinventarse y mejorar todos los procesos educativos. La innovación tiene que estar orientada a la práctica educativa; en este sentido, son importantes las ideas innovadoras pues pueden producir impactos positivos para la educación.

En sus 34 años de vida académica, la Facultad de Ciencias de la Educación ha asumido el reto de enseñar a enseñar, ¿en el actual contexto qué puede decir del trabajo realizado?
El reto de enseñar a enseñar tiene un respaldo de más de tres décadas, en las que hemos formado muchas promociones comprometidas con la educación y con la sociedad en general. Contar con un grupo de profesores con amplia experiencia fue un factor clave para asumir las dificultades iniciales en el cambio de paradigma educativo. Y, en este periodo de crisis ha sido también una oportunidad para innovar, adecuar la enseñanza y capacitarnos intensamente en la educación no presencial.

En universidad en general, y en la facultad en particular, hace algunos años habíamos incursionado desde el pregrado y posgrado en la educación virtual con algunos programas específicos. Esta experiencia fue muy importante para transmitirla a todo el personal. Establecimos grupos de trabajos, equipos guías para facilitar la migración desde la presencialidad a la virtualidad. Las dificultades fueron superándose poco a poco dando paso a la innovación y creatividad en el uso de metodologías y estrategias educativas.

Desde el punto de vista de un docente universitario ¿qué consejo daría a los próximos egresados de Educación?
El mundo laboral exigirá a los egresados la incorporación de las diversas tecnologías de la información y digitalización en la vida profesional. Precisamente, uno de los sectores que más se ha movido en el contexto de pandemia ha sido el sector educación y la transformación de las metodologías virtuales para el trabajo remoto en la práctica educativa.

Este último año, los egresados han tenido la oportunidad, a través de su práctica profesional, de aplicar diversas estrategias de evaluación, crear novedosos recursos digitales para sus clases, poner en juego diversos aprendizajes colaborativos, etc.  Esta experiencia, sumada a la formación integral recibida, sin duda los llevará asumir responsablemente el compromiso con los nuevos retos que tiene hoy la educación.

¿Qué rol juegan los estudiantes y padres de familia en este proceso?
No hay que perder de vista la importancia de trabajar con estudiantes y con los padres de familia; así como la de crear redes de colaboración profesional con otros docentes y desarrollar la capacidad crítica para reflexionar sobre el propio trabajo docente.

Considero que nuestros egresados están preparados para afrontar los nuevos retos de la educación digital. Estoy seguro de que esta será una buena oportunidad para poner en juego la creatividad y, sobre todo, el compromiso con la educación.

Camilo García Gonzales
El profesor García es decano de la Facultad de Ciencias de la Educación de la UDEP desde el 2014.

Es magíster, licenciado y doctorando de Educación por la misma universidad.

Cuenta con 27 años de experiencia como profesor universitario en diversas asignaturas, entre ellas: Antropología Filosófica, Geografía Política y Económica, Metodología del Estudio, Filosofía de la Historia e Historia Universal.

Ha escrito varios artículos para revistas indexadas, como los relacionados con el reto del aprendizaje invertido, la formación continua y sobre la investigación formativa.

Próximamente


SUSCRÍBETE A DESDE EL CAMPUS


Conoce los Términos de uso de datos de la Universidad de Piura.

Comparte